Mises Wire

Home | Wire | Es la servidumbre voluntaria, no la coerción, la que alimenta el poder del Estado

Es la servidumbre voluntaria, no la coerción, la que alimenta el poder del Estado

  • shackle1.PNG
0 Views

Tags El Estado PolicialFilosofía y Metodología

En su ensayo sobre la políticas de la obediencia (Discours de la Servitude Volontaire), Etienne La Boétie (1530-1563) plantea la pregunta vital del gobierno político: ¿Por qué la mayoría de un pueblo se deja gobernar por una minoría y, a veces, en el caso de un autócrata, cae en manos de una sola persona?, ¿Cómo es posible que las personas permitan que un pequeño grupo de hombres torturen, exploten y abusen de la mayoría? ¿No es extraño, se pregunta La Boétie, que este gobernante dictatorial, como humano, es a menudo físicamente débil, payaso, cobarde y de mente débil?

Falsa obediencia

¿No sería natural ser el sirviente de nadie y no el esclavo de otra persona? La respuesta de La Boétie a esta pregunta es que la causa de la servidumbre humana no puede ser únicamente la coerción. Ningún tirano tiene tantos ojos para poder vigilar a una nación entera o tener tantas manos para poder golpear a la gente con tantos golpes. La respuesta es obediencia. No es la coerción lo que explica la tiranía, sino la "servidumbre voluntaria".

La tiranía puede venir a través de elecciones, por la fuerza o por herencia. Aunque los métodos difieren acerca de cómo los gobernantes llegan al poder, el método de dominación es el mismo. Todos los tipos de reglas, incluidas las tiránicas, se basan en la presentación voluntaria de las personas. ¿Cómo surgió esta esclavitud?

Una razón es que, en algún momento de la historia, los seres humanos perdieron su libertad por conquista externa o por corrupción interna. Luego siguió una generación tras otra que ya no conocía la libertad y lo que significa. La sumisión se ha convertido en un hábito. Los hombres habían caído en la servidumbre y se habían vuelto complacientes en su condición de cautiverio. La naturaleza humana es víctima de las circunstancias, las costumbres, la educación y la propaganda estatal completa este proceso de sujeción. Con el tiempo, los rastros del conocimiento de la libertad se pierden y lo que queda es solo la experiencia de la servidumbre como si fuera el modo natural de la existencia humana.

La segunda razón de la servidumbre es la resignación y la distracción. Aunque la servidumbre hace que las personas se sientan incómodas, también tranquiliza a las personas en su resignación cuando otras preocupaciones además de la libertad ocupan la mente. Los gobernantes lo saben y proporcionan las desviaciones de pan y circo, de gula y de distracción. La euforia que viene con las desviaciones que la cultura de masas ofrece extingue el desafío y el agotamiento emocional mantiene a la gente en reposo en su renuncia política.

La tercera causa de la sumisión es el abuso de la religión por parte del tirano. A la gente le gusta creer en milagros y maravillas, y los gobernantes a menudo son expertos en apropiarse de las ceremonias que celebran la divinidad y la santidad. Los gobernantes crean una red de tabúes y santuarios propios. Imitando el servicio religioso, el servicio estatal se hace cargo. De esta manera, la desobediencia del Estado se convierte en pecado, la rebelión se convierte en un acto de blasfemia y el tiranicidio se convierte en un deicidio.

Como la cuarta razón de la servidumbre voluntaria cuenta el papel de una clase especial de personas que se interponen entre el gobernante y el pueblo. Estos son los empleados públicos, los intelectuales financiados por el Estado y las personas ricas que se benefician de los privilegios por estar cerca del Estado. Estas personas aceptan el soborno del tirano porque no se conocen mejor o porque estiman los beneficios que reciben más que su libertad y justicia.

Miseria de la tiranía

En las monarquías del siglo XVI, los cortesanos y la nobleza representaban un grupo especial de privilegiados. La Boétie caracteriza a los miembros de este grupo como verdaderamente deplorables. Estas personas han abandonado a Dios y a la humanidad; se humillan ante el rey y no se oponen al tratamiento degradante que reciben de su amo. Mientras que el resto de la población obedece porque debe hacer lo que se le dice, los que forman parte del séquito del rey o del tirano "tienen que pensar lo que el rey quiere que piensen". Estos aduladores deben anticipar los deseos del autócrata y deben complacerlo. Para ellos, obedecer no es suficiente, deben adular al tirano. "Servirlo los destruye, pero se espera que compartan su alegría, que abandonen sus gustos por los suyos, que cambien su naturaleza y constitución". La gente común sacrifica solo una parte de su existencia al tirano, sin embargo, los aduladores deben todo lo que son y lo que tienen con él.

La tiranía hace sufrir a todos, incluido el propio tirano. El autócrata no puede dar ni recibir amor. No debe mantener una amistad. Está rodeado de crueldad, deshonestidad e injusticia.

¿Qué hacer contra esta tragedia? ¿Cómo puede la humanidad superar la sumisión? ¿Cómo podemos salir de esta estafa y dejar atrás esta calamidad donde todos deben sufrir, incluido el propio tirano? Olvidemos las respuestas académicas y complicadas, dice La Boétie. La respuesta es simple. Lo que debe hacerse para evitar y deshacerse de la tiranía es la voluntad y el deseo de los individuos de permanecer libres y de ser libres.

Búsqueda de la libertad

El don de la libertad es la posesión natural de la humanidad. No requiere justificación ni elaboración. Todo lo que se necesita es reclamar la libertad de uno. La libertad no es un derecho sino una elección. Si fuera un derecho, podría ser quitado de la misma manera que se le dio. Sin embargo, la libertad no es un derecho sino una parte de la naturaleza humana. Pertenece naturalmente al ser humano. En su optimismo juvenil, Etienne exclama: "Sé decidido a no ser más sirvientes y serás libre". No se requiere ninguna otra hazaña que dejar de apoyar a la tiranía. Quita tu apoyo, y el coloso pierde su posición y se caerá. La resistencia pasiva hará el trabajo.

La búsqueda de la anarquía no debe venir por el fuego y la rabia. El tirano no necesita ser derrocado de su trono por otro hombre que luego se convertirá en el nuevo opresor después de su victoria sobre el antiguo déspota. A lo largo de la historia, la consecuencia del violento ataque contra la tiranía ha sido que los líderes de la insurrección vaciaron el trono solo para ocuparlo. Las conspiraciones para acabar con los tiranos tienden a ser contraproducentes y empeoran las cosas. La insurgencia no es el camino de la libertad.

Para acabar con la tiranía del Estado, la gente debe dejar de aceptar la servidumbre. No necesitan quitarle nada al tirano, pero deben dejar de ceder al poder. Para salir de la tiranía, los seres humanos no necesitan cambiar la esencia de su naturaleza. Tienen que deshacerse de lo que dificulta el avance individual. Cuando el tirano ya no recibe obediencia y la gente ya no obedece sus órdenes, el gobernante permanece desnudo, sin poder y está desarmado de los instrumentos de su dominio.

El mandato de la opinión

Sin el apoyo de la gente, el tirano no es nada. Comparte el destino de una raíz que queda sin agua y alimento: se convierte en un trozo de madera seca y muerta. Dice La Boétie:

Resuélvete a no servir más y quedas en libertad de inmediato. No te pido que coloques las manos sobre el tirano para derrocarlo, sino que simplemente no lo apoyes más, entonces lo verás como un gran coloso cuyo pedestal ha sido retirado, cae de su propio peso y se rompe en pedazos.

Aprende sobre anarquía, uno puede agregar.

Dos siglos después de La Boétie, en 1841, David Hume (“Of the First Principles of Government “) estableció el mismo principio de servidumbre por consentimiento con claridad y distinción:

Nada parece más sorprendente para aquellos que consideran los asuntos humanos con un ojo filosófico, que la facilidad con que muchos son gobernados por unos pocos; y la sumisión implícita, con la cual los hombres renuncian a sus propios sentimientos y pasiones a los de sus gobernantes. Cuando indagamos por qué medios se realiza esta maravilla, veremos que, como la Fuerza está siempre del lado de los gobernados, los gobernadores no tienen nada que los respalde sino la opinión. Es, por lo tanto, solo en opinión que el gobierno está fundado, y esta máxima se extiende a los gobiernos más despóticos y militares, así como a los más libres y populares.

No es necesario enfrentarse al tirano. Lo que hay que hacer es eliminar los cimientos de la tiranía. La tiranía no descansa sobre la fuerza sino sobre la sumisión. Para deshacerse de la tiranía, las personas deben detener su servidumbre voluntaria. No es el tirano quien se coloca en su posición y se queda en él, sino las personas que se someten a él. Son las personas las que alimentan al monstruo. La gente debe detenerse para ofrecer sacrificios, devoción e idolatría, y el tirano caerá solo.

Conclusión

La historia no termina aquí. Si bien la sumisión y la servidumbre voluntaria han sido la regla, siempre habrá algunos que sentirán el yugo de la esclavitud y que intentarán deshacerse de él. Tales personas nunca desaparecerán completamente de esta tierra, afirma La Boétie: "Incluso si la libertad hubiera perecido por completo de la tierra, tales hombres la inventarán". El deseo de libertad no puede ser extinguido.

Algunas personas extraordinarias siempre reavivarán la luz de la libertad. Incluso si estas personas reprimidas no deberían conocer la libertad como una realidad, pueden imaginarla y sentir el espíritu de libertad. Estos seres humanos, aunque despojados de su libertad, saben que existe. Aislados unos de otros, cada uno de ellos se pierde en su propio mundo espiritual, pero cuando obtiene los medios para comunicarse entre ellos, el fin de la tiranía ha llegado.

Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. See his website www.capitalstudies.org or send e-mail to: antonymueller@gmx.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire