Mises Wire

Home | Wire | Brasil considera reducir su control de armas

Brasil considera reducir su control de armas

  • brazilflag1.PNG
0 Views

Tags Sistema LegalHistorial Mundial

10/02/2018

Desde apoyar al régimen militar de Brasil hasta convertirse en el Donald Trump brasileño, el candidato presidencial brasileño Jair Bolsonaro tiene un don para generar controversia. Según un informe de Reuters, Bolsonaro está considerando la relajación de las estrictas leyes de armas de Brasil. Para un país asediado por la violencia callejera, la propuesta de Bolsonaro es un soplo de aire fresco.

Brasil tiene un problema de violencia

Brasil presenta algunas de las ciudades más violentas del planeta. Según una clasificación reciente del Consejo de Ciudadanos para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP), 19 de estas ciudades están ubicadas en Brasil. Con una tasa de 30,8 homicidios por cada 100.000 personas en 2017, Brasil es uno de los países más violentos de América Latina.

El crimen organizado y las peleas entre pandillas rivales han contribuido a los niveles alarmantes de violencia en todo el país. Pero los elementos criminales no están solos en esta ecuación de violencia. Las medidas de seguridad de mano dura también han jugado un papel en las tasas de homicidio cada vez más altas de Brasil.

Tradicionalmente una función de los estados individuales, las fuerzas armadas brasileñas recientemente tomaron el control de la seguridad pública en Río de Janeiro. El actual presidente, Michel Temer, racionalizó esta medida extrema argumentando que "las circunstancias lo exigen".

En Brasil, el uso de la fuerza militar para combatir el crimen no es nada nuevo. El país ya goza de notoriedad por sus infames favelas (barrios marginales) que están plagados de violencia de pandillas. Como resultado, las fuerzas de seguridad militares y bien armadas se han desplegado en numerosas ocasiones para sofocar la violencia. Hasta ahora, la lucha bélica entre pandillas y fuerzas de seguridad ha producido un conteo significativo de cuerpos.

Según las cifras de Gunpolicy.org, Brasil tuvo aproximadamente 45.000 homicidios con armas de fuego solo en 2014. Incluso con una respuesta dura del Estado, no parece haber un final a la vista para los problemas de delincuencia de Brasil.

¿Más vigilancia es la bala de plata?

Se justifica la preocupación internacional por los niveles de violencia de Brasil. Sin embargo, los expertos tienden a proporcionar soluciones convencionales a los problemas de delincuencia en curso en Brasil, como los grupos de trabajo de policía y "anticorrupción" más eficientes. Estas propuestas de "sentido común", si bien son razonables, implican una mayor intrusión gubernamental en la vida de las personas y no atacan la raíz de los problemas de Brasil.

No es secreto. Brasil tiene una infraestructura de aplicación de la ley que no protege a su gente. El mismo Jair Bolsonaro fue víctima de un ataque punzante muy publicitado en la campaña electoral. Pero tales incidentes no se limitan a la clase política. Millones de brasileños que viven en zonas urbanas de todo el país deben hacer frente a la amenaza diaria de delitos violentos.

En una entrevista con el Consejo de Relaciones Exteriores, el investigador de armas John Lott reveló cómo el tiempo promedio de respuesta de la policía es de más de una hora en las zonas más pobres de Brasil; un tiempo de respuesta no confiable para un país que necesita desesperadamente un orden público. Esto lleva el adagio de "cuando los segundos cuentan, la policía está a solo minutos" a otro nivel.

Control de armas: El elefante de 800 libras en la habitación

La vigilancia policial cuestionable es solo la punta del iceberg. Las leyes de control de armas de Brasil son problemáticas para un país que sufre una epidemia de crimen generalizada. En la misma entrevista con CFR, Lott agrega otro hecho pasado por alto sobre la experiencia de control de armas de Brasil: “Entre 1992 y 2002, aprobó un total de dieciocho regulaciones y leyes de control de armas. Creo que esto es solo una continuación de la tendencia ".

A pesar de las numerosas regulaciones de control de armas que ya están en los libros, el crimen ha seguido aumentando. Para un brasileño respetuoso de la ley, conseguir un arma no es un paseo por el parque. Deben cumplir con los siguientes requisitos:

1. Tener 25 años de edad.

2. Tener una licencia

3. Pagar las tasas de inscripción.

4. Ir a través de extensas verificaciones de antecedentes

Gracias a estos aros regulatorios, solo el 3,5% de la población brasileña poseía armas de fuego legalmente antes de 2004. En resumen, el actual statu quo de control de armas de Brasil trata la posesión de armas más como un privilegio regulado en lugar de un derecho que las masas pueden ejercer libremente.

Brasil se está despertando

Afortunadamente, Bolsonaro no ha estado solo en su defensa de reformar las leyes de armas. Organizaciones como el Movimiento Viva Brasil han asumido el manto de expandir los derechos de armas en el país asolado por el crimen. El Movimiento Viva Brasil fue el centro de atención en 2005 cuando desempeñaron un papel integral en la derrota de un referéndum que habría prohibido las armas de fuego en Brasil.

Desde su victoria, el Movimiento Viva Brasil ha continuado su esfuerzo para ampliar los derechos de armas en Brasil. Y ahora podrían tener una gran ruptura política.

Tenso como siempre, el clima político de Brasil ha empeorado bruscamente desde que se celebró la Copa del Mundo en 2014. Desde que surgieron las noticias de varios escándalos de corrupción durante la Copa del Mundo, los dominós políticos han caído.

Primero, la presidente Dilma Rouseff fue impugnada por cargos de corrupción. Luego, el ex presidente Lula da Silva, fue encarcelado por corrupción y lavado de dinero.

Si se aprueba, la reforma de armas traerá la cordura muy necesaria a la escena política de Brasil. Los ciudadanos brasileños tendrían entonces una herramienta de empoderamiento en momentos en que la corrupción y la violencia están a la orden del día.

Ganando o perdiendo, Bolsonaro al menos ha abierto la conversación sobre un tema históricamente tabú en la política latinoamericana. Si Brasil es capaz de moverse en una dirección pro-armas, servirá como un faro de esperanza para una región latinoamericana que está casada con el control de armas.

Jose Nino is a Venezuelan-American political activist based in Fort Collins, Colorado. Contact: twitter or email him here.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire