Mises Wire

Home | Wire | Una breve historia de los regímenes represivos y sus leyes de armas

Una breve historia de los regímenes represivos y sus leyes de armas

  • guns1_0.PNG
0 Views

Tags El Estado PolicialHistorial Mundial

09/13/2018

Podría decirse que uno de los derechos que ha visto menos invasión del gobierno en los EE. UU., a diferencia de otras actividades como el comercio, los derechos de armas de fuego son ahora testigos de ataques sin precedentes a nivel estatal e incluso de entidades corporativas conectadas políticamente.

Aunque las leyes de control de armas no se crean en términos de impacto general, la confiscación de armas tiene un lugar especial en los pabellones de la represión política. Un viaje por el carril de la memoria nos dará un repaso de cómo la confiscación de armas ha ayudado a consolidar el poder del gobierno.

La Unión Soviética y sus Estados satélites

La Unión Soviética dejó su marca como uno de los regímenes políticos más mortíferos en la historia de la humanidad. Sin embargo, no podía salirse con tales atrocidades sin tener un monopolio completo sobre el uso de la fuerza.

Irónicamente, el famoso líder soviético Vladimir Lenin pidió una milicia proletaria en su ensayo Cartas desde Lejos. Lenin trazó su visión en el siguiente pasaje:

¿Qué clase de milicia necesitamos nosotros, el proletariado, todo el pueblo trabajador? Una auténtica milicia popular, es decir, una milicia que en primer lugar, esté formada por la población entera, por todos los ciudadanos adultos de ambos sexos y que, en segundo lugar, combine las funciones de un ejército popular con funciones de policía, con las funciones de órgano principal y fundamental del orden público y de la administración pública.

Las ideas de Lenin se manifestaron en forma militar una vez que se creó el Comité Militar Revolucionario a fines de 1917. A pesar de la ostensiva naturaleza revolucionaria, estas fuerzas militares se transformaron en otro brazo de aplicación del Estado.

Para mantener su empuñadura de hierro, la Unión Soviética tuvo que recurrir a la forma de supresión más probada — la confiscación de armas. El 10 de diciembre de 1918, el Consejo del Comisario del Pueblo ordenó que los ciudadanos soviéticos entregaran sus armas de fuego. En caso de no hacerlo, conduciría a un proceso penal.

Las leyes soviéticas de control de armas se mantuvieron firmes en las décadas siguientes, aunque el gobierno hizo todo lo posible para dar a los afiliados del Partido Comunista un acceso privilegiado a las armas de fuego.

Una vez que la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin, los países de Europa del Este tomaron a sus caudillos soviéticos y comenzaron a implementar la confiscación de armas, como se detalla en Firearms Possession by 'Non-State Actors': The Question of Sovereignty. Varios países se destacaron durante este período de tiempo:

  • Bulgaria: una vez que los comunistas tomaron el poder en 1944, confiscaron armas de fuego de posesión privada.
  • Alemania del Este: se prohibió la posesión de armas de fuego, aunque el gobierno sí permitió que los colectivos agrícolas tuvieran armas de caza mientras participaban en cacerías supervisadas por el gobierno.
  • Hungría: el ministro comunista del Interior, Lazlo Rajk, disolvió todos los clubes de pistolas y cazas, y desmanteló otras organizaciones que podrían representar una amenaza para el poder del gobierno.

Aunque las cifras son muy controvertidas, Robert Conquest sostiene en su libro The Great Terror que al menos 15 millones de personas perecieron bajo el dominio soviético.

Alemania nazi

En estos días, la palabra nazi se usa libremente, casi desdibujando su definición. De todos modos, la historia de la Alemania nazi nunca debería olvidarse. Curiosamente, ambos lados del debate sobre las armas cometen errores cuando se habla de política de control de armas en la Alemania nazi.

El lado de control a favor de las armas de fuego afirma que los derechos de armas se expandieron bajo el dominio nazi pero hay más en esta historia. La liberalización marginal en las leyes de armas específicamente favoreció a la población alemana. El investigador principal del Independent Institute, Stephen P. Halbrook, da una explicación matizada de la política de armas de los nazis:

En 1938, Hitler firmó una nueva Ley de control de armas. Ahora que muchos "enemigos del Estado" habían sido eliminados de la sociedad, algunas restricciones podrían ser ligeramente liberalizadas, especialmente para los miembros del Partido Nazi. Pero a los judíos se les prohibió trabajar en la industria de las armas de fuego y se prohibió la munición de calibre .22.

En resumen, el pueblo judío estaba desarmado y no tenía forma de defenderse contra los cada vez más militantes agentes políticos nazis.

Pero los defensores pro-armas tampoco están exentos de cometer errores en su análisis.

Los partidarios de la Segunda Enmienda a menudo atribuyen el paso del control de armas exclusivamente al gobierno de Adolf Hitler. Sin embargo, una revisión más exhaustiva de la historia demuestra que el gobierno anterior de Weimar fue responsable de aprobar el registro de armas. Los funcionarios de Weimar racionalizaron el paso del control de armas en nombre del orden público, por temor a que nazis y comunistas golpearan la calle.

Desconocido por el gobierno de Weimar, su armazón de control de armas sería explotado más tarde por los nazis para desarmar a los judíos y someterlos a uno de los casos más horribles de genocidio en la historia de la humanidad.

Cuba

Alguna vez uno de los países más prósperos de América Latina, Cuba sucumbió al canto de la sirena del socialismo cuando Fidel Castro tomó el poder en 1959.

Similar al caso nazi, Castro aprovechó las listas de registro de armas de fuego establecidas por el gobierno anterior. Una vez que el dictador Fulgencio Batista fue depuesto, los instintos tiránicos de Castro se activaron. En un discurso en el Cuartel Maestre de San Ambrosio, Castro exclamó:

Armas, ¿para qué? ¿Para luchar contra quién? ¿Contra el gobierno revolucionario que tiene el apoyo de la gente?

Después de este discurso, la confiscación de armas comenzó lentamente. El gobierno de Castro comenzó apuntando a grupos revolucionarios rivales, que lucharon contra el gobierno de Batista pero no eran afiliados comunistas. Luego, el gobierno de Castro amplió la definición de "revolucionarios rivales" para desarmar a la mayoría de la población.

A día de hoy, Cuba tiene estrictas regulaciones de armas de fuego. Las entidades gubernamentales como la Policía Nacional Revolucionaria, el Ministerio del Interior y el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias están a cargo de regular las armas de fuego.

Al igual que otros programas socialistas, la experiencia cubana se ha llenado de muerte y destrucción económica. Las estimaciones apuntan a 141,000 cubanos asesinados a manos del régimen de Castro, con millones de cubanos huyendo a los Estados Unidos en busca de pastos más verdes.

Venezuela

No es ningún secreto que el gobierno venezolano ha eviscerado los derechos de propiedad y las libertades civiles fundamentales en el país asediado por la crisis. Pero, ¿cómo ha podido el gobierno venezolano mantenerse en el poder? La campaña de desarme civil del gobierno venezolano es un abuso a menudo ignorado de los derechos humanos en las discusiones sobre la crisis política de Venezuela.

El gobierno venezolano comenzó aprobando la versión original de la Ley de Control de Armas, Municiones y Desarme. Desde entonces, la ley se ha modificado para ampliar el alcance de las armas de fuego reguladas por las fuerzas armadas venezolanas, que tienen el poder de registrar, controlar y confiscar armas de fuego.

El día de la verdad llegó cuando Venezuela prohibió la venta de armas de fuego y municiones en 2012 bajo la apariencia de luchar contra el crimen. A pesar de la prohibición de armas en su lugar, las tasas de criminalidad continúan disparándose.

Ahora los venezolanos no tienen forma de defenderse contra un gobierno que es libre de silenciar su discurso, expropiar su riqueza, degradar su moneda y matarlos de hambre. Y si eso no fuera suficiente, el venezolano promedio debe lidiar con la constante amenaza de delincuentes comunes y colectivos, las infames unidades paramilitares progubernamentales de Venezuela.

Incluso en el siglo XXI, los efectos desagradables de la confiscación de armas aún se sienten.

¿Es Sudáfrica el siguiente?

Sudáfrica ha adoptado recientemente la confiscación de armas de fuego. Según The Citizen, el Tribunal Constitucional de Sudáfrica ordenó la confiscación de alrededor de 300.000 armas de fuego el 7 de junio de 2018. Decir que la tensión política en Sudáfrica está aumentando sería una subestimación.

Desde que terminó el apartheid, Sudáfrica se ha embarcado en una ruta problemática de estatismo económico. Para empeorar las cosas, el gobierno sudafricano está actualmente buscando la redistribución de la tierra para abordar las llamadas injusticias raciales.

Aunque los políticos del partido Congreso Nacional Africano (ANC) se han retractado recientemente de imponer la ley de confiscación de tierras, no se sabe qué podría estar reservado para los sudafricanos ahora que se ha activado la confiscación de armas.

Sería un error creer que la ordenanza de confiscación de armas de Sudáfrica fue una ocurrencia aleatoria; es la conclusión lógica del actual marco de control de armas de Sudáfrica. La génesis de este inquietante desarrollo comenzó con la aprobación de la Ley de Control de Armas de Fuego de 2000, que cuenta con un amplio sistema de registro de armas.

Es fácil para las entidades anti armas identificar a los propietarios de armas y confiscar sus armas de fuego a largo plazo cuando tienen su información en los libros. Con los actores políticos equivocados en el poder, el control de armas de "sentido común" de ayer podría ser el vehículo de mañana para la confiscación de armas.

El tiempo dirá si Sudáfrica va a descender por el camino de la tiranía pero su experimento de control de armas puede resultar fatal si el país empeora.

El control de armas puede no tener una dependencia de ruta hacia la tiranía. Sin embargo, la confiscación de armas de fuego es una forma atroz de control de armas que permite a los autoritarios manipular a sus súbditos a voluntad. La forma en que la confiscación de armas de fuego mejora la consolidación del poder estatal es innegable. Una población desarmada no es rival para un aparato represivo que tiene el monopolio del uso de la fuerza.

Los derechos de armas podrían no garantizar la victoria contra los tiranos, sino privarse de todos ellos, salvo la presentación de garantías.

Jose Nino is a Venezuelan-American political activist based in Fort Collins, Colorado. Contact: twitter or email him here.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire