Mises Wire

Home | Wire | Por qué ignorar la preferencia temporal es el error fundamental de los banqueros centrales

Por qué ignorar la preferencia temporal es el error fundamental de los banqueros centrales

  • GettyImages-884707970.jpg
0 Views

Tags Dinero y BancosTeoría del Capital y el InterésDinero y Banca

Hay una suposición generalizada de que los tipos de interés representan el costo de pedir dinero prestado. En el sentido estricto de que es una tasa pagada por un prestatario, esto es cierto. Los planificadores de la política monetaria no preguntan más. Los banqueros centrales postulan entonces que si se reduce el costo de los préstamos, es decir, el tipo de interés, la demanda de crédito aumenta, y el despliegue de ese crédito en la economía conduce naturalmente a un aumento del PIB. Todo planificador central sueña con un crecimiento constante del PIB y trata de lograrlo reduciendo el costo de los préstamos.

El origen de este enfoque es matemático. William Stanley Jevons en su obra La teoría de la economía política, publicada por primera vez en 1871, fue uno de los tres descubridores de la teoría de la utilidad marginal y se convenció de que las matemáticas eran la clave para vincular los diversos elementos de la ciencia política en un tema unificado. Por lo tanto, era natural para él tratar las tasas de interés como el síntoma de la oferta y la demanda de dinero cuando éste pasa de una mano a otra con la promesa de un reembolso futuro.

Otro de los descubridores de la teoría de la utilidad marginal fue el austriaco Carl Menger, quien explicó que los precios eran subjetivos en las mentes de quienes participaban en un intercambio. Argumentó que era fundamentalmente una elección humana y que, por lo tanto, no podía predecirse matemáticamente. Esto socava la suposición de que el interés es simplemente el costo del dinero, lo que sugiere que se trata de algún tipo de elemento humano, separado del costo puro. Eugen von Böhm-Bawerk, que siguió los pasos de Menger, vio desde un punto de vista más capitalista que el dinero de un ahorrador, que de otro modo no tenía vida, era capaz de ganarse un suministro de bienes a través de los intereses devengados por él.1

Böhm-Bawerk confirmó que el interés producía un ingreso para el capitalista y era un costo para el empresario prestatario, pero estuvo de acuerdo con su mentor en que también había un elemento de preferencia temporal, la diferencia en el valor de poseer dinero hoy en día en comparación con la promesa de poseerlo en una fecha futura. La forma más fácil de entenderlo es que los ahorradores son impulsados principalmente por la preferencia temporal, mientras que los prestatarios lo son por el costo. Esta fue la razón por la que los prestatarios tuvieron que subir los tipos de interés para atraer a los ahorradores a los préstamos, lo que explica la paradoja de Gibson.

En aquellos días, el dinero era oro, y las monedas eran sustitutos del oro, es decir, circulaban respaldadas por el oro y libremente intercambiables por oro. El oro era la agencia por la cual los productores convertían los frutos de su trabajo en los bienes y servicios que necesitaban y deseaban. Su papel era puramente temporal. Los hombres temporales valoraban el oro como un bien con la función especial de ser dinero, pero como un bien, su posesión real valía más que una simple reclamación sobre él en el futuro. ¿Pero atribuyen la misma preferencia temporal a la moneda fiduciaria? Para averiguarlo debemos explorar la naturaleza de la preferencia temporal como concepto.

La preferencia temporal en la economía clásica

La preferencia temporal es simplemente el deseo de poseer bienes en una fecha anterior en lugar de posterior. Esto se debe a que todos prefieren la propiedad inmediata a la promesa de una futura propiedad. Por lo tanto, el valor futuro de poseer un bien debe tener un descuento en comparación con la posesión real, y cuanto más lejos en el futuro se materialice la propiedad real, mayor será el descuento. Esta es una preferencia de tiempo. Pero en lugar de fijar el precio de preferencia temporal como si fuera un bono de cupón cero, lo convertimos en un equivalente de interés anualizado.

Obviamente, la preferencia temporal se aplica principalmente a los préstamos para financiar la producción, que requiere tiempo entre el comienzo y la producción. El dinero prestado debe cubrir en parte o en su totalidad los productos básicos y todos los costes necesarios para fabricar un artículo terminado, así como el tiempo necesario para entregarlo a un usuario final. Un empresario debe renunciar a parte de su consumo actual si quiere invertir en su propia producción, y la asignación que hace de sus recursos actuales a tal fin se rige en parte por la preferencia temporal y por el beneficio que prevé. Si su proceso de producción requiere un largo tiempo entre la inversión y la venta de un producto terminado, su sacrificio de consumo actual será proporcionalmente mayor, por lo que tiene que valer la pena.

La manera más fácil de aislar la preferencia de tiempo es asumir que nuestro empresario tiene que pedir prestados algunos o todos los recursos necesarios. Ahora tenemos que considerar la posición del prestamista, a quien se le pide que se una al sacrificio del consumo actual en favor del futuro. La motivación del prestamista es que tiene un excedente de dinero para sus necesidades inmediatas y en lugar de simplemente sentarse en él, está dispuesto a utilizarlo de manera rentable. Su recompensa por hacerlo proporcionando la utilidad de su exceso a un hombre de negocios debe exceder su tiempo de preferencia personal.

El medio para igualar la inversión y el ahorro es, obviamente, el dinero, porque sería muy difícil coordinarlos en una economía de trueque. Es sobre todo esta función la que el dinero facilita. Damos por sentada esta función tan obvia que olvidamos que los tipos de interés son en realidad la expresión de la preferencia temporal, que tiene su origen en el aplazamiento de la propiedad de los bienes de consumo. La intermediación por parte de los bancos y otras instituciones financieras nos oculta la relación entre el interés y el tiempo, sobre la base de la falsa suposición de que el ahorrador no está cediendo su dinero mediante su depósito en un banco.

El banco parece estar dando al depositante algo a cambio de nada en su papel de intermediario financiero, pero en realidad está cortando el vínculo entre ahorradores y prestatarios. Ambas partes en una economía moderna terminan tratando con un banco en lugar de con el otro. Sin embargo, a pesar de la intermediación de un banco, la relación básica entre ahorrador y empresario a través de un banco es la posesión del capital del primero durante un período de tiempo. Puede que lo oculte, pero no puede deshacerse de la preferencia temporal.

Cuando un ahorrador ahorra y un empresario invierte, la transacción siempre implica que los ahorros de un prestamista se convierten en la producción de bienes y servicios con el elemento del tiempo. Para el prestamista, la preferencia temporal siempre equivaldrá a la pérdida de la posesión de su capital durante un período determinado.

Preferencia horaria y dinero fiduciario

Los economistas de hoy en día no reconocen la preferencia por el tiempo. Para ellos, la economía se trata de las matemáticas de Jevon, las monedas emitidas por el Estado y la exclusión del interés humano. Dicen que hemos dejado atrás la economía doméstica de antaño, y que desprecian el clásico palo en el barro. Pero podemos ver por su repetido fracaso en domar la acción humana para ajustarse a sus modelos económicos que los economistas modernos tampoco tienen las respuestas. Todo lo que han hecho es encubrir sus fracasos a través de la inflación monetaria.

La ubicuidad de las monedas estatales sin respaldo ciertamente introduce nuevas dimensiones en los precios y en la liquidación diferida. No sólo el ahorrador está aislado de los prestatarios a través de la intermediación bancaria y la creencia de que sus depósitos siguen siendo de su propiedad, sino que sus ahorros son degradados por la inflación monetaria sin su conocimiento. El interés que él espera es tratado como un costo de producción inconveniente, que debe ser minimizado. Los intereses devengados se gravan como si se tratara del beneficio de un comercio capitalista, y no de una compensación por la pérdida temporal de la posesión.

En consecuencia, el ahorrador se ha visto obligado a especular mucho más allá de la posibilidad de no ser reembolsado por un prestatario mediante la compra de acciones. Cambia el riesgo de crédito por el riesgo empresarial. Y como la expansión del crédito bancario de la nada favorece al empresario sobre el ahorrador, la teoría es que con el tiempo se le compensa por la pérdida de intereses. Todo el sistema ha cambiado, e incluso los consumidores, que bajo el modelo económico clásico aplazarían parte de su consumo, se han convertido en prestatarios sin garantía.

Es esta evolución alejada de las restricciones de la preferencia temporal la que nos ha llevado a tasas de interés cero y negativas. Sin embargo, si el costo del dinero fuera simplemente su tasa de interés, la economía estaría permanentemente reparada y no habría un ciclo de crédito. ¿Por qué demonios les tomó tanto tiempo a los planificadores entender los beneficios del dinero gratis, e incluso pagar a los prestatarios para que pidieran prestado, habría sido un misterio? Sin embargo, la experiencia y la comprensión de que la economía es una ciencia humana nos dice lo contrario. A pesar de repartir dinero gratis, la Eurozona está en peores condiciones económicas y sistémicas que antes de la crisis de Lehman hace diez años, con los principales precios de las acciones bancarias languideciendo en mínimos históricos. Y todos los tipos de interés cero han logrado, junto con un agresivo desprestigio monetario, el aplazamiento de una crisis bancaria y sistémica.

Pero los ciclos de crédito siguen existiendo. En su raíz está la emisión de dinero y crédito en términos que no reflejan la preferencia temporal. Debe respetarse el valor de la propiedad en comparación con la promesa de una futura propiedad. No es algo que un planificador monetario pueda decidir, porque se trata de un fenómeno de mercado. Nadie, salvo los consumidores individuales, puede contribuir a los juicios colectivos que dicen que cualquier especie de ave vale más que dos de ellas en el monte.

Ignorar la preferencia temporal es el error fundamental de la planificación monetaria. Es por eso que en una economía exitosa, la intervención monetaria del Estado se mantiene al mínimo, o preferiblemente se destierra por completo. En cambio, se basa en el error del enfoque matemático de Jevon y en el destierro de la elección del dinero del pueblo, que a lo largo de la historia ha sido metálico.2

  • 1. Eugene von Böhm-Bawerk, History and Critique of Interest Theories, 1884.
  • 2. Enlace incluido por el editor.

Alasdair Macleod is the Head of Research at GoldMoney.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire