Mises Wire

Home | Wire | La zona euro está desacelerando y el BCE no está preparado

La zona euro está desacelerando y el BCE no está preparado

  • GettyImages-467618362.jpg
0 Views

Tags Auges y DeclivesMercado FinancieroEconomía Global

03/12/2019

A fines de enero, solo un mes después de la finalización oficial del programa de expansión cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) del Banco Central Europeo (BCE), su presidente, Mario Draghi, dijo a la comisión del Parlamento Europeo que el banco central podría reanudar sus compras de bonos, en un esfuerzo cuestionable para mitigar las preocupaciones sobre el impacto del cambio de política. A medida que la economía de Europa muestra signos de advertencia cada vez más brillantes, las dudas se multiplican sobre la sostenibilidad de los planes del BCE, la eficacia de sus medidas y su capacidad para respaldar la economía en caso de que se produzca otra crisis.

Las múltiples vulnerabilidades de la economía europea

Las cifras más recientes de la producción industrial de la zona euro han revelado una caída muy preocupante del 0,9%, más del doble de lo previsto en diciembre. En términos interanuales, la caída ha sido la peor desde la Gran Recesión.

Claudio-Grass-1-industrial-weakness-img1-600x338.jpg
Source: Eurostat, Bloomberg

Mientras tanto, Alemania, el motor de poder de todo el bloque, ha mostrado repetidamente signos de debilidad, justificando y reafirmando las preocupaciones generalizadas sobre el futuro de la economía europea. La economía alemana ha llegado a un punto muerto, con las últimas cifras de crecimiento que muestran que se mantuvo sin cambios en el último trimestre de 2018. A pesar de las sombrías previsiones del 0,1%, la mayor parte de sus pares de la zona euro se quedó atrás, ya que el crecimiento medio se produjo. en al 0,2%. Habiendo llegado tan cerca del territorio de recesión y sin signos positivos en el horizonte, un rebote en esta etapa parece muy improbable. Como dijo el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, en un discurso el mes pasado, la crisis económica podría durar más de lo que se pensaba anteriormente y «las malas noticias de la economía alemana podrían seguir llegando por un tiempo».

Después de una larga serie de informes preocupantes y cifras económicas decepcionantes, las expectativas para el desempeño de Europa se han atenuado dramáticamente, con la Comisión Europea anunciando importantes revisiones a la baja para muchas de las economías clave del área. Para la zona euro en su conjunto, sus previsiones de crecimiento para 2019 se redujeron al 1,3% en febrero, una notable caída desde el 1,9% esperado en noviembre. Incluso después de la revisión a la baja, muchos analistas encuentran las expectativas demasiado optimistas y, en cambio, proyectan una realidad económica mucho más sombría en 2019. Como Citigroup lo puso en una nota estratégica: «El riesgo de recesión está en todas partes, pero más inminente en Europa que en los Estados Unidos».

Claudio-Grass-2-big-slump-img2-600x363.jpg
Claudio-Grass-2-big-slump-img2-600x363.jpg
Source: European Commission, Bloomberg

Estos riesgos son realmente difíciles de ignorar en Europa. Por un lado, Italia es una fuente de grandes preocupaciones, tanto económica como políticamente. La tercera economía más grande de la zona euro se está resquebrajando bajo la presión de su enorme carga de deuda, mientras que oficialmente ha vuelto a caer en territorio de recesión, al ver una contracción económica del 0,2% en el último trimestre. El Brexit también es un factor de riesgo importante, ya que el tiempo se está acabando y las esperanzas de un divorcio amistoso y una transición sin problemas. En cuanto a las disputas comerciales con los EE. UU., la fricción y las amenazas de introducir aranceles pesados, especialmente en el sector del automóvil, se han acumulado en la presión y han ensombrecido aún más las perspectivas económicas del bloque.

La región también ha estado plagada de protestas persistentes y generalizadas y de disturbios públicos. El ahora notorio movimiento de los chalecos amarillos que se originó en Francia, pero que pronto echó raíces en otros estados miembros también, no muestra signos de desaparecer. Por el contrario, las principales figuras de los chalecos amarillos franceses ya están planeando su transición de las calles a la arena política, presentando un serio desafío al statu quo. Al mismo tiempo, el inmensamente impopular presidente Macron y su gobierno han intensificado sus esfuerzos para sofocar el movimiento, desplegando métodos cada vez más violentos y contundentes de control de multitudes. La escalada de brutalidades observadas en las recientes protestas ha despertado preocupaciones sobre el uso de la fuerza policial y solo sirvió para inflamar aún más a los manifestantes.

La desaceleración económica y las tensiones políticas han formado un cóctel tóxico que avala las expectativas negativas y los temores de una próxima recesión en Europa que podría amenazar la economía mundial. Las compañías en muchas de las principales economías del bloque ya están proyectando un pesimismo pronunciado para el futuro, con compañías alemanas como Leoni AG suspendiendo los pagos de dividendos después de que las ganancias cayeron más de lo esperado y Daimler AG preparó un programa «integral» de reducción de costos, después de informar un 28 % de caída en las ganancias netas en 2018. Una encuesta reciente de los directores de finanazas realizada por la Universidad de Duke mostró que el 66,7% espera ver una recesión para finales de este año en Europa. A nivel global, la Encuesta de Gerentes de Fondos de Merrill Lynch del Bank of America reveló que las expectativas pesimistas se ubican en el punto más alto desde diciembre de 2011.

Municiones agotadas

Teniendo en cuenta el aumento de los riesgos y las numerosas indicaciones que apuntan a una próxima recesión económica, la preparación táctica y la eficacia del BCE son de suma importancia, ya que una vez más se recurrirá al Banco Central para salvar el día en que la economía y la economía. Los mercados comienzan a desmoronarse. Esta es la razón por la cual el BCE, en su actual estado de falta de preparación y con su sorprendente falta de munición para luchar contra la próxima recesión, es sumamente preocupante.

En los últimos años, se ha hecho evidente que el BCE ha reaccionado con lentitud y, cuando lo hizo, logró muy poco y demasiado tarde. En términos de normalización, claramente ha perdido su oportunidad de recortar su apoyo a tiempo para prepararse para la próxima recesión económica. Al prolongar su programa de QE y al continuar con tasas de interés negativas durante demasiado tiempo, el banco central se ha arrinconado. Si bien su contraparte estadounidense fue mucho más rápida para revertir el rumbo, subiendo las tasas y procediendo con su ajuste cuantitativo después de una década de pérdida de dinero, la renuencia crónica y el temor del BCE a provocar una rabieta en los mercados lo han puesto en una grave desventaja. La insuficiencia del banco central se hará evidente muy pronto tan pronto como comience la próxima recesión.

El BCE finalmente puso fin a su programa de QE en diciembre, una medida que se produjo cuatro años después de la Reserva Federal y posiblemente demasiado tarde, ya que para entonces las nubes oscuras ya se estaban acumulando sobre la economía europea. Además, aunque finalizó oficialmente la compra de nuevos bonos, el BCE aún continúa y continuará reinvertiendo los bonos existentes que posee, al menos hasta que anuncie un cambio de tasa. Hasta este punto, su política de tasas de interés no ha cambiado y no hay planes para una subida hasta finales de 2019.

 

Claudio Grass is a Mises Ambassador and an independent precious metals advisor based out of Switzerland. His Austrian approach helps his clients find tailor-made solutions to store their physical precious metals under Swiss law. ClaudioGrass.ch

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire