Mises Wire

Home | Wire | ¿Por qué la economía austriaca está más basada en la realidad que el enfoque neoclásico?

¿Por qué la economía austriaca está más basada en la realidad que el enfoque neoclásico?

  • glasses1.JPG
0 Views

Tags Introducción a la Economía AustriacaHistoria de la Escuela Austriaca de EconomíaFilosofía y Metodología

[Publicado originalmente como «Economic Science and Neoclassicism» en la Review of Austrian Economics: Winter 1999]

Durante más de cuarenta años, los economistas han rechazado sistemáticamente el postulado de que la teoría económica debería ser realista. Desde que Milton Friedman (1953) esbozó esquemáticamente una metodología positivista para la economía, la mayoría de los estudiantes de nuestra ciencia han apoyado la opinión de Friedman y han afirmado que el único estándar de calidad del razonamiento económico era su poder predictivo. Las buenas teorías producen predicciones bastante correctas, mientras que las malas teorías producen predicciones erróneas.

Hoy, el fracaso total de este programa es patente. El positivismo no ha mejorado la previsión económica. Ha alentado la preocupación por los problemas puramente formales en economía matemática y teoría de juegos, y al mismo tiempo la multiplicación de estudios aplicados demuestra, en palabras de Frank H. Knight, que «el agua corre cuesta abajo». No es sorprendente, cada vez más los economistas buscan encontrar su camino entre la Escila de la irrelevancia formal y la Caribdis de la irrelevancia empírica. Cada vez más economistas se han interesado en enfoques alternativos que señalan vías para obtener perspectivas significativas sobre nuestro mundo.

Una de las pocas escuelas de pensamiento económico que se ha adherido consistentemente al postulado del realismo económico es la Escuela Austriaca.1 Por lo tanto, es de agradecer que Bryan Caplan (1999) haya evaluado críticamente los principios de los austriacos en un artículo reciente.2 Se concentró en los escritos de Ludwig von Mises y Murray N. Rothbard. Los trabajos de estos dos autores representan en sus ojos un paradigma verdaderamente alternativo dentro de la profesión económica, mientras que el trabajo de otros académicos austriacos, en particular, Hayek, Kirzner y sus seguidores, debe considerarse como complementario a, en lugar de completamente diferente de, la corriente neoclásica de hoy.

Caplan llega a la sorprendente conclusión de que el enfoque austriaco, a pesar de los esfuerzos de sus autores, es menos realista que el enfoque neoclásico que floreció en la era del benigno rechazo del realismo. Una discusión de estos puntos de vista es muy útil dado el creciente interés en el realismo económico. En este artículo, mostraremos que Caplan no identifica las diferencias importantes entre la economía austriaca y la neoclásica. Los errores de Caplan parecen estar todos enraizados en su incapacidad de comprender que la economía austriaca es una teoría de la acción (praxeología) en lugar de algún tipo de psicología aplicada. Por lo tanto, caracterizaremos brevemente el enfoque praxeológico hacia la explicación del comportamiento humano y luego discutiremos los principios principales de Caplan con algún detalle.

La Esencia del Análisis Praxeológico

Los seres humanos actúan. Emplean medios para alcanzar fines, y eligen medios y fines. Estos hechos son evidentes, simples y claros, y ningún economista razonable los niega. Lo que distingue al enfoque austriaco es su forma de tratarlos. Los austriacos basan su teoría económica que lo abarca todo exclusivamente en estos y otros hechos elementales similares. Hacen hincapié en que los seres humanos toman decisiones y que usan medios para alcanzar fines.

Sin embargo, ¿cómo es posible, podría preguntarse, explicar la acción humana por el hecho de que los seres humanos actúan? Explicar una cosa significa señalar una relación en la cual la cosa está. Podemos explicar el hecho de que una hoja cae al suelo por la existencia de la gravedad. Podemos explicar el hecho de que una bombilla enciende una habitación según ciertas leyes de la electricidad. Podemos explicar el hecho de que un automóvil funciona por el efecto combinado de ciertas propiedades del combustible, las leyes de combustión, etc. En todos estos casos, explicamos el hecho en cuestión al señalar su relación con otros hechos. Por lo tanto, una explicación presupone que el hecho es una secuela o corolario de los otros hechos. Sin embargo, los economistas austriacos sostienen que explican la acción humana por el hecho mismo de que los seres humanos actúan. ¿No es esto un razonamiento circular en lugar de una explicación de la acción?

La respuesta es que, estrictamente hablando, los economistas austriacos no explican en absoluto la acción humana. No relacionan la acción humana con otros hechos de los que sería secuela o corolario. Lo que hacen es analizar qué es la acción humana. Señalan que cada acción humana contiene relaciones entre los aspectos realizados y no realizados de esta misma acción. Los movimientos del cuerpo humano (comportamiento humano) y las actividades mentales (pensar, escuchar, etc.) se pueden explicar haciendo referencia a estas relaciones inherentes a la acción humana.

En resumen, la economía austriaca se basa en la idea de que el comportamiento humano y los pensamientos humanos son solo una parte de la acción humana, es decir, la parte que se realiza (que está «ahí»). Otras partes de la acción humana no están, o aún no, realizadas. Estos son, en particular, (a) los propósitos para los cuales actúan los seres humanos y (b) las alternativas olvidadas que podrían haberse elegido. Los propósitos y las alternativas perdidas obviamente no son parte del mundo en el sentido de que se realizan.

Sin embargo, no se puede negar que tienen algún tipo de existencia, y este hecho innegable coloca a los economistas austriacos en posición de explicar la manifestación realizada de la acción humana (comportamiento y pensamientos) como un corolario de la parte no realizada. Por ejemplo, podemos decir que George fue a trabajar para ganarse la vida, o que Judy cruzó la calle para llegar a la panadería. O, cuando observamos a una persona tocar el piano, podemos decir que toca el piano en lugar de hacer otras cosas. Añadimos otra explicación al afirmar que prefiere tocar el piano a hacer esas otras cosas. Y así. En todas estas explicaciones, utilizamos nuestro conocimiento de la acción humana para explicar la parte realizada por la parte no realizada o aún no realizada.

Así vemos cómo los economistas austriacos pueden construir todas sus teorías sobre los meros hechos que los seres humanos usan para lograr fines y que eligen medios y fines. Los economistas neoclásicos ni siquiera son conscientes de que este enfoque es posible. En cualquier caso, buscan explicar la acción humana en términos totalmente diferentes de sus colegas austriacos. Quieren analizar cómo las personas actúan como un corolario o una secuela de determinadas circunstancias; es decir, quieren explicar el comportamiento humano en términos de otros hechos observables e introspectivamente conocibles. Claramente, para realizar este tipo de análisis, uno necesita tener más que un simple conocimiento de las relaciones entre elementos realizados y no realizados de la acción humana. Por lo tanto, la teoría neoclásica del valor y la elección busca explicar cómo las personas tendrían o deberían actuar al relacionar su comportamiento con los sentimientos de dolor y placer, o más generalmente con los sentimientos de satisfacción. En resumen, la teoría neoclásica del valor no solo enfatiza que lo que sentimos determina cómo nos comportamos. Presupone que hay relaciones constantes entre nuestros sentimientos, por un lado, y nuestro comportamiento, por otro lado, que puede ser estudiado y descrito por la teoría del consumidor neoclásico.

Tales son los problemas que monopolizan la atención de los economistas neoclásicos. Su esfuerzo e ingenio nos han traído una gran literatura sobre teoría de juegos, problemas de maximización en diferentes entornos de mercado, caminos de equilibrio, etc. Sin embargo, toda esta literatura se basa en la premisa errónea de que hay relaciones constantes entre las condiciones de acción y la acción misma. La verdad es que no hay leyes que rijan las cosas que las personas eligen y los fines que persiguen.3

Independientemente de si uno está de acuerdo con esta condena apodíctica del enfoque neoclásico, el hecho importante es que este enfoque es categóricamente diferente de lo que hacen los economistas austriacos. Los dos campos ofrecen diferentes tipos de explicaciones del comportamiento observado. Los austriacos explican los elementos realizados de una acción (comportamiento observado) en términos de elementos no realizados de la misma acción. Dado que tanto los elementos realizados como los no realizados forman parte de la misma acción, diferentes aspectos del mismo hecho, no pueden estudiarse por separado. Cuando leo un libro, las otras cosas que podría haber hecho, y el propósito que persigo al leer el libro, son parte de mi acción. No son existencialmente independientes. Ni siquiera son reales. La única razón para tratar con ellos es que son parte de mi acción, que se manifiesta en mi comportamiento y en mis pensamientos, y que, por lo tanto, pueden usarse para explicar este comportamiento y estos pensamientos.

En contraste, los economistas neoclásicos buscan explicar los fenómenos observables (comportamiento) en términos de otros fenómenos observables (comportamiento de otras personas, condiciones físicas de acción) o fenómenos psicológicos («grados de insatisfacción»). Dado que todos estos fenómenos son existencialmente independientes entre sí, tiene mucho sentido analizarlos por separado. En particular, es significativo afirmar que una persona que actúa puede pensar que hay algo así como grados de falta de satisfacción y que, si mantiene tal idea, podría adoptar tres actitudes hacia cualquiera de los dos grados A y B de la expectativa de deseo-satisfacción. Podría pensar, de hecho, que A es mayor que B, o que B es mayor que A, o que son iguales. Sin embargo, es una cuestión totalmente diferente si la ciencia económica debe basarse en tales consideraciones, y qué tipo de explicación económica del mundo real se puede dar al referirse a ellas. Estas preguntas pueden discutirse fructíferamente examinando la crítica de Caplan a la economía austriaca con más detalle, una tarea a la que procederemos ahora.

Análisis de indiferencia

En su intento por demostrar la importancia del análisis de indiferencia y la falta de realismo de los austriacos, Caplan comienza dando una explicación algo imprecisa de por qué los austriacos rechazan el análisis de la indiferencia. Los austriacos, dice Caplan (1999, p. 825), argumentan que la indiferencia entre dos opciones A y B es «sin sentido porque no se puede demostrar en acción».

Sin embargo, sería más preciso decir que Mises y Rothbard consideran que la indiferencia es irrelevante para la explicación de la acción humana. El hecho es que una persona que actúa siempre hace algo. Este es el punto de partida para cualquier ciencia de la acción humana. Nuestro conocimiento de la existencia de alternativas de elección y de propósitos nos permite explicar este hecho. Por lo tanto, cuando vemos que Paul come helado, explicamos esta observación relacionándola con posibles acciones alternativas que Paul pudo haber realizado. Decimos que prefería comer helado a cualquier otra opción que hubiera tenido. Claramente, esta explicación sería imposible si asumiéramos que Paul era indiferente entre comer helado y otras actividades posibles. Todavía nos enfrentaríamos al hecho innegable de que él come helado, pero no pudimos explicarlo. La indiferencia psicológica de Paul es, por lo tanto, particularmente inadecuada como relato de lo que hace. Y, en general, la indiferencia es totalmente inadecuada como explicación de lo que hace la gente.

Caplan (1999, p. 825, n. 3) se refiere a la afirmación de Robert Nozick de que Rothbard utiliza implícitamente el análisis de indiferencia cuando afirma que las unidades de un bien son «intercambiables desde el punto de vista del actor» y que «cualquier libra concreta de la mantequilla fue evaluada en este caso perfectamente por igual por el individuo»(Rothbard 1993, pp. 18f.).4

Esta es una buena crítica del razonamiento de Rothbard en este caso particular. Pero es fácil conciliar la existencia de bienes homogéneos con la visión praxeológica de que cada uno de los bienes homogéneos tiene un valor diferente. Como dijo Mises:

La acción no diferencia entre cantidades concretas definidas de medios homogéneos. Pero esto no implica que agregue el mismo valor a las diversas porciones de un suministro de medios homogéneos. Cada porción se valora por separado. A cada porción se le asigna su propio rango en la escala de valor. Pero estos órdenes de rango pueden intercambiarse ad libitum entre las diversas porciones de la misma magnitud.

Si el hombre actuante tiene que decidir entre dos o más medios de clases diferentes, califica las porciones individuales de cada una de ellas. Asigna a cada porción su rango especial. Al hacerlo, no necesita asignar a las diversas partes de los mismos medios órdenes de rango que inmediatamente se suceden entre sí. (1998, pp. 119-20)

Así, ya en 1949 Mises anticipó y refutó con elegancia las críticas de Nozick. Notemos que Nozick destacó un pasaje del trabajo de Rothbard (que por cierto es contradicho por muchas de sus otras declaraciones) para formular una crítica en nombre de la metodología austriaca en general. Sin embargo, mientras que el desconocimiento de Nozick con la literatura económica austriaca es explicable, la misma excusa no se aplica a Caplan, que, después de todo, es un economista.

Caplan afirma además que Mises y Rothbard hacen «la suposición crucial . . . de que todas las preferencias se pueden revelar en la acción»(1999, p. 825). Esto debe ser un supuesto tácito, ya que Caplan no cita a Mises y Rothbard haciéndola. Pero, nuevamente, el punto de partida del análisis austriaco no es una teoría de la elección que flote libremente, que luego se aplica de alguna manera al mundo real, sino la acción humana real. La teoría de la elección se refiere a las relaciones que vinculan las partes realizadas y no realizadas de la acción humana, y al aplicar la teoría de la elección podemos explicar cualquier actividad dada relacionándola con otros elementos de la misma acción. Podemos relacionar una actividad con alternativas perdidas («Paul prefiere comer helado con todas las demás alternativas») o con propósitos («Paul come helado para crecer gordo y feo»). En ambos casos, explicamos un fenómeno del mundo real en términos de las relaciones en las que se encuentra.

Es en este contexto que tenemos que entender la crítica de Mises a la perspectiva conductista de fenómenos como la «hora punta en la estación Grand Central ». No hay leyes que relacionen el comportamiento de las personas que corren de un lado a otro con el comportamiento anterior o posterior. Sin embargo, podemos explicar su comportamiento al relacionarlo con los propósitos subyacentes, como ir de casa al tren, y de allí al trabajo, etc.

Teniendo esto en cuenta, es fácil dar una explicación económica del fenómeno psíquico de la indiferencia entre dos eventos. Por ejemplo, Paul puede ser indiferente entre comprar el suéter rojo o el verde. Un análisis económico de la acción de Paul podría enfatizar que prefiere ser indiferente en lugar de elegir entre el suéter rojo o el verde (lo que implica, por supuesto, que elige una tercera opción: quedarse de pie y mirar los distintos suéteres). También podría enfatizar que Paul no elige comprar un suéter rojo o verde por una cierta razón, por ejemplo, porque quiere mantener su dinero o porque quiere entregar una prueba (inútil) de la importancia de la indiferencia en accion humana. En resumen, la indiferencia como la conocemos por introspección es un hecho que debe explicarse. No es y, como hemos argumentado, no puede ser una explicación de la acción humana.

También es fácil lidiar con el contraejemplo de Caplan de una preferencia que no se revela en la acción. Dice Caplan (1999, p. 826):

mi preferencia por el helado en el instante actual no puede ser revelada, ya que cuando logré encontrar un vendedor de helados, el instante actual habría pasado. Comprar un helado en diez minutos a partir de ahora solo revela una preferencia por el helado en ese momento. Y, sin embargo, tengo conocimiento introspectivo de que quiero un helado en este momento.

Esta descripción de una «preferencia no revelada» es interesante solo como un relato del estado mental de los asuntos de Caplan (es decir, de un hecho que debe explicarse). Pero es irrelevante para la explicación de lo que hace Caplan. No nos dice por qué se sienta en su oficina y piensa en una «preferencia» por el helado que no se materializa en la acción. La ciencia económica puede explicar su comportamiento solo relacionando lo que Caplan hace con lo que podría haber hecho en su lugar. Afirma que Caplan prefiere pasar su tiempo imaginando una satisfacción que no puede obtener.

Cardinalidad

Caplan se propone criticar el rechazo de Rothbard al teorema de que «en equilibrio, la tasa de las utilidades marginales de los diversos bienes es igual a la relación de sus precios» (1999, pp. 826f.). Pero, sorprendentemente, Caplan no da ningún argumento en contra. Subraya que uno puede intentar «representar» las preferencias de un agente mediante una función de utilidad, y que las mismas preferencias también pueden ser «representadas» por cualquier otra función que deje el orden de preferencias sin cambios. Esto es verdad. ¿Y qué? El hecho crucial es que uno no puede dividir los rangos de preferencia entre sí y luego comparar el resultado con una relación de precios.

Es obvio que la igualdad entre la relación de las utilidades marginales (rangos de preferencia) y la relación de los precios solo podría existir bajo dos condiciones. Una, si los rangos de preferencia y los precios tenían la misma dimensión (es decir, si fueran el mismo tipo de cosas), entonces sus proporciones podrían ser, sin duda, iguales. Sin embargo, esta condición no se da ya que los rangos de preferencia y los precios son diferentes tipos de cosas. Por lo tanto, nos quedamos con dos, si tanto los rangos de preferencia como los precios se extendieran por su naturaleza de modo que sus ratios fueran cardinales, entonces estos cocientes también podrían ser iguales. Sin embargo, esta condición tampoco se da porque los rangos de preferencia son entidades no extendidas. Por lo tanto, uno simplemente no puede decir qué tan alto es un rango de preferencia. Se puede decir que un rango de preferencia A es más alto que un rango de preferencia B y más bajo que un rango de preferencia C. Eso es todo. La expresión «rango de preferencia A dividido por el rango de preferencia B» no tiene, por lo tanto, una dimensión cardinal y, como consecuencia adicional, uno no puede siquiera decir si es igual a otras razones.

Esto también es evidente por los problemas que encontramos una vez que intentamos interpretar el significado de «rango de preferencia A dividido por el rango de preferencia B.» ¿Qué significa exactamente la expresión «dividir» en este contexto? Nos aventuramos a decir que nadie puede decir lo que significa. Es tan insignificante como «un conejo dividido por un concierto para piano» o «un motor de combustión dividido por una oración», etc. Todo lo que podemos decir sobre la dimensión de «rango de preferencia A dividido por rango de preferencia B» es que es el «rango de preferencia A dividido por el rango de preferencia B» Pero obviamente esta es una expresión idiosincrásica, y dado que las expresiones idiosincrásicas por su naturaleza no tienen un denominador común, no existe la posibilidad de establecer igualdad entre ellas.

El mismo problema aparece en el lado de los ratios de precios. La opinión común que no ve ninguna dificultad en la comparación de las relaciones de precios es injustificada. El problema se hace evidente una vez que recordamos que los precios son en sí mismos ratios. Un precio no es solo «3 dólares», sino más bien «3 dólares/1 hamburguesa». Ahora considere los ratios de este precio con otros dos precios, por ejemplo, «1 dólar/1 plátano » y «2 dólares/1 refresco». la proporción de la hamburguesa y los precios del banano sería «3 bananas/1 hamburguesa», y la proporción de la hamburguesa y el precio del coque sería «3 refrescos/2 hamburguesas ».

Está claro que aquí encontramos exactamente los mismos problemas que el anterior en el caso de las proporciones de rangos de preferencia (ver Hülsmann 1996, cap. 6). El primer problema es interpretar el significado de las diferentes unidades. ¿Qué significa en realidad (plátano/hamburguesa) y (refresco/hamburguesa)? Pero el problema más importante es que todas estas proporciones son inconmensurables. Son idiosincrásicos al igual que los índices de rangos de preferencia. Es imposible saber si algún número de la dimensión (plátano/hamburguesa) es igual a otro número de la dimensión (refresco/hamburguesa).

Por lo tanto, la proposición central de la teoría neoclásica de los precios, de que en equilibrio la proporción de los rangos de preferencia de los diversos bienes es igual a la proporción de sus precios, es errónea en todas sus partes.

Continuidad

A continuación, Caplan se ocupa de la asunción de funciones continuas de oferta y demanda. Curiosamente, no hace ningún intento de defender esta suposición. Ni siquiera intenta probar que sea realista o necesario para ciertos propósitos analíticos. Su único punto es que el propio Rothbard usa este supuesto y que, por lo tanto, no puede objetar a los economistas neoclásicos que asumen lo mismo. Caplan observa que la falta de continuidad en las funciones de demanda y oferta es un argumento sólido incluso «contra el uso de construcciones algebraicas simples, como la intersección de líneas de oferta y demanda, que llenan las obras de Rothbard» (1999, p. 828).

Esta es una observación pertinente. Sin embargo, en todo caso, refuerza el argumento de la teoría de precios austriaca.

Primero, el único propósito de usar esos diagramas simples es facilitar la comunicación con los economistas neoclásicos en primer lugar. Y en claro contraste con sus compañeros neoclásicos, Rothbard (1993, capítulo 2) aplica la mayor precaución para enfatizar que una intersección de curvas de oferta y demanda en el mundo real es un caso poco probable, aunque posible.

Segundo, el equilibrio tiene mucho menos importancia en la economía austriaca que en el análisis neoclásico. Mises (1998, pp. 244 y siguientes) enfatizó que la única función del equilibrio es ayudar a explicar un componente del ingreso, a saber, la ganancia y la pérdida. Esto contrasta fuertemente con el paradigma neoclásico, en el que el equilibrio es una panacea analítica que impregna todas las instancias de teorización sobre el mercado. Por lo tanto, incluso admitiendo que Rothbard se contradice a sí mismo al atacar a los economistas neoclásicos por el supuesto de continuidad, esto es solo una pequeña contradicción que no afecta la mayor parte de su trabajo. Para el rechazo austriaco de la suposición de continuidad, simplemente implica que el equilibrio del mercado (que tiene una importancia muy limitada en primer lugar) no puede representarse como la intersección de las curvas de oferta y demanda. En contraste, para la teoría de precios neoclásica, el rechazo del supuesto de continuidad es fatal, ya que la esencia misma de este enfoque es describir (es decir, representar) el equilibrio en términos de álgebra y gráficos.

En tercer lugar, y lo más importante, la teoría de precios austriaca no depende en absoluto de la forma de las curvas de oferta. Para que el equilibrio sea posible, no es importante si podemos representarlo como la intersección de curvas. Por lo tanto, uno puede hablar de manera significativa sobre ganancias y pérdidas sin ninguna representación gráfica que tenga que basarse en suposiciones poco realistas como la continuidad.

Una breve mirada a La Acción Humana revela que el análisis de Mises del mercado y los precios no hace uso de curvas ni álgebra. Un lector superficial podría considerar esto como un signo de conservadurismo estilístico, pero en realidad se relaciona con la esencia misma de la teoría de precios austriaca. Mises no está realmente interesado en las preguntas que absorben los poderes creativos de los economistas neoclásicos. No busca explicar por qué y bajo qué condiciones las acciones de los participantes del mercado están «coordinadas» para que se logre el equilibrio. Más bien, el tema principal de su capítulo en el mercado es que los consumidores son soberanos porque sus decisiones de compra dirigen el mercado (Mises 1998, p. 270). Esto es cierto independientemente de lo que compren los consumidores y de la razón por la que realicen estas compras. Por lo tanto, Mises no se ocupa de la cuestión de qué compran, en qué condiciones y por qué. En su capítulo sobre precios, Mises afirma que el número de participantes en el mercado determina qué tan estrechos son los márgenes dentro de los cuales se determinan los precios. Sin embargo, independientemente del número de participantes en el mercado, los precios del mercado siempre están determinados por las decisiones de los compradores y vendedores marginales (pág. 324). Por lo tanto, todos los precios pueden explicarse como resultado del mero hecho de que los participantes del mercado prefieren un bien A sobre otro bien B (pp. 328f).

Ingresos y efectos de sustitución

Caplan (1999, pp. 828f) señala que ocasionalmente Rothbard se refiere a los efectos de ingreso y sustitución en su discusión de la forma de las curvas de oferta y demanda. Su crítica de que Rothbard, incapaz de derivar estos conceptos neoclásicos de su propia teoría de la utilidad, los toma prestados sobre una base ad hoc. Por lo tanto, es evidente, concluye Caplan, que los economistas neoclásicos obtuvieron ideas nuevas e intuitivas que ni los austriacos pueden lograr.

Probablemente hay pocos economistas austriacos que afirmarían que nada de valor podría aprenderse extra muros. Sin embargo, la conclusión de Caplan es prematura. El hecho de que Rothbard se refiera ocasionalmente a los efectos de ingreso y sustitución no garantiza la afirmación de que estos efectos se corresponden con algo real. Y no hace que la teoría austriaca de la formación de precios de la tierra y el trabajo dependa de ideas neoclásicas. Ya hemos señalado que Mises no se preocupó por la forma de las curvas de oferta o las motivaciones subyacentes de los participantes del mercado. Su teoría de precios enfatiza una característica mucho más fundamental de la formación de precios, por ejemplo, que todos los intercambios son (al menos ex ante) beneficiosos para ambas partes y que los empresarios evalúan los factores de producción en términos de su contribución relativa esperada al ingreso monetario generado por el proceso de producción. De ello se deduce que los consumidores dirigen la asignación de recursos en una economía de mercado. Nada de esto depende de la forma de las curvas de oferta o de la existencia de efectos de ingreso y sustitución.

Incertidumbre y probabilidad

Caplan se impone la tarea verdaderamente heroica de refutar la opinión de que el hombre que actúa se enfrenta a un riesgo no cuantificable.5 Como él (1999, p. 829) afirma, la incertidumbre en el análisis neoclásico «significa que existe una distribución de probabilidad conocida (objetivo o subjetivo) con más de un posible resultado. La elección en el mundo real de incertidumbre no es diferente de jugar un juego con reglas conocidas y múltiples resultados posibles». Caplan nota que a los ojos de Mises esta «incertidumbre» neoclásica no es ninguna incertidumbre, sino que debe considerarse como una probabilidad de clase y claramente diferenciado de la probabilidad del caso. Lo más importante es que la acción humana se caracteriza genuinamente por la probabilidad única y, por lo tanto, no cuantificable del caso. De ello se deduce que la elección de los participantes en el mercado no se puede describir adecuadamente como el resultado de un cálculo de probabilidad.

Basado en un solo trabajo sobre teoría de la probabilidad (Weatherford 1982) y sin discusión, Caplan ataca esta distinción fundamental entre probabilidad de clase y caso al afirmar que «cada evento es único; si la probabilidad cuantitativa no se aplica a eventos únicos, la probabilidad cuantitativa nunca se aplica a situaciones específicas reales» (1999, pág. 830, énfasis agregado).

Primero debemos señalar que, incluso si la tesis de Weatherford-Caplan fuera correcta, sería una confirmación en lugar de un problema para el enfoque austriaco. Después de todo, no es Mises, sino sus colegas neoclásicos, quienes basan su teoría de la elección en un cálculo de probabilidad.

Pero, ¿puede la teoría de la elección de Mises prescindir de la probabilidad cuantitativa? Esta es una gran píldora para los economistas criados en la tradición neoclásica y, obviamente, Caplan se muestra incrédulo cuando afirma: «La acción sin conocimiento de las probabilidades de diferentes eventos es difícil de concebir. Si pudiera tener $ 10 con certeza, o $ 100 con una probabilidad no cuantificable, no está claro cómo decidirá» (1999, pág. 832).

Sin embargo, el sentido común está claramente del lado de los austriacos. Pocas personas fuera de los departamentos de economía consideran problemático que no puedan cuantificar las probabilidades de eventos futuros. El hombre de negocios promedio no calcula sus ventas futuras esperadas. Más bien, los juzga como tales y como tales, y en base a este juicio, llega al mercado y compra factores de producción (consulte Hülsmann 1997, pp. 46f.). No son personas prácticas, sino profesores universitarios y otras personas con mucho tiempo para dedicar a la solución de rompecabezas cognitivos que ven un problema aquí. Reafirmemos por tanto lo obvio: los seres humanos actúan; ante alternativas inciertas y no cuantificables, eligen una de ellas. No existe ningún problema teórico en lo que respecta a estos hechos. Y la ciencia económica puede explicar el comportamiento bajo incertidumbre al relacionarlo con las alternativas de elección y con los propósitos de la persona actuante en consideración. Un problema surge solo una vez que nos aventuramos a determinar teóricamente cómo debería elegir esta persona o cómo elegiría como corolario de las circunstancias dadas. Pero incluso si no podemos resolver este problema, y ​​más adelante explicaremos por qué esto es así, esto no nos impide aplicar el análisis económico (austriaco). En resumen, no hay necesidad de resolver el problema que Caplan alega que es tan importante.

Caplan tiene otro argumento contra los austriacos. Citando a Weatherford fuera de contexto, pregunta: «¿podría alguien convencer a un astrónomo que trabaja que . . . puede que no haya probabilidad de que una estrella sea una gigante roja . . . cuándo sabemos que muchas son gigantes rojas?» (1999, p. 832). Caplan insinúa que esto no es significativo y que, por lo tanto, la negación austriaca de que las probabilidades en la acción humana son cuantificables es injustificada. Sin embargo, esta conclusión es injustificada. Mises admite que los eventos en la esfera de la acción humana tienen probabilidades. Incluso usa la expresión «probabilidad» para describir este hecho. Sólo esta probabilidad es la probabilidad de caso que no se puede cuantificar.

La pregunta teórica crucial es, por supuesto, por qué existe la probabilidad de caso o la incertidumbre en el sentido knightiano. Caplan pregunta «¿por qué los economistas creen que existe un tipo de ignorancia más radical (es decir, no cuantificable)?» (1999, pág. 831). Una respuesta simple es: porque de hecho existe algo como auténtica novedad y descubrimiento. Israel Kirzner está totalmente justificado en insistir en este hecho, aunque no lo explique en términos más fundamentales. Pero Caplan pudo haber encontrado tal explicación en los escritos de Mises y Rothbard, y también en los escritos de los economistas contemporáneos. Mises (1985, pp. 74ff., 186ff.) argumentó que la invención de nuevas ideas cambia una y otra vez la forma en que los seres humanos actúan en circunstancias de otra manera iguales. Como consecuencia, no hay constantes sino variables en la acción humana. La existencia misma del innovador impide cualquier intento de establecer regularidades de lo que los seres humanos eligen. Rothbard (1997a, capítulos 1–6) argumentó que el hombre es libre de cambiar de opinión y actuar de una manera diferente en condiciones de otra manera iguales.

Recientemente, Hans-Hermann Hoppe ha demostrado rigurosamente que cualquier teoría determinista de la elección (como el enfoque probabilístico) implica una contradicción ineludible.3 Argumenta que tal teoría debe presuponer alguna relación constante entre la acción en consideración (el evento que se explicará de manera estocástica) y otras acciones u otros eventos (las condiciones en las que se supone que existe la distribución estocástica). Esto, a su vez, presupone que el hombre no puede aprender porque cualquier adopción de nuevas ideas cambiaría la forma en que actúa en determinadas circunstancias y, por lo tanto, invalidaría las regularidades postuladas por el conjunto anterior de probabilidades. Sin embargo, suponer que el hombre no puede aprender contradice el supuesto necesario de cualquier actividad de investigación, es decir, que la investigación marcará la diferencia. Quienquiera que se proponga desarrollar un modelo de comportamiento humano, necesariamente asume que sus hallazgos tendrán algún impacto en su propia acción o en las acciones de otras personas (de lo contrario, esta investigación no tendría sentido). Si los modelos de comportamiento pasado cambian el comportamiento de una sola persona, esto también cambiará las condiciones de acción de todas las demás personas. Todo el mundo, tarde o temprano, cambiará su comportamiento para adaptarse a las nuevas circunstancias, que son provocadas por el modelo de comportamiento pasado.

De esto se deduce que no hay relaciones constantes entre la acción humana y las condiciones de acción que podrían ser descritas por las leyes estocásticas. En resumen, no hay leyes estocásticas que rijan el comportamiento humano. Ningún ser humano, por lo tanto, puede basar toda su toma de decisiones en ideas probabilísticas. Ex post puede clasificar eventos pasados ​​en modelos estocásticos, pero estos modelos no pueden resolver el problema principal de su decisión, que es anticipar una constelación única del futuro. Por lo tanto, tal modelado también es irrelevante para la explicación científica de la acción humana.

El sentido común y el rigor teórico están de nuevo del lado de los austriacos.

Preferencia demostrada, utilidad social y economía del bienestar

Rothbard basa la utilidad y la teoría del bienestar en el principio de preferencia demostrada. Este principio enfatiza que uno no puede decir cuáles son las preferencias de una persona que actúa como otra cosa que ver lo que realmente hace. Caplan ve un problema ya en este nivel elemental. Él objeta

Cuando dos personas firman un contrato, ¿realmente demuestran su preferencia por los términos del contrato? Tal vez simplemente demuestren su preferencia por firmar sus nombres en el papel que tienen delante. No hay pruebas sólidas de que la firma del nombre de uno en un pedazo de papel no sea una broma, o un esfuerzo para mejorar la caligrafía. (1999, p. 833)

Es cierto que en ocasiones puede ser difícil identificar los propósitos de una persona simplemente observando lo que hace. Sin embargo, el punto de Rothbard es mucho más fundamental. Independientemente de todos los problemas relacionados con la interpretación de las preferencias de las personas, estas preferencias solo se pueden evaluar a partir de lo que las personas realmente hacen. En resumen, la acción humana real es una condición necesaria para analizar las preferencias. En un nivel más sustancial, Caplan sostiene que el efecto general de las violaciones de la propiedad no puede estimarse en términos de utilidad sin una comparación interpersonal de la utilidad. Afirma: «Dado que la víctima pierde y la interviniente se beneficia de la aplicación de la coerción, sería imposible [identificar el efecto general en la utilidad social] sin una comparación de bienestar interpersonal verboten (1999, pp. 833f.). Este es un buen punto. Sin embargo, Caplan debería haber notado que los economistas austriacos han reconocido este problema antes que él, y al menos uno de ellos ha desarrollado una solución creativa.

La solución que tenemos en mente es la «ética de la argumentación» de Hoppe, cuya afirmación central es que solo la propiedad privada puede ser justificada, mientras que todos los argumentos a favor de las violaciones de propiedad son necesariamente auto-refutados.4 Claramente, cualquier forma de cooperación social presupone algún tipo de acuerdo, y Hoppe muestra que en todas las cooperaciones, las personas están de acuerdo con la existencia y el respeto de la auto-propiedad individual. Incluso el propietario de un esclavo que emite un comando, con este mismo comando, reconoce que solo el esclavo realmente controla (es decir, posee) a sí mismo. Esto no quiere decir que la ética de la argumentación postule que no hay violaciones de la propiedad propia. El punto es que la esclavitud, el asesinato, el robo, el robo, etc. no pueden justificarse sin contradicción porque cualquier justificación de este tipo supondría que incluso aquellos que buscan justificar el asesinato tendrían que respaldar el principio de la autopropiedad, para no ser capaces de participar en el debate.

Consideraciones muy similares se aplican a otras piezas de propiedad (manzanas, sillas, tierra, lecciones de música, etc.) que los seres humanos adquieren con la ayuda de sus cuerpos. Solo aquellas formas de apropiación que respetan la autopropiedad pueden justificarse, mientras que todas las demás formas de apropiación contradicen la autopropiedad y, por lo tanto, la base necesaria de la cooperación social. Por ejemplo, la ocupación se puede justificar porque el ocupador transforma un pedazo de tierra sin dueño con su cuerpo (que posee) y por lo tanto lo hace una extensión de sí mismo. Por el contrario, el uso de la tierra sin el consentimiento de su ocupador-propietario no puede justificarse más de lo que las violaciones de la propiedad propia pueden justificarse, por la misma razón que la tierra de residencia es una extensión del propio propietario.

Y, por lo tanto, ninguna violación de la propiedad puede justificarse porque en todos los casos no respeta la propiedad propia, que es el ingrediente necesario de cualquier cooperación. Las violaciones a la propiedad pueden ocurrir en formas puras como el asesinato. O podrían coexistir con la cooperación social, obstruyéndola parcialmente, como en el caso de una economía esclavista. Sin embargo, en todos los casos, por su propia naturaleza, contradicen la vida en la sociedad.

Indiquemos brevemente cómo se pueden aplicar estas ideas para crear los cimientos de una teoría austriaca del bienestar que no se basa en comparaciones de utilidad interpersonales. Para aplicar la ética de la argumentación a la economía del bienestar, simplemente debemos darnos cuenta de que todas las teorías del bienestar tratan con la acción dentro del marco de la sociedad. Ningún teórico del bienestar ha intentado tener en cuenta el efecto de la acción humana sobre los monos, o el efecto de la conducta de las hormigas en los seres humanos sobre el bienestar. Ahora, como ha demostrado Hoppe, las invasiones de propiedad privada deben rechazarse por ser incompatibles con los requisitos previos de la interacción social. En resumen, los derechos de propiedad privada sirven como un filtro para distinguir las acciones que forman parte de la vida en la sociedad de aquellas que son incompatibles con las relaciones civilizadas. Una violación de la propiedad no es un comportamiento social, sino una obstrucción parcial de la sociedad, comparable a la embestida de un animal salvaje. De esto se deduce que solo aquellas acciones que son compatibles con la vida en la sociedad pueden ser objeto de consideraciones teóricas de bienestar. Y las violaciones de propiedad deben disminuir el bienestar social por debajo del nivel que de otro modo habría alcanzado, ya que ahora hay menos relaciones civilizadas.

Tales son los esquemas de una teoría del bienestar consistente que se basa en una preferencia demostrada y una teoría de la justicia. Sin embargo, Caplan sostiene que otra ruta es más fructífera. Él piensa que la economía del bienestar puede basarse en el criterio de la superioridad de Pareto; es decir, de la idea de que las reasignaciones son eficientes siempre y cuando sean potencialmente superiores a Pareto. Dice Caplan:

Si bien la justicia y la eficiencia no son lo mismo, este criterio . . . tiene muchas ventajas sobre el enfoque de Rothbard. En particular, le permite a uno hacer juicios de eficiencia sobre el mundo real: para juzgar, por ejemplo, que el comunismo fue ineficiente, o el control de alquileres es ineficiente, o la piratería fue ineficiente. (Caplan 1999, pp. 834f.)

Sin embargo, Caplan no explica cómo y por qué son posibles los juicios de eficiencia. En particular, Caplan no aborda el argumento de Rothbard (1979) de que la pregunta crucial es para quién es eficiente e ineficiente el comunismo, el control de rentas o la piratería. Un liderazgo comunista podría considerar al comunismo una manera muy eficiente de legitimar la planificación gubernamental integral. Ciertos políticos pueden ver las leyes de control de alquileres como una forma eficiente de promover sus carreras, y el control de alquileres también puede ser eficiente desde el punto de vista de los inquilinos actuales.

El término «eficiencia» se refiere a la relación entre medios y fines. No se puede decir si un medio es eficiente sin considerar el fin que se debe alcanzar. Pero los fines son siempre los fines de los individuos, y en cuestiones políticas (comunismo, control de alquileres, etc.) estos fines individuales siempre son conflictivos. Por lo tanto, uno no puede decir si una política disputada es eficiente. Todo lo que uno puede decir es que es eficiente para algunas personas e ineficiente para otras.

Hay solo dos posibilidades para superar este problema. El primero es hacer comparaciones de valor entre individuos. Si la eficiencia de una política para una persona es mayor que la ineficiencia de la misma política para otra persona, se podría argumentar que la política aumenta la eficiencia general en la economía. Sin embargo, ni Caplan ni ningún otro autor ha demostrado cómo se pueden realizar tales comparaciones. En particular, nadie ha resuelto el problema de comparar entidades no extendidas como el valor, la utilidad, los rangos de preferencia, etc.

De este modo, se conduce al segundo tipo de solución, que consiste en abandonar todos los intentos de construir una economía del bienestar en la teoría del valor y buscar otras bases. Aquí es donde entra en juego la teoría de la justicia de Hoppe. En la actualidad, es decir, mientras nadie resuelva los problemas del enfoque de la teoría del valor, esta parece ser la ruta más prometedora para la economía del bienestar.

Bienes públicos

La visión austriaca del problema de los bienes públicos se basa en tres argumentos. Primero, no hay manera de juzgar si las personas realmente quieren un bien, y cuánto quieren de él, aparte de observar sus acciones. Por lo tanto, es injustificado pedir que la acción del Estado provea un bien que de otra manera no se produciría en cantidades suficientes. Si la gente está dispuesta a sacrificar lo suficiente de sus recursos, cualquier bien puede producirse sin la intervención del Estado.

En segundo lugar, no existe un criterio por el cual los bienes públicos puedan distinguirse de los privados. Esta dificultad surge en un nivel incluso más básico que la definición común de bienes públicos, que hace hincapié en la no rivalidad del consumo y la imposibilidad de excluir a otros usuarios. Fundamentalmente, un bien puede ser un bien público si produce efectos deseados o no deseados en personas diferentes a sus dueños (externalidades). Sin embargo, estas externalidades claramente no son una característica de un bien como tal, sino que dependen exclusivamente de los sentimientos subjetivos de esas otras personas. Siempre que cualquier persona que no sea el propietario se interese por un bien, se convierte ipso facto en un bien público. Como consecuencia, no hay medios para distinguir claramente entre bienes públicos y privados. Todos los bienes pueden ser bienes públicos. Y aún más incómoda es la implicación de que el estado de un bien puede cambiar de un segundo a otro por simple capricho subjetivo (ver Hoppe 1993, pp. 7f). Esto hace que el criterio de «ser público» no sea adecuado como base para la formulación de políticas en nombre del bien.

En tercer lugar, incluso si un bien pudiera identificarse adecuadamente como un bien público, no seguiría de ese modo que el Estado debería proporcionarlo. En otras palabras, aún sería necesario justificar la actividad estatal mediante un argumento normativo separado.

Caplan critica esta teoría por dos razones. Él observa que «el argumento se deriva de la teoría de la utilidad de Rothbard [que] como se argumentó en las secciones anteriores, es errónea» (1999, p. 835). Sin embargo, por las razones expuestas anteriormente, las objeciones de Caplan contra la teoría de la utilidad de Rothbard fallan el punto.5 Por lo tanto, podemos proceder a la segunda amonestación de Caplan. El dice que

El rechazo a priori de Rothbard del concepto de bienes públicos era simplemente el camino equivocado a tomar; hubiera sido más productivo señalar el problema de los bienes públicos del Estado junto con la sorprendente capacidad de los mercados libres para suministrar soluciones voluntarias a los problemas de los bienes públicos genuinos. (1999, p. 836)

Ahora, es necesario recordarse que el propósito original de la teoría de los bienes públicos era establecer un criterio racional para la intervención del Estado. El objetivo principal de la distinción público-privado era delimitar las condiciones bajo las cuales es útil o necesario que el Estado tome medidas. Claramente, en este contexto, el rechazo a priori de Rothbard del concepto de bienes públicos tiene mucho sentido, ya que el concepto no cumple el papel que se prometió desempeñar en primer lugar.

Visto desde el presente estado de la teoría de los bienes públicos, que admite la posibilidad de que el Estado no produzca bienes públicos, todo el debate se ha vuelto inútil. Si el Estado y el mercado no pueden producir bienes públicos, entonces los bienes públicos no son un tema relevante para la investigación orientada a las políticas. Más bien, uno tiene que presentar otros criterios que puedan cumplir el rol de delimitar un campo para las actividades del Estado. El análisis de estos criterios sería entonces una ocupación verdaderamente relevante para los economistas. Caplan aparentemente no está dispuesto a sacar esta conclusión. Su sugerencia de «señalar el problema de los bienes públicos del gobierno junto con la sorprendente capacidad de los mercados libres» es un síntoma de la lamentable situación actual en la que los economistas consumen sus energías en «análisis» egoístas sin importancia práctica.

Conclusión

Una mirada sobria a los supuestos que subyacen al análisis neoclásico revela que o no son realistas (continuidad, cardinalidad, etc.) o no son aplicables en los análisis económicos del mundo real (por ejemplo, la indiferencia psicológica). Y los neoclasicistas preCaplanes casi nunca afirmaron que lo fueran. En la medida en que los economistas convencionales se preocupaban por el realismo, sostenían que sus supuestos eran una aproximación útil de la realidad y que, en cualquier caso, no había una mejor teoría alternativa.

Parece claro, sin embargo, que existe una mejor alternativa en el enfoque austriaco en la medida en que puede confiar en el trabajo de Mises y Rothbard. Esto no quiere decir que estos dos autores hayan llevado a nuestra ciencia a un estado de perfección. Pero no se puede negar que han señalado un enfoque completamente realista hacia el análisis económico de nuestro mundo.

Este enfoque no es una «alternativa inexplorada», como afirma Caplan (1999, pág. 837). La corriente principal de los economistas todavía tiene que absorber las lecciones contenidas en los trabajos recopilados de Mises y Rothbard, y esto solo tomará un tiempo. Además, es un hecho, incluso si Caplan lo ignora, que muchos economistas contemporáneos han hecho contribuciones sustanciales que se basan en sus mejores partes en el marco misesiano. Por ejemplo, en monopolio y teoría de precios: Selgin (1988a), Block (1990), Salin (1996a, b) y Armentano (1999); en sistemas económicos comparativos: Hoppe (1989), Salerno (1990a) y Huerta de Soto (1992); en teoría del bienestar: Sennholz (1987), Thornton (1991), Cordato (1992) y Herbener (1997); En organización industrial: Klein (1996); en dinero y banca: Salin (1982; 1990), White (1989), Selgin (1988b), Hoppe (1994), Huerta de Soto (1998) y Nataf (1997); en teoría de bienes públicos: Hummel (1990) y Holcombe (1997) y Campan (1999); en la teoría del empresario: Kirzner (1973; 1992); En teoría de la elección pública: DiLorenzo (1988); En la teoría de la privatización: Salerno (1982), Hoppe (1991), Herbener (1992), Selgin (1996). Estos son solo ejemplos, y se refieren solo al campo de la teoría. Los austriacos contemporáneos han hecho contribuciones sustanciales también en la metodología, en la historia del pensamiento y en el trabajo aplicado.

La existencia misma de estas obras contrarresta las preocupaciones de Caplan de que aún no haya llegado el momento de un cambio de paradigma. La verdad es que la ciencia económica, si se desarrolla en absoluto, tendrá que pasar a la gran tradición de análisis realista que los economistas austriacos ayudaron a desarrollar durante más de cien años y de la que actualmente son los únicos representantes. Los futuros economistas tendrán que convertirse en misesianos, al igual que los astrofísicos de hoy deben convertirse en Einsteinianos.

Publicado originalmente en la Review of Austrian Economics: Winter 1999

Referencias

Armentano, Dominick T. 1999. Antitrust: The Case for Repeal.. 2ª ed. Auburn, Ala .: Instituto Mises.

Bloque, Walter. 1980. «On Robert Nozick’s ‘On Austrian Methodology» Investigación 23 (4): 397–444.

——. 1990. «The DMVP–MVP Controversy: A Note.» Review of Austrian Economics 4: 208–14.

Block, Walter y Kenneth M. Garschina. 1996. «Hayek, Business Cycles, and Fractional Reserve Banking: Continuing the De-Homogenization Process». Review of Austrian Economics 9 (1): 77–94.

Böhm-Bawerk, Eugen von. 1923. Gesammelte Schriften. F. X. Weiss, ed. Viena

—— . 1959. Capital e intereses. South Holland, Ill.: Prensa libertaria.

Campan, Gaël J. 1999. «Does Justice Qualify as an Economic Good?: A Böhm-Bawerkian Perspective». Quarterly Journal of Austrian Economics 2 (2): 21–33.

Caplan, Bryan. 1999. «The Austrian Search for Realistic Foundations.». Southern Economic Journal 65 (4): 823–38.

Cordato, Roy. 1992. Welfare Economics and Externalities in an Open-Ended Universe: A Modern Austrian Alternative. Boston: Kluwer Academic Publishers.

DiLorenzo, Thomas J. 1988. «Competition and Political Entrepreneurship: Austrian Insights into Public-Choice Theory». Review of Austrian Economics 2: 59–72.

Friedman, Milton. 1953. «The Methodology of Positive Economics». Ensayos en Economía Positiva. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago. Páginas. 3–43.

Haberler, Gottfried. 1963. Prosperity and Depression. Nueva York: anteneum.

Hayek, F. A. 1931. Prices and Production. Londres: Routledge.

—— . 1937. Nacionalismo monetario y estabilidad internacional. Londres: Longmans.

—— . 1979. La contrarrevolución de la ciencia. 2ª ed. Indianapolis, Ind .: Liberty Fund.

Herbener, Jeffrey M. 1992. «The Role of Entrepreneurship in Desocialization». Review of Austrian Economics 6 (1): 79–93.

—— . 1997. «The Pareto Rule and Welfare Economics». Review of Austrian Economics 10 (1): 79-106.

Herbener, Jeffrey M., Joseph T. Salerno y Hans-Hermann Hoppe. 1998. «Introduction to the Scholar’s Edition». En Mises (1998, pp. V-xxiv).

Holcombe, Randall G. 1997. «A Theory of the Theory of Public Goods». Review of Austrian Economics 10 (1): 1–22.

Hoppe, Hans-Hermann. 1982. Kritik der kausalwissenschaftlichen Sozialforschung. Opladen: Westdeutscher Verlag.

——— . 1989. Una teoría del capitalismo y el socialismo. Boston: Kluwer.

——— . 1991. «De-Socialization in a United Germany». Review of Austrian Economics 5 (2): 77-104.

——— . 1993. Economía y la ética de la propiedad privada. Boston: Kluwer.

——— . 1994. «How is Fiat Money Possible?—or, The Devolution of Money and Credit». Review of Austrian Economics 7 (2): 75–90.

——— . 1995. Economic Science and the Austrian Method. Auburn, Ala .: Instituto Mises.

Hoppe, Hans-Hermann y Joseph T. Salerno. 1999. «Friedrich von Wieser und die moderne Österreichische Schule der Nationalökonomie». Introduction to Friedrich von Wieser, Über den Ursprung und die Hauptgesetze des wirtschaftlichen Werthes. Düsseldorf: Verlag Handel und Wirtschaft.

Hülsmann, Jörg Guido. 1996. Logik der Währungskonkurrenz. Essen: Gestión Akademie Verlag.

——— . 1997. «Knowledge, Judgment, and the Use of Property». Review of Austrian Economics 10 (1): 23–48.

Huerta de Soto, Jesús. 1992. Socialismo, cálculo económico y función empresarial. Madrid: Union Editorial.

——— . 1994. Estudios de economía política. Madrid: Union Editorial.

——— . 1998. Dinero, Crédito Bancario y Ciclos Económicos. Madrid: Union Editorial.

Hummel, Jeffrey. 1990. «National Goods vs. Public Goods: Defense, Disarmament and Free Riders». Review of Austrian Economics 4: 88-122.

Jewkes, J. 1955. «The Economist and Economic Change». Economics and Public Policy. Washington, DC: Brookings Institution.

Kirzner, Israel M. 1966. An Essay on Capital. Nueva York: Augustus Kelley.

——— . 1973. Competition and Entrepreneurship. Chicago: Chicago University Press.

——— . 1992. The Meaning of Market Process. Londres: Routledge.

Klein, Peter. 1996. «Economic Calculation and the Limits of Organization». Review of Austrian Economics 9 (2): 3-28.

Knight, Frank H. 1921. Risk, Uncertainty, and Profit. Chicago: Hart, Schaffner y Marx.

Menger, Carl. 1871. Grundsätze der Volkswirtschaftslehre. Viena

——— . 1883. Untersuchungen zur Methode der Sozialwissenschaften. Viena

Mses, Ludwig von. 1981. Socialismo. Indianapolis, Ind .: Liberty Fund.

——— . 1985. Teoría e historia. 3ª ed. Auburn, Ala .: Instituto Mises.

——— . 1990. Cálculo económico en la comunidad socialista. Auburn, Ala .: Instituto Mises.

——— . 1998. La acción humana. Edición académica. Auburn, Ala .: Instituto Mises.

Morgenstern, Oskar. 1976. «Descriptive, Predictive, and Normative Theory.». En escritos económicos seleccionados de Oskar Morgenstern. A. Stoller, ed. Nueva York: editorial universitaria de Nueva York.

Nataf, Philippe. 1997. «Un système monétaire libre». Aux sources du modèle libéral français. Alain Madelain, ed.París.

Nozick, Robert. 1997. «On Austrian Methodology». Socratic Puzzles. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press.

Popper, Karl. 1964. La miseria del historicismo. Nueva York: Harper.

Rothbard, Murray N. 1993. Hombre, Economía y Estado. 3ª ed. Auburn, Ala .: Instituto Mises.

——— . The Logic of Action One: Method, Money, and the Austrian School. Cheltenham, Reino Unido: Edward Elgar.

——— . 1997b. The Logic of Action Two: Applications and Criticism from the Austrian School. Cheltenham, Reino Unido: Edward Elgar.

Salerno, Joseph T. 1982. «The 100 Percent Gold Standard: A Proposal for Monetary Reform». Supply-Side Economics. Richard Fink, ed. Fredrick, Maryland: Publicaciones Universitarias de América.

——— . 1990a. «Why a Socialist Economy is ‘Impossible’». Posdata de Mises (1990, pp. 51–71).

——— . 1990b. «Ludwig von Mises as Social Rationalist». Review of Austrian Economics 4: 26–54.

——— . 1993. «Mises and Hayek Dehomogenized». Review of Austrian Economics 6 (2): 113–48.

——— . 1999. «The Place of Human Action in the History of Economic Thought». Quarterly Journal of Austrian Economics 2 (1): 35–65.

Salin, Pascal. 1982. L'ordre monétaire mondial. París: Presses Universitaires de France.

——— . 1990. La vérité sur la monnaie. Paris: Ediciones Odile Jacob.

——— . 1996a. «Cartels as Efficient Productive Structures». Review of Austrian Economics 9 (2): 29–42.

——— . 1996b. «The Myth of the Income Effect». Review of Austrian Economics 9 (1): 95-108.

Selgin, George.1988a. «Praxeology and Understanding». Review of Austrian Economics 2: 19–58.

——— . 1988b. The Theory of Free Banking. Totowa, N. J.: Rowman y Littlefield.

——— . 1996. Bank Deregulation and Monetary Order. Londres: Routledge.

Sennholz, Hans. 1987. Debts and Deficits. Spring Mills, Penn.: Prensa libertaria.

Shackle, GLS 1972. Epistemics and Economics. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.

Thornton, Mark. 1991. The Economics of Prohibition. Salt Lake City: University of Utah Press.

Weatherford, Roy. 1982. Philosophical Foundations of Probability Theory. Boston: Routledge y Kegan Paul.

Blanco, Lawrence H. 1989. Competition and Currency. Nueva York: New York University Press.

  • 1. Ver en particular Menger (1871; 1883); Böhm-Bawerk (1959; 1923); Mises (1998; 1985); Hayek (1931; 1937; 1979); Rothbard (1993; 1997a, b); Kirzner (1966; 1973); y Hoppe (1989; 1993).
  • 2. Ver Caplan (1999, pp. 823f., 836, n. 24). Esta visión encuentra corroboración en estudios recientes realizados por economistas austriacos. Véase Rothbard (1997a, cap. 7); Salerno (1990b; 1993; 1999); Bloque y Garschina (1996); Herbener, Salerno y Hoppe (1989); y Hoppe y Salerno (1999).
  • 3. Véase Hoppe (1982; 1989, pp. 112f .; 1993, cap. 7; 1995, pp. 36ff.). Para declaraciones menos elaboradas de la misma idea, vea también Jewkes (1955, p. 83); Haberler (1963, pp. Xiii – xiv); Morgenstern (1976, p. 467); Rothbard (1997a, p. 6); y Popper (1964, p. vi – vii). Cabe señalar que la crítica de Hoppe al supuesto de relaciones constantes en la acción humana se refiere a las relaciones entre elementos realizados de la acción humana. Como hemos visto, esto no es lo mismo que afirmar que no hay relaciones constantes en la acción humana.
  • 4. Ver, en particular, Hoppe (1989, cap. 7; 1993, pt. 2 y apéndice).
  • 5. Incluso si la teoría de la utilidad de Rothbard estuviera equivocada, no seguiría, como afirma Caplan, que la teoría austriaca de los bienes públicos sería errónea. Estoy en deuda con David Gordon por este punto.

Jörg Guido Hülsmann is senior fellow of the Mises Institute where he holds the 2018 Peterson-Luddy Chair and was director of research for Mises Fellows in residence 1999-2004.  He is author of Mises: The Last Knight of Liberalism and The Ethics of Money Production. He teaches in France, at Université d'Angers. His full CV is here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire