Mises Wire

Home | Wire | La economía en todas partes, la política en ninguna: los beneficios de la descentralización suiza

La economía en todas partes, la política en ninguna: los beneficios de la descentralización suiza

  • swisscafe1.PNG
0 Views

Tags Descentralización y SecesiónObservatorio SuizoEstrategia

10/03/2018

¿Hay alguna esperanza en el mundo occidental de que los ciudadanos individuales puedan obtener cierta liberación del crecimiento implacable y aprisionador del Estado? En los Estados Unidos, el gasto del Estado, un representante razonable de su poder sobre nosotros, aumenta cada año, a excepción de unas momentáneas irregularidades. La situación de los ciudadanos se vuelve cada vez más grave. Tenemos muy poco que decir y poca influencia sobre nuestros impuestos, nuestra atención médica, nuestros suministros y costos de energía y agua, por no mencionar las reglas sociales con las que el gobierno nos obliga. El número de reglas y regulaciones, usando el proxy de las páginas en el Registro Federal, también aumenta cada año y se eliminan muy pocas reglas. El gobierno se acerca cada vez más a nosotros.

Hay un país occidental que podríamos mirar para ver un atisbo de esperanza. Ese país es Suiza. En un pequeño país sin litoral con muy pocos recursos naturales, excepto el agua, la gente ha creado un alto nivel de prosperidad basado en la innovación y el capitalismo creativo.

100% economía, cero política

Antes de su constitución de 1848, Suiza era una confederación de estados, cada uno de los cuales era soberano e independiente, unidos por un tratado de defensa mutua de la agresión externa. Como país, fue el más desarrollado económicamente en Europa. Era religioso y étnicamente diverso, altamente innovador y altamente productivo. Los hugonotes expulsados ​​de Francia en guerras religiosas iniciaron la industria relojera suiza, y los protestantes alemanes que escaparon de la opresión católica fundaron importantes empresas industriales. Hubo un enfoque en el conocimiento y la educación para compensar la falta de recursos naturales, y los suizos estaban en red a nivel mundial y comerciantes enérgicos.

“La economía estaba en todas partes y la política en ninguna parte” fue una frase utilizada para describir a esta nación productiva, energética, innovadora y descentralizada a mediados del siglo XIX. ¡Qué descripción maravillosa de libertad económica no estorbada por la extracción política!

Suiza ha podido conservar algunas de estas características a pesar de las depredaciones del siglo XX. Se mantuvo en un patrón oro hasta 1999 y resistió la internacionalización hasta que se unió a la ONU en 2002. De hecho, la internacionalización es lo que ha erosionado la singularidad de Suiza como nación. La afluencia de MBA con orientación internacional y la mafia de McKinsey está arrastrando a Suiza hacia el denominador común más bajo del estatismo y el intervencionismo. La UE pretende que Suiza firme un acuerdo bilateral que inevitablemente llevará a Bruselas a imponer gradualmente su socialismo multicultural, tal como lo hizo en el Reino Unido.

Sin embargo, Suiza tiene al menos seis ventajas estructurales que lo mantendrán por delante de sus pares mediocres por un tiempo más.

1) Descentralización

Suiza sigue siendo una confederación de 26 cantones. Es más centralizado que antes de 1848, pero las funciones del gobierno central son limitadas. Hay una constitución nacional, una fuerza militar y de seguridad nacional, una moneda única y un banco central, y una política exterior nacional. Pero la gente ha podido mantener los poderes del gobierno central en un grado mayor que en los Estados Unidos. James Madison prometió, pero su Constitución no pudo cumplir. Los suizos lo han hecho mejor.

2) Subsidiariedad

La subsidiariedad es el principio de resolver todos los problemas en el nivel más bajo. La mayoría de los impuestos se imponen a nivel municipal y de cantón. La toma federal se limita a aproximadamente el 20% del total de los pagos de impuestos. Esto hace morir de hambre a la bestia del gobierno central. Los ciudadanos están más comprometidos con sus gobiernos locales y sus decisiones de impuestos y gastos. Y pueden votar con los pies, mudándose a otra ciudad o cantón si sienten que mejorará sus circunstancias.

3) Democracia Directa

En Suiza, el pueblo es soberano. Una de las formas en que se mantiene su soberanía es a través de referendos regulares, en los cuales las personas votan sobre asuntos de política nacional, leyes y cambios constitucionales propuestos. Por lo general, hay una alta participación de votantes en estos referendos, y la gente toma en serio el control democrático directo de su Estado.

4) Libre comercio

Hay poco debate sobre el libre comercio en Suiza. Es un imperativo. Es un país muy dependiente de las importaciones de productos básicos: energía, alimentos, productos básicos. Por lo tanto, desarrolló un plan estratégico de la industria exportadora: productos y servicios únicos de alto valor que satisfacen la demanda global. Los relojes son el famoso ejemplo. Hoy en día, es biotecnología y otras tecnologías. Siempre, el libre comercio ha sido la condición vinculante para la prosperidad de Suiza.

5) Neutralidad

En política exterior y diplomacia, Suiza es famosa por ser neutral y no agresiva. Va con el libre comercio global: crear enemigos sería contraproducente. Suiza tiene un servicio militar y obligatorio, pero solo para defensa contra invasores externos. La guerra es la barrera número uno para el progreso económico, y la reconstrucción política después de la guerra es a menudo un desastre peor que la destrucción física de la guerra. Suiza ha evitado todo esto.

6) Innovación empresarial

Suiza ocupa un lugar bastante alto en la lista de países por su facilidad para hacer negocios, aunque su clasificación se ha deteriorado en el siglo XXI. Es fácil comenzar una empresa, los impuestos son relativamente bajos y las leyes son transparentes. Numerosas empresas internacionales eligen Suiza para su sede. La innovación está integrada en la educación y en una red de centros de investigación, que representan inversiones en personas y conocimiento. Está en la psique individual y en las instituciones de la nación.

No perfecto, pero mejor

Suiza no es, de ninguna manera, perfecta como nación-estado. Todo el concepto de nación-estado es perjudicial para la vida individual de las personas que viven en ellos y los forman, y el concepto requiere mucha innovación disruptiva. Tal vez sean los suizos, con su tradición de descentralización, subsidiariedad, iniciativa individual y libre comercio de ideas, quienes serán los que implementarán la innovación. Es decir, si no están abrumados por los internacionalistas en la UE, la ONU, el FMI y McKinsey antes de que puedan estallar. Es economía versus política. Esperamos la economía en todas partes y la política en ninguna parte, pero se ha demostrado que es imposible mantenerla. El hecho de que la economía una vez prevaleció en Suiza nos da la esperanza de creer que podrían restablecer su supremacía.

Hunter Hastings is a member of the Mises Institute, Business Consultant, and co-chair of the Rescue California Educational Foundation.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire