Mises Wire

Home | Wire | ¿Está Argentina al borde de una revuelta fiscal?

¿Está Argentina al borde de una revuelta fiscal?

  • argent1.PNG
0 Views

«No podemos soportarlo más», proclama el economista y la sensación mediática Javier Milei desde su cuenta de Twitter. Él no está solo. Todo comenzó hace unas semanas con un «Twittazo» invitando a las personas a protestar contra los altos impuestos y el enorme gasto público. El hashtag #BajenLosImpuestos se convirtió rápidamente en un tema de tendencia. El 21 de marzo, lo que comenzó como una protesta virtual se está moviendo hacia el mundo real.

Organizada por prestigiosos economistas, fundaciones y grupos de expertos, miembros de la prensa, organizaciones estudiantiles y grupos de contribuyentes, la primera protesta contra impuestos de Argentina tendrá su epicentro en Buenos Aires a las puertas del Parlamento. Sin embargo, hay grupos en todo el país que trabajan para organizar eventos similares en ciudades como Rosario, Córdoba, Corrientes y muchas otras.

Cuando hizo campaña para el cargo en 2015, el presidente Mauricio Macri parecía consciente de la pesada carga fiscal del país. Sin embargo, la mayoría de sus promesas sobre la reducción de impuestos nunca se han hecho realidad. El único paso concreto dado por su administración, la eliminación progresiva de los impuestos a las exportaciones de productos agrícolas, fue «suspendido» debido a restricciones presupuestarias. Además, el Sr. Macri no solo no ha logrado reducir el gasto público sino que también ha creado algunos impuestos propios. El ejemplo más patético es un impuesto a las inversiones financieras a fines de 2017, que muchos señalan como una de las principales razones de la crisis financiera de 2018, que afectó a la administración de Macri hasta el punto de tener que negociar un paquete de rescate con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar un impago de la deuda soberana argentina.

La situación fiscal de Argentina es pésima. The Paying Taxes 2018, un informe emitido por el Banco Mundial y PWC, mostró un escenario horrible. Los contribuyentes enfrentan hasta cien impuestos y en el ítem de «impuesto total y tasa de contribución», el porcentaje es un imposible 106. En la misma categoría, América Latina en su conjunto tiene un 52,6%, Europa 39,6% y Norte América 38,9 por ciento.

Argentina posee otro récord vergonzoso. Es el país con más auditorías fiscales y redadas impositivas que cualquier otro lugar del mundo. Además, según el informe, Argentina es el país con más impuestos en el mundo y el quinto en lo que respecta a la evasión fiscal. No hace falta decir que, cuando la presión fiscal es del 106%, no hay otras formas de sobrevivir.

Al menos no podemos ser peores que esto, uno puede pensar. Pero, como resulta, se puede. Un informe reciente emitido por el think tank local no partidista IARAF - su Vademécum de Impuestos - afirma que individuos y compañías pueden enfrentar la grotesca cifra de 163 impuestos diferentes, 40 de los cuales son recaudados por el gobierno nacional, 40 por las diferentes autoridades provinciales, y un asombroso 82 por las administraciones municipales. Parece que no hay falta de creatividad fiscal, especialmente a nivel de ciudad.

Como consecuencia de esta gran política tributaria feudal, por cada 10 pesos que gasta un argentino, entre 3 y 8 pueden terminar en los bolsillos del gobierno. Quizás un ejemplo muy revelador son las compras de autos nuevos: cuando alguien compra un auto nuevo en el concesionario, él o ella pagará el 54,8 por ciento del valor del automóvil en impuestos, es decir, es literalmente más impuestos que el auto en sí. Una proporción similar puede observarse en productos textiles. El director de la Fundación Atlas 1853, Martín Simonetta, dijo una vez sobre esta situación: «Como soy pobre, tengo que comprar toda mi ropa en Miami».

Durante mucho tiempo, Argentina estuvo bajo lo que llamé Libertad económica improductiva. Las políticas fiscales estaban totalmente fuera de control, pero el estado era demasiado grande y demasiado torpe para cobrar sus cuotas. El resultado fue una situación en la que surgió una especie de libertad económica a partir de la informalidad que permitía la supervivencia pero no el crecimiento económico real.

Esto se debe a que la economía de mercado parece prosperar en entornos donde las personas pagan sus impuestos, porque pueden pagar sus impuestos. Gobiernos y Estados son una realidad. Mientras existan, los impuestos serán algo con lo que tendremos que lidiar. Por eso, es clave que sean bajos y simples. La alternativa es la incertidumbre del régimen y la ilegalidad. Este escenario se ha demostrado una y otra vez que es incompatible con el crecimiento económico sostenible.

Sin embargo, la utilización del impuesto a la renta por Néstor y Cristina Kirchner a principios de la década de 2000 puso a muchas personas al alcance de los recaudadores de impuestos. Por lo tanto, un trabajador que gana 38.301 pesos (un exiguo 994 dólares en el cambio actual) paga el 9 por ciento como impuesto a la renta. Por cierto, el impuesto sobre la renta es progresivo y la tasa más alta es del 35 por ciento. Además, según los expertos en impuestos, los argentinos tienen que trabajar el 60 por ciento del año para el estado. No obstante, el jefe de la agencia nacional de ingresos AFIP, el Sr. Leandro Cucclioli, expresó recientemente que no hay un final a la vista para este impuesto a la tortura. «Necesitamos que más personas paguen lo que tienen que pagar. Cuanto más formalicemos la economía, mejor para todos», dijo el fiscal en jefe.

Aunque parece que no todos están de acuerdo con él. Y los eventos del 21 de marzo podrían sacudir los cimientos de una clase política extractiva que ha estado probando los niveles de tolerancia de la sociedad durante demasiado tiempo.

Federico N. Fernández is a Senior Fellow at the Austrian Economics Center and President of the Fundación Internacional Bases.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire