Mises Wire

Home | Wire | Calentamiento global: el plan de la ONU ignora los costos reales de implantación

Calentamiento global: el plan de la ONU ignora los costos reales de implantación

  • warming0.JPG
0 Views

Tags El Medio Ambiente

10/17/2018

La semana pasada, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) publicó un importante informe titulado "Calentamiento global de 1,5° C".

La premisa básica del informe es que si los gobiernos del mundo hacen lo que las Naciones Unidas les dicen que hagan, el aumento de la temperatura global se limitará a 1,5° C.

El informe deriva del Acuerdo de París que respaldó un objetivo a largo plazo para limitar el aumento de la temperatura global a "'muy por debajo de 2° C’ y 'perseguir los esfuerzos hacia 1,5° C".

Desde entonces, el enfoque de los formuladores de políticas y el personal de las Naciones Unidas ha sido centrarse en armar una agenda política centrada en la idea de utilizar mandatos gubernamentales, impuestos, regulaciones y subsidios para limitar el aumento de la temperatura global al valor seleccionado de 1,5° C. Los planes anteriores se habían centrado en limitar el calentamiento a 2° C, por lo que el nuevo plan representa un aumento de los objetivos para impulsar impuestos considerables sobre las emisiones de carbono, subsidios para la energía "renovable" y más.

Para afirmar la necesidad de todo esto, el informe se dedica casi por completo a pintar un cuadro de lo que sucederá si las temperaturas aumentan en 2° C, y se compara con un aumento de un "simple" 1,5° C. En cualquier caso, afirma el informe, las cosas se pondrán mucho peor de lo que son ahora. Pero un aumento de 1,5° C no será tan malo.

La respuesta en los medios de comunicación ha sido considerable, y ciertamente acrítica. The New York Times concluye que el "informe histórico... pinta una imagen mucho más grave de las consecuencias inmediatas del cambio climático de lo que se pensaba anteriormente y dice que para evitar el daño hace falta transformar la economía mundial a una velocidad y escala sin  ningún precedente histórico documentado.''

The Guardian del Reino Unido presenta el titular: "Tenemos 12 años para limitar la catástrofe del cambio climático, advierte la ONU".

The Guardian también publicó un editorial afirmando que "El informe del IPCC deja claro que es posible que no podamos limitar el calentamiento a 1,5° C sin la necesidad de eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera a finales del siglo. Aunque podemos hacerlo expandiendo los bosques y otra vegetación, también debemos explorar otras opciones, incluido el desarrollo de la captura y almacenamiento de carbono".

Esta es solo una pequeña muestra de la respuesta altamente favorable de los medios al informe. Esencialmente, el informe fue muy exitoso en lo que se propuso: se enfocó por completo en los modelos climáticos y las predicciones, e ignoró en gran medida cualquier detalle de cómo los gobiernos del mundo podrían comenzar a ejecutar y financiar estos cambios regulatorios.

Casi completamente ausente del debate está cualquier discusión acerca de cómo podrían pagarse las "soluciones" y cuáles son los costos reales.

Ciertamente, se ofrecieron algunos números. Como se señala en el informe: "El promedio anual total de la inversión en mitigación relacionada con la energía para el período 2015 a 2050 en las vías que limitan el calentamiento a 1,5° C se estima en alrededor de 900 mil millones de dólares de EEUU de 2015".

Eso es sólo una estimación moderada. El rango de costos estimados va mucho más alto a más de 3 billones de dólares. Y 900 mil millones (es decir, casi un billón) es un número considerable, dado que el PIB mundial en 2016 fue de 75 billones.

Pero incluso estas cifras son parte de una estimación extremadamente limitada y no cubren multitud de otros costos. El informe admite que "La literatura sobre los costos totales de las vías de mitigación de 1,5° C es limitada y no se evaluó en este informe. Las brechas de conocimiento permanecen en la evaluación integrada de los costos y beneficios de la mitigación en toda la economía en línea con las rutas que limitan el calentamiento a 1,5° C".

Cualquier análisis serio de los planes de la ONU debe considerar todos los costos

La "literatura", sin embargo, implica una variedad de estimaciones. Y muchos de ellos sugieren que el plan de 1.5° C costará mucho más en pérdida de riqueza que en beneficios de los desastres evitados por el calentamiento global.

Cabe destacar que parte de esta literatura dedicada a señalar los verdaderos costos de la política climática proviene de William Nordhaus, quien la semana pasada ganó el premio Nobel de economía con gran cantidad de fanfarria de activistas del calentamiento global.

Como señala Robert Murphy, Nordhaus ha sido elogiado como un defensor de las políticas climáticas del tipo impulsado por el IPCC. Pero aquellos que están cantando las alabanzas de Nordhaus como defensor del control del clima no se dan cuenta de que Nordhaus piensa que la meta de 1.5° C es una mala idea y es totalmente irrealista.

Murphy escribe:

Para empezar... [el modelo de Nordhaus en 2007 demostró] que la meta climática de limitar el calentamiento global a 1,5° C era una política horrible, que haría que la humanidad sea 14 billones dólares (en términos de valor actual, en dólares de EEUU de 2005) más pobre que hacer nada en absoluto. (Consulte la Tabla 4 de mi artículo para ver los detalles).

Pero es cierto que los números han cambiado desde 2007, y el modelo de Nordhaus ya no daría una evaluación tan pesimista. Sin embargo, en 2013, Nordhaus argumentó en su entonces nuevo libro sobre el cambio climático que la política óptima (dependiendo de los supuestos sobre la participación de los gobiernos del mundo, etc.) limitaría el calentamiento global de 2,3° C a casi 4° C, ya que Paul Krugman lo admite en su reseña del libro.

Por favor vuelva a leer mi última frase: a partir de 2013, William Nordhaus, quien acaba de ganar el premio Nobel por su trabajo en la economía del cambio climático, dijo que la ruta óptima del calentamiento global permitiría un aumento de la temperatura de al menos 2,3° C y posiblemente cerca de 4° C. Sin embargo, los medios de comunicación del IPCC le están diciendo al mundo que realmente deberíamos aspirar a 1,5° C de calentamiento para evitar una catástrofe, y que la diferencia entre 1,5° C y 2,0° C es enorme.

Nordhaus, fíjese, favorece un impuesto al carbono. Pero, a diferencia de la mayoría de las personas que escriben artículos en los medios de comunicación sobre cómo el mundo terminará pronto en una catástrofe climática global, Nordhaus reconoce que las políticas como los impuestos, los subsidios y las regulaciones conllevan costos.

Sin embargo, ignorar totalmente estos costos ha sido durante mucho tiempo el pan y la sal de los grupos de defensa del cambio climático, que evitan constantemente cualquier discusión sobre los costos y beneficios de la política de cambio climático en el mundo real.

Cualquiera que discuta sus planes políticos es denunciado como un negador del cambio climático, pero, como he señalado en el pasado, este es un intento deliberado para evitar admitir que el tema del cambio climático en sí mismo es independiente de lo que se debe hacer al respecto. En cambio, la estrategia es algo como esto:

Demasiado a menudo, la respuesta a preguntas como estas son agrias disputas acerca de cómo debemos actuar ahora. Pero, por supuesto, esa postura es similar a la de una persona que, después de ver que se acerca el invierno, reclama que todos construyan inmediatamente el refugio invernal a la manera que él diga. “¿No veis que está haciendo más frío?”, dice. “Si no construimos el refugio a mi manera, todos nos congelaremos”. Cuando se le plantean preguntas sobre si su plan de refugio es o no realmente la mejor forma de proceder o si podría ser más eficiente en coste un tipo distinto de refugio o si otros podrían construir su propio refugio, declara irritado “a vosotros, negacionistas del invierno, no os importa que muramos todos”.

Mientras tanto, en el mundo real, cualquier intento de abordar el tema del tratamiento del cambio climático, suponiendo que la magnitud del mismo como se describe en los informes de las Naciones Unidas sea preciso, requiere el reconocimiento de los costos y beneficios de las políticas.

De hecho, algunos activistas del cambio climático son tan firmes que se niegan a admitir incluso el papel de la evaluación de costos, que algunos activistas más razonables se han sentido obligados a tratar de convencer a sus colegas a través de un debate honrado, al señalar que muchas personas están más dispuestas a discutir el cambio climático si se admiten los verdaderos costos.

Pero muchos activistas se niegan a hablar sobre los costos porque saben que si los costos de la mitigación (es decir, los impuestos al carbono, etc.) son demasiado altos, es probable que las personas confíen en la otra estrategia de política de cambio climático, que es la "adaptación":

Ambos enfoques [adaptación y mitigación] pueden parecer esenciales, pero a algunos ambientalistas les preocupa que llamar la atención sobre la necesidad de adaptarse a un clima cambiante socave el apoyo público para impulsar el gasto en los esfuerzos para reducir el ritmo del calentamiento global.

En otras palabras, algunos activistas continúan simulando que no deberían tener que hablar sobre los costos de sus grandes planes para el control climático global. No quieren hablar de adaptación porque saben que en realidad puede ser más atractivo para muchas, muchas personas. Además, los esfuerzos de mitigación representan un riesgo debido a que se desperdician grandes cantidades de recursos en estrategias de mitigación sin que funcionen, luego el costo de oportunidad será extremadamente alto y habrá muchos menos recursos para las estrategias de adaptación. Pero, dado que es menos probable que las estrategias de adaptación requieran una gobernanza global, políticas energéticas de planificación centralizada o incluso impuestos al carbono, esto supondría un gran riesgo para una agenda política fundada en el establecimiento de una enorme burocracia climática mundial.

La estrategia de muchos activistas, por lo tanto, es seguir confiando en los medios de comunicación y los políticos para simplemente exigir que se haga algo, o la civilización humana colapsará. Esta es la estrategia de la "histeria", y con frecuencia es efectiva. Pero básicamente pretende que la escasez no existe cuando se trata de la planificación central y la regulación de la economía global en busca de la mitigación del calentamiento global.

¿Pueden incluso conocerse los costos reales?

Y además, por supuesto, está el problema de si es posible o no calcular realmente los costos de la mitigación. Los costos presentados por grupos como el IPCC tienden a centrarse solo en los costos aparentes de las políticas tributarias, los subsidios y otras estrategias de mitigación. Sin embargo, es imposible calcular de verdad lo regulatorio a lo largo del tiempo, las oportunidades que se pierden por prohibir ciertas tecnologías y los efectos de impuestos más altos y costos de energía en empresas nuevas y empresarios. Es a este nivel fundacional, empresarial y familiar donde se acumularán los costos reales, y es imposible lanzar un número y proceder con un análisis significativo de costo-beneficio. Es imposible predecir las futuras innovaciones y las oportunidades perdidas a medida que el mundo adopta lo que es esencialmente una planificación central con el propósito de manipular la atmósfera. Sin embargo, los defensores de la mitigación impuesta por el Estado hablan como si la mitigación fuera solo una ventaja, y el hecho de no actuar ahora conlleva una destrucción total. Es el habitual "¡Haz lo que decimos o morimos!" estrategia que es la marca de un plan carente de información sólida. La falta de voluntad para discutir detalles nos dice mucho.

Pero, como la investigación de Nordhaus ha demostrado, incluso si aceptamos todas las observaciones climáticas, las estimaciones de costos y la narrativa principal sobre el calentamiento global, todavía encontramos una cantidad alarmantemente escasa de atención a lo que realmente cuesta.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire