Mises Wire

Home | Wire | El Ogro Filantrópico

El Ogro Filantrópico

  • ogre1.PNG
0 Views

Tags Proteccionismo y Libre Comercio

Recientemente, la administración Trump anunció que buscaría unos 12 mil millones de dólares en subsidios para ayudar a los agricultores perjudicados por los aranceles establecidos por países extranjeros como consecuencia de las continuas guerras comerciales con China, la UE y Canadá, que, al parecer, no son esas 'buenas y fáciles de ganar' después de todo.

A primera vista, puede parecer una buena idea; muchos podrían pensar que tiene sentido aparecer para ayudar a los que sufren y echarles una mano para volver a ponerse de pie. Sin embargo, detrás de esos subsidios hay una señal preocupante del Ogro cada vez más grande en Washington.

¿Un Ogro?  Permítanme explicarlo:

En 1978, el escritor mexicano y ganador del Premio Nobel Octavio Paz definió al gobierno como "El Ogro Filantrópico", es decir, una criatura que otorga subsidios y programas para supuestamente aliviar la pobreza pero que al mismo tiempo devora más y más de la prosperidad de la nación a través de los impuestos utilizados para financiar esos programas sociales y la consiguiente corrupción. El Ogro incluso puede tener buenas intenciones pero sus acciones harán mucho más daño que bien.

Podríamos decir que este Ogro, que se esconde debajo de las estructuras gubernamentales en todos los países del planeta, tiene incluso algún tipo de ritmo, casi como un baile. Se mueve en una sucesión de pasos, devorando más con cada uno de ellos hasta que se hincha tanto que ya no puede bailar y cuando el vals se detiene, finalmente nos muestra su verdadero rostro de tiranía y violencia. Podemos verlo funcionando en este momento, por ejemplo, en Venezuela.

¿Cuáles son estos pasos? Bueno, el vals comienza cuando el Ogro interviene en algunas partes de la economía, por ejemplo, para imponer aranceles sobre algunos productos. Al principio, parece que no es demasiado elegante ni demasiado preocupante y fácil de explicar. Sin embargo, esto crea una interrupción; aquellos afectados por la intervención original demandan la ayuda del gobierno a cambio y como filántropo, después de todo, el Ogro está feliz de cumplir, desviando dinero en apoyo de ese grupo vulnerable, y con cada nuevo paso, multiplica las interrupciones en el panorama económico y el número de partes interesadas que lo demandan.

Como se necesita más dinero para entregar los bienes, el Ogro pronto tendrá que enfrentar una de dos opciones: adquirir más deudas o imprimir más dinero. En ambos escenarios, el costo del vals será finalmente pagado por los individuos, que terminan pagando más en impuestos y soportando el costo de una economía cada vez más manipulada.

Con el tiempo, las señales de oferta y demanda se oscurecen tanto por la intervención del gobierno que los agentes económicos ya no saben si van en la dirección correcta, con el consiguiente desperdicio de valor y recursos, que a su vez hace que la gente demande aún más intervención. Por lo tanto, el vals gana velocidad, convirtiéndose en una vertiginosa muestra de gasto; un río turbulento donde los compinches atrapan a todos los peces mientras todos los demás quedan hambrientos.

Esa es la verdadera perversidad del vals del Ogro: una vez que comienza la música, es casi imposible detenerla. No importa cuántas leyes se aprueben o estudios financiados, o incluso cuán honestas sean las intenciones de la criatura parecida a un pantano; los problemas creados por la mayor intervención del gobierno no pueden resolverse mediante una nueva regulación, por el contrario, cada problema "resuelto" genera una gran cantidad de nuevos factores externos, hasta que el sistema ya no puede gastar más, porque todo el mundo está en quiebra.

Ese es el verdadero peligro de los nuevos subsidios propuestos por Trump. No solo distorsionan los incentivos de la industria agrícola, sino que también agregan aún más peso a una ya aplastante deuda nacional que supera los 21 billones de dólares. Esa deuda nunca disminuirá mientras el Ogro siga agregando nuevos programas "temporales" que pronto se convertirán en derechos adquiridos en la mente de los beneficiarios, incluidos, por supuesto, todos los políticos locales que se postularán para las elecciones gracias a la generosidad de Washington DC .

No lo sé, quizás Trump tenga buenas intenciones. Sin embargo, poner en marcha el vals del Ogro, al embarcarse en una guerra comercial y luego usar los subsidios para "ayudar" a los más afectados por él, no funcionará.

Esos subsidios aumentarán la deuda, debilitarán aún más la economía y abrirán un montón de oportunidades para la corrupción y el capitalismo de amigos y al final del día Estados Unidos será menos próspero y el mundo será menos libre gracias a eso. Como dice el refrán, el camino al infierno está lleno de buenas intenciones y ese es un arancel que no compensaremos a través de subsidios.

Gerardo Garibay Camarena is a Mexican writer and political analyst with experience in the private and public sector. He’s editor of Wellington.mx, author of two books – Sin Medias Tintas and López, Carter, Reagan – and a weekly columnist for many online news organizations.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire