Mises Wire

Home | Wire | Dinero: cómo su pasado predice su futuro

Dinero: cómo su pasado predice su futuro

  • btc_gold1.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y Banca

01/09/2019

¿Qué es el dinero, de dónde viene y, más importante, a dónde va?

A primera vista, puede parecer inexplicable y extraño que nuestros Estados y nuestros gobernantes hayan logrado mantener su fortaleza en el sistema monetario durante 2000 años, especialmente cuando se piensa en las innumerables formas en que abusaron de ese poder y utilizaron su monopolio para perjuicio de sus propios ciudadanos. Fue un engaño masivo lo que facilitó esto, una creencia ciega de que a ellos, y solo a ellos, se les puede confiar esta tarea vital mientras cuidan nuestros mejores intereses también. Sin embargo, ahora, como la desconfianza hacia nuestros gobernantes se está intensificando justificadamente, se está volviendo cada vez más claro que solo nosotros, como individuos, podemos garantizar nuestros mejores intereses y es solo una cuestión de tiempo antes de que todo el edificio infundado se derrumbe.

Para responder a todas estas preguntas sobre el dinero, primero debemos entender su historia, teniendo en cuenta que quienes no conocen la historia están condenados a repetirla. Todo comenzó cuando las personas se establecieron y, en lugar de vivir de la naturaleza, comenzaron a agregarle valor; este fue el comienzo de los derechos de propiedad privada. Además, los hombres comenzaron a darse cuenta de que algunas personas son mejores en el desempeño de tareas específicas que otras y, por lo tanto, ponen en movimiento lo que hoy entendemos como la división del trabajo. Este aumento de la producción económica y, en términos generales, todos mejoraron. Esta transición en la forma en que se realizó el trabajo en una economía hizo que el comercio entre individuos fuera una necesidad. Así, el trueque, o el intercambio de bienes y servicios reales contra otros bienes y servicios reales, se convirtió en un lugar común. El trueque también tenía sus desventajas, porque requería lo que se conoce como una “doble coincidencia de deseos” para funcionar. Por ejemplo, para poder cambiar a su vaca por tres cabras en una economía de trueque, primero debe encontrar a alguien que quiera una vaca, tenga tres cabras y esté dispuesto a intercambiarlas con su vaca.

El concepto de dinero, sin embargo, libera a todos los participantes del mercado de esta carga y elimina tales ineficiencias; ofrece la posibilidad de usar un producto, o más precisamente, un activo sólido de valor ampliamente reconocido y aceptado, que sirve para “llenar el vacío” de necesidades no coincidentes. A lo largo de la historia humana, muchas cosas diferentes han servido como dinero, desde las hojas de ganado y tabaco hasta las conchas marinas y las cuentas de comercio. Incluso hoy en día, utilizamos palabras que se originan en estos tiempos y derivan del latín, como “salario”, que proviene de la sal, que se usaba como medio de pago a los soldados durante el Imperio Romano.

Sin embargo, a lo largo de miles de años, los metales preciosos, y especialmente el oro y la plata, han emergido como la mejor forma de dinero, y el oro finalmente prevalece en el mercado. Por lo tanto, el oro fue elegido orgánicamente y como resultado de un proceso de selección natural descentralizado. ¿Por qué? Porque la gente valoraba el oro por sí mismo incluso antes de que se convirtiera en dinero. Por lo tanto, el dinero real no llega a existir por la fuerza o la legislación. Es, en esencia, un proceso de mercado, donde los participantes deciden libremente qué medio de intercambio desean utilizar. El oro y la plata eran fácilmente reconocibles y transportables, eran raros y, por lo tanto, cumplían la función de un almacén de valor libre de cualquier riesgo de contraparte.

Las personas de hoy, especialmente en occidente, han olvidado que el dinero de papel solía ser un mero título de propiedad para una cierta cantidad de oro o plata. Incluso en el pasado, no se consideraba prudente caminar con demasiadas monedas de oro o plata, por lo que la gente comenzó a depositar su oro con el orfebre, quien a cambio exigía una tarifa de almacenamiento para su custodia. Los depositantes seguían siendo los dueños y el oro no podía prestarse, mientras recibían un recibo por sus depósitos. Con el tiempo, estos recibos se convirtieron en un medio de pago, ya que eran un título de propiedad sobre el oro y, por lo tanto, “tan bueno como el oro”. Este desarrollo dio origen al sistema bancario moderno y la desmaterialización del dinero.

La codicia, sin embargo, se hizo cargo, y los orfebres querían ganar más dinero. En realidad, el primer caso documentado de fraude por un “banquero” se remonta al año 393 a.C. Isocrates describe en un discurso cómo el banquero “Passio” usó sobornos, engañó y falsificó documentos para malversar el oro que le fue confiado a su “banco”. Se convirtió en una práctica ampliamente utilizada por estos orfebres (y otros depositarios) para prestar el oro que se les entregó para su custodia; ganar intereses por prestar oro en forma de recibos; lo cual no era legalmente suyo. A medida que se percibía que los recibos eran tan buenos como el oro, al aumentar la cantidad de recibos, en realidad creaban dinero de la nada y ganaban intereses con él. Este esquema Ponzi funcionó bien siempre y cuando la gente tuviera confianza en el banco y no todos exigieran recuperar su oro al mismo tiempo.

La población se divide automáticamente en unos pocos ganadores y muchos más perdedores. Las organizaciones e instituciones más cercanas a la producción de dinero nuevo, al gobierno y a los bancos centrales, reciben primero el dinero recién creado y, por lo tanto, pueden comprar a los niveles de precios existentes antes de que aumenten en detrimento de todos los demás, quienes no pueden hacer nada más que observar sus ahorros. Poco a poco corroe y pierde poder adquisitivo.

Entonces, ¿a dónde podemos ir desde aquí? En los años 70, Friedrich August von Hayek explicó en una entrevista fascinante:

Nunca podremos prevenir la inflación a menos que le quitemos al Estado el monopolio de gastar dinero. Los Estados nunca nos han dado buen dinero, sí, la razón para el monopolio de los Estados en gastar dinero no era ni siquiera que nos darían buen dinero, sino solo aquellos que lo necesitaban para fines de financiamiento. El resultado fue que durante dos mil años tuvimos un monopolio que nadie cuestionó. Entonces, si queremos mantener una sociedad libre, tenemos que reconstruir la democracia y tomar el monopolio del dinero en el Estado.

Hoy nos encontramos ante el precipicio de tal revolución. Al igual que el cambio de paradigma y los efectos perturbadores masivos de internet en los años 90, las aplicaciones blockchain y las criptomonedas tienen el potencial de romper y reconstruir el sistema actual. La comunicación descentralizada, el derecho descentralizado, la producción descentralizada y un sistema financiero descentralizado pueden permitirnos recuperar el control y poner fin a todos los abusos de poder por parte de las instituciones centralizadas.

En un “no sistema” descentralizado, basado en una cadena de bloques, los activos reales pueden digitalizarse y cada persona puede decidir por sí misma qué quiere usar como dinero. También se comercializará un título de propiedad sobre oro físico, plata u otras materias primas, bienes raíces o acciones de compañías que operan en el mundo real. Solo imagine el mundo como un mercado global, conectado, pero totalmente descentralizado y verdaderamente libre. La asignación de recursos se optimizará, el talento humano se utilizará mucho mejor que hoy, la innovación florecerá, mientras que la libertad total para comerciar con quien quiera, sin barreras y en cualquier forma de moneda que elija, reducirá los costos, elimine a todos los intermediarios e intermediarios, y elimine todas las cargas y limitaciones impuestas por el Estado.

Si crees que suena como el futuro lejano, piénsalo de nuevo. Los proyectos de startups y blockchain de Fintech ya están trabajando arduamente en todo el mundo, especialmente en centros de cifrado clave como Suiza y Liechtenstein. Por supuesto, sería una tontería creer que la transición a este nuevo mundo será completamente fluida y sin desafíos. Sin embargo, al final del día, tenemos que decidir si queremos vivir en un sistema que imponga y limite nuestras elecciones cuando se trata de qué tipo de dinero podemos usar, o si queremos reclamar el derecho a hacer dinero. nuestras propias decisiones

Claudio Grass is a Mises Ambassador and an independent precious metals advisor based out of Switzerland. His Austrian approach helps his clients find tailor-made solutions to store their physical precious metals under Swiss law. ClaudioGrass.ch

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire