Mises Wire

Home | Wire | Proteccionismo afuera y Socialismo en casa

Proteccionismo afuera y Socialismo en casa

  • taxes1.PNG
0 Views

Tags Proteccionismo y Libre ComercioImpuestos y Gasto

08/21/2018

Una de las formas más insidiosas en que los políticos amplían el gobierno es creando nuevos programas para "resolver" los problemas creados por ellos mismos. Por ejemplo, la interferencia del gobierno en la atención médica incrementó sus costos, lo que dificulta o incluso imposibilita que muchos obtengan una atención asequible y de calidad. Los efectos de estas intervenciones anteriores se usaron para justificar Obamacare.

Ahora, las fallas de Obamacare se están utilizando para justificar una mayor intervención del gobierno en la atención médica. Esto no solo incluye el impulso renovado para la medicina socializada. También incluye respaldar nuevas leyes que exigen transparencia en los precios. La falta de transparencia en los precios de la atención médica es un resultado directo de las políticas gubernamentales que fomentan la dependencia excesiva de los terceros pagadores.

Este fenómeno también se observa en la política exterior. Las intervenciones militares estadounidenses resultan en un retroceso que se usa para justificar una mayor intervención de este tipo. El resultado es un estado de guerra en constante expansión y restricciones a nuestra libertad en nombre de la seguridad.

Otro ejemplo de esto está relacionado con la reacción a los aranceles del Presidente Trump. Muchos de los principales socios comerciales de los Estados Unidos han impuesto aranceles de "represalia" sobre los productos estadounidenses. Muchos de estos aranceles se dirigen a las exportaciones agrícolas. Estos podrían ser devastadores para los agricultores estadounidenses, ya que las exportaciones representan hasta un 20 por ciento del ingreso promedio del agricultor.

El presidente Trump ha respondido a las dificultades impuestas a los agricultores por estos aranceles de represalia con un programa de rescate agrícola de 12 mil millones de dólares.  El programa tiene tres elementos: pagos directos a los agricultores, uso de fondos federales para comprar cultivos excedentes y distribuirlos a los bancos de alimentos y programas de nutrición, y un nuevo esfuerzo federal para promover la agricultura estadounidense en el exterior.

Este programa no solucionará los problemas causados ​​por los aranceles de Trump. Por un lado, es poco probable que los pagos igualen el dinero que los agricultores perderán de esta guerra comercial. Además, los programas de comercialización del gobierno benefician a los grandes agronegocios pero no hacen nada para ayudar a los pequeños agricultores. De hecho, al darle otra ventaja a los grandes agronegocios, el programa puede hacer que sea más difícil para los pequeños agricultores competir en el mercado global.

Distribuir excedentes de alimentos a los programas que sirven a los necesitados puede parecer un uso valioso de los fondos del gobierno. Sin embargo, el gobierno federal no tiene autoridad constitucional ni moral para usar el dinero tomado por la fuerza de los contribuyentes con fines benéficos. Los programas de bienestar financiados por el gobierno también desplazan a esfuerzos privados mucho más efectivos y compasivos. Por supuesto, si las regulaciones gubernamentales como el salario mínimo y licencias ocupacionales no destruyen las oportunidades de trabajo, los programas agrícolas gubernamentales no aumentan los precios de los alimentos, y las políticas inflacionarias de la Reserva Federal no erosionan continuamente el poder adquisitivo, la demanda de ayuda alimentaria sería mucho Menos. Al aumentar el gasto y la deuda, el rescate agrícola aportará mucho más para crear pobreza que para ayudar a los necesitados.

La agricultura no es la única industria que sufre la nueva guerra comercial. Las industrias, como la fabricación de automóviles, que dependen de las importaciones de materiales asequibles están sufriendo junto con los exportadores estadounidenses. El presidente de la AFL-CIO, Richard Trumka (que apoya los aranceles) ha pedido rescates de industrias negativamente afectadas por los aranceles. Es probable que se sume a su defensa por parte de capitalistas clientelistas que buscan otro folleto del gobierno.

Más rescates solo aumentarán el daño económico de la guerra comercial al aumentar los gastos del gobierno y acelerar el colapso del Estado de Bienestar--Guerra y el rechazo del estado de la moneda de reserva mundial del dólar. En lugar de tratar de reparar el daño causado por los aranceles a través de un mayor bienestar corporativo, el presidente Trump y el Congreso deberían seguir una política de libre mercado y comercio para todos y rescates para nadie.

Dr. Ron Paul is a former member of Congress and Distinguished Counselor to the Mises Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire