Mises Wire

Home | Wire | Por qué en economía se necesita una buena teoría: los hechos y las cifras no son suficientes

Por qué en economía se necesita una buena teoría: los hechos y las cifras no son suficientes

  • data2.PNG
0 Views

03/09/2019

¿Podrían los datos históricos por sí mismos servir de base para las evaluaciones fácticas del mundo de la economía? Se cree que a través de la aplicación de métodos estadísticos en datos históricos, o simplemente observando los datos, se podrían extraer los hechos de la realidad con respecto al mundo de la economía. Pero para entender realmente los datos, uno debe tener una teoría, que se sostenga por sí misma, y ​​no se haya originado a partir de los datos. Por medio de una teoría, uno podría analizar los datos y luego tratar de darle sentido.

El ingrediente clave de tal teoría es que debe originarse a partir de algo real que no puede ser refutado. Una teoría que se basa en el fundamento de que los seres humanos están actuando de manera consciente y con propósito cumple esto.

Contrariamente al pensamiento popular, la economía no tiene que ver con el PIB, el IPC u otros indicadores económicos como tales, sino con actividades humanas que buscan promover la vida y el bienestar de las personas. Se puede observar que las personas participan en una variedad de actividades. Realizan trabajos manuales, conducen automóviles, caminan por la calle y cenan en restaurantes. La característica distintiva de estas actividades es que todas tienen un propósito.

Por lo tanto, el trabajo manual puede ser un medio para que algunas personas ganen dinero, lo que a su vez les permite alcanzar diversos objetivos, como comprar alimentos o ropa. Cenar en un restaurante podría ser un medio para establecer relaciones comerciales. Conducir un automóvil podría ser un medio para llegar a un lugar en particular. En otras palabras, las personas operan dentro de un marco de fines y medios; están utilizando varios medios para asegurar los fines.

La acción intencionada implica que las personas evalúan o evalúan diversos medios a su disposición en contra de sus fines.

En cualquier momento, las personas tienen una gran cantidad de fines que les gustaría lograr. Lo que limita el logro de varios fines es la escasez de medios. Por lo tanto, una vez más los medios se vuelven disponibles, se puede acomodar un mayor número de fines u objetivos, es decir, el nivel de vida de las personas va a aumentar.

Otra limitación para alcanzar diversos objetivos es la disponibilidad de medios adecuados. Así para calmar mi sed en el desierto, necesito agua. Los diamantes en mi poder no servirán de nada a este respecto.

El hecho de que los seres humanos actúen conscientemente y con un propósito no puede ser refutado, ya que cualquiera que intente hacerlo lo hace consciente y deliberadamente, es decir, se contradice a sí mismo.

Ludwig von Mises, el fundador de este enfoque, lo calificó de praxeología. Al afirmar que los seres humanos actúan de manera consciente y decidida, Mises pudo derivar todo el cuerpo de la economía.

Las causas en la economía se originan en los seres humanos.

Que el hombre persiga acciones intencionadas implica que las causas en el mundo de la economía provienen de los seres humanos y no de factores externos.

Por ejemplo, al observar los datos sin un marco coherente de pensamiento, se podría encajar en cualquier teoría para proporcionar una explicación de lo que trata el corazón del crecimiento económico.

Sin embargo, si partimos del hecho de que los seres humanos operan en el marco de medios y fines, entonces es probable que se establezca que sin una expansión en los medios de sustento no surgirá una expansión sostenible en el crecimiento económico.

En su marco de pensamiento, Mises fue muy preciso al presentar la esencia de los términos que empleó. Para Mises, definir los términos era la clave para un análisis exitoso. Por ejemplo, su análisis del dinero comienza estableciendo la definición de dinero. Para lograrlo, Mises comenzó desde el principio, en el punto donde el mundo estaba en un estado de intercambio directo.

Según Mises la característica distintiva del dinero, que es el medio general de intercambio. Ha evolucionado a partir de la mercancía más comercializable. Sobre esto escribió:

Habría una tendencia inevitable a que los menos comercializables de la serie de productos utilizados como medios de intercambio se rechacen uno por uno hasta que, por fin, quede un solo producto, que se emplee universalmente como medio de intercambio; en una palabra, dinero.

El dinero es lo que se intercambian todos los demás bienes y servicios. Esta característica fundamental del dinero debe contrastarse con otros bienes.

Por ejemplo, la comida suministra la energía necesaria a los seres humanos. Los bienes de capital permiten la expansión de la infraestructura que, a su vez, permitirá la producción de una mayor cantidad de bienes y servicios.

Una vez que se establece la definición de dinero, ahora estamos listos para explorar las interacciones entre el dinero y varias partes en una economía.

Dos tipos de economistas

En la economía general, hay dos tipos de economistas: en un campo están los llamados teóricos, o «economistas de torre de la marfil», que generan varios modelos imaginarios y los usan para formarse una opinión sobre el mundo de la economía.

En el otro campo, tenemos a los llamados economistas «prácticos», que derivan sus puntos de vista únicamente de los datos.

Mientras que los economistas de la torre de marfil creen que la clave del secreto del universo económico es a través de modelos abstractos, los economistas «prácticos» sostienen que si uno «tortura» los datos el tiempo suficiente, finalmente confesará y la verdad los hará revelarse a si mismo.

La teoría económica, sin embargo, debe tener un solo propósito: explicar la esencia del tema de la economía.Sin embargo, los métodos estadísticos no son de ayuda en este sentido. Todo lo que pueden hacer los diversos métodos estadísticos es simplemente comparar los movimientos de diversos datos históricos. Estos métodos no pueden identificar las fuerzas motrices del mundo de la economía.

Del mismo modo, los modelos que se basan en la imaginación de los economistas tampoco son de mucha ayuda, ya que estas teorías no se determinan en el mundo real.

Por ejemplo, para explicar la crisis económica en Japón, el famoso economista principal Paul Krugman empleó un modelo que asume que las personas son idénticas y viven para siempre y que se da el resultado.1 Aunque admite que estas suposiciones no son realistas, Krugman sostuvo que de alguna manera su modelo podría ser útil para ofrecer soluciones a la crisis económica en Japón.

Uso de datos en el contexto de la acción humana

El conocimiento de que las acciones humanas son conscientes y tienen un propósito determinado nos permite dar sentido a los datos históricos. Según Murray Rothbard,

Un ejemplo que a Mises le gustaba usar en su clase para demostrar la diferencia entre dos formas fundamentales de abordar el comportamiento humano fue observar el comportamiento de la estación Grand Central durante la hora pico. Señaló que el conductista «objetivo» o «verdaderamente científico» observaría los eventos empíricos: por ejemplo, personas que iban de un lado a otro, sin rumbo fijo, en ciertos momentos predecibles del día. Y eso es todo lo que él sabría. Pero el verdadero alumno de la acción humana comenzaría por el hecho de que todo el comportamiento humano es intencional, y vería que el propósito es ir de casa al tren para trabajar en la mañana, todo lo contrario en la noche, etc. Es obvio que uno descubriría y sabría más sobre el comportamiento humano y, por lo tanto, cuál sería el verdadero «científico».

Para llevar a cabo la identificación de un dato, se requiere uno para reducirlo a su fuerza motriz final, que es la acción humana intencional. Por ejemplo, durante una crisis económica, se observa una caída general en la demanda de bienes y servicios. ¿Debemos entonces concluir que la caída de la demanda es la causa de una recesión económica?

Sabemos que las personas se esfuerzan por mejorar su vida y su bienestar. Sus demandas u objetivos son ilimitados. La única manera de que caiga la demanda general es a través de la incapacidad de las personas para satisfacer su demanda. En resumen, los problemas en el lado de la producción, es decir, con los medios, son las causas probables de una caída general observada en la demanda.

Producción de datos y dinero

Alternativamente, considere la situación en la que el banco central anuncia que el aumento en el crecimiento de la oferta monetaria mientras que la inflación de precios es baja podría elevar el crecimiento económico real. Para dar sentido a esta proposición debemos examinar la esencia del dinero. El dinero es el medio de intercambio. Al ser el medio de intercambio, el dinero solo puede facilitar la riqueza real existente. No puede crear más riqueza. El dinero no puede ser usado en la producción. No se puede utilizar en el consumo. Por lo tanto, podemos concluir que la impresión de dinero no es el medio correcto para promover el crecimiento económico. En otras palabras, el objetivo — de elevar el crecimiento económico real — no se puede lograr mediante la impresión de dinero. Por el contrario, podemos establecer que la impresión de dinero iniciará un intercambio de nada por algo y, por lo tanto, el debilitamiento del proceso de generación de riqueza.

El conocimiento de que las personas están llevando a cabo acciones intencionadas también nos permite evaluar la forma popular de pensar que sostiene que el «motor» de una economía es el gasto del consumidor, es decir, la demanda crea oferta. Sabemos, sin embargo, que sin medios, no se pueden alcanzar metas. Sin embargo, los medios no emergen «de la nada», deben ser producidos primero. Por lo tanto, contrariamente al pensamiento popular, la fuerza motriz es la oferta y no la demanda.

El hecho de que el hombre realice acciones intencionadas implica que las causas en el mundo de la economía provienen de los seres humanos y no de factores externos. Si bien es cierto que las personas responderán a los aumentos en sus ingresos, la respuesta no es automática. Cada individuo evalúa el aumento de los ingresos en función del conjunto particular de objetivos que desea alcanzar. Podría decidir que es más beneficioso para él aumentar su inversión en activos financieros en lugar de aumentar el consumo.

Conclusión

Los datos por sí mismos no pueden producir mucha información sobre los hechos de la realidad sin una teoría que «se sostiene por sí misma» y no se deriva de los datos.

Mirar los datos no puede ayudar a un analista a establecer causas en el mundo de la economía. Todo lo que hará la mirada es ayudar a describir las cosas. Para determinar las causas subyacentes, se requiere una explicación que se pueda realizar mediante una teoría elaborada lógicamente.

La naturaleza arbitraria de la economía dominante ha dado lugar a la visión de que hay un abismo entre la teoría y la práctica. No existe una teoría buena pero no aplicable. Una buena teoría es también aplicable.

Los economistas y otros expertos financieros que derivan su conocimiento de la economía únicamente de las correlaciones estadísticas de diversos datos históricos o de la simple observación de los datos corren el riesgo de engañarse a sí mismos y a sus audiencias.

Del mismo modo, los economistas que basan sus puntos de vista en modelos imaginarios no están en posición de decir nada significativo, y lo que digan es simplemente arbitrario.

  • 1. Ver: Paul Krugman, «Japan’s Trap», mayo de 1998 en el sitio web de Krugman.

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire