¿Benefician a la economía las fusiones y adquisiciones?

¿Benefician a la economía las fusiones y adquisiciones?

06/13/2018Jeff Deist

La mega-fusión de 85.000 millones de dólares de AT&T con Time Warner parece dirigirse hacia la consumación, lo que creará una gran empresa de medios digitales con apoyo en la telecomunicaciones. ¿Pero esta interminable pelea por las órbitas oculares y los clics, la búsqueda por determinar qué plataformas elegirán los quisquillosos consumidores en años venideros crea realmente algún valor para los accionistas? ¿O acabará como la fusión AOL/Time Warner de 2000, un símbolo de predicciones optimistas injustificadas acerca del valor de fusionar plataformas tecnológicas?

Más allá de las empresas de medios digitales, se avecinan preguntas acerca del auge del mercado de fusiones y adquisiciones en general. ¿Es el mundo de estos acuerdos sobre todo mala inversión, como dice David Stockman, o al menos alguna actividad transaccional representa asignaciones orgánicas y sanas de capital? ¿Son los precios de valoración y compra de las empresas algo completamente desbocado, debido a un mercado bursátil impulsado por la Fed? ¿Las recompras de acciones, capitalizaciones creativas y fusiones horizontales inacabables intentan crear crecimiento “financiero” artificial en lugar de real?

Todas estas preguntas están sin responder y los lectores de mises.org no necesitan ninguna explicación de cómo los bancos centrales y los tipos bajos de interés crean malas inversiones. Pero (voz de tráiler de película) en un mundo controlado por los bancos centrales, la respuesta maldita es que nunca podemos saberlo. Eso es precisamente lo que dice Stockman: como la Fed controla el precio más importante de la economía (el tipo de los fondos de la Fed) es imposible saber el verdadero precio de nada.

El valor es subjetivo y oferta y demanda determinan los precios. Ambas mediciones se expresan en dólares.

Así que el brillante chico tecnológico que consigue 30 millones de dólares de un fondo de capital riesgo para una nueva gran idea puede haber creado valor para la sociedad, lo que lo justifica, o puede ser el afortunado receptor de un dinero barato disparado al azar y lanzado alrededor por gestores de fondos en busca de rendimiento que esperan que la idea del chaval multiplique el dinero por 20 o por 50 para cubrir las pérdidas en otros lugares.

Es cierto que esto vale para todos los mercados especulativos. Capital riesgo, fusiones y adquisiciones y bolsa tendrían distribuciones distintas de ganadores y perdedores sin la Fed. Pero uno de los grandes problemas de la banca centralizada es generalmente este: cuando manipulas el coste del dinero y el crédito, manipulas necesariamente esa distribución. Esto refuerza la percepción de que la riqueza es un juego trucado y de que en realidad crea una clase inmerecida de élites relacionadas con la Fed en sectores altamente “financializados”.

Una empresa que espera embolsarse dinero barato es Vice Media, una plataforma azarosa de medios centrada en lo que el cliché publicitario conoce como “mercado joven”. Os habréis topado con Vice.com o visto sus ubicuos vídeos en aviones o feeds de redes sociales. El enfoque es decididamente izquierdista, lo que no es una sorpresa, pero también bastante interesante: un vídeo reciente destacaba la trágica historia de Haití y la República Dominicana con explicaciones convincentes sobre el terreno.

Aun así, en el mejor de los casos, es una marca de nicho. Así que imaginaos pensar que Vice.com vale varios miles de millones de dólares, clasificándola entre las empresas privadas más valiosas de EEUU. Imaginad que pronto valdrá 50.000 millones de dólares, tal vez en una década. Imaginad pensar que la empresa está enormemente infravalorada, así que ponéis sobre la mesa 70.000 millones de dólares de vuestro bolsillo e invertís en algo que no entendéis muy bien, pero que imagináis que representa el pensamiento joven y revolucionario.

Podríamos llamar loco a una persona así, alguien que sufre de amnesia histórica en lo que se refiere a las burbujas punto com y de vivienda, que olvida la importancia de los fundamentales y las ganancias reales en empresa sobrevaloradas. Podríamos calificarlo como un idiota que se merece perder dinero. O podríamos llamarlo un genio, si todo acaba saliendo bien. De hecho, ese inversor de 70.000 millones de dólares de 2012 era nada menos que Rupert Murdoch, para todos un brillante y sagaz magnate de los medios, por no decir un duro inversor. Y no está solo, ya que un importante inversor en valores (TPG) invertía 450 millones de dólares solo un año antes.

Saltamos al día de hoy y Vice Media está en el alambre por una combinación de retraso en ingresos, un confuso grupo de plataformas y la lucha por entender las costumbres televisivas de los milenials. Así que puede que no se identifique fácilmente la próxima ronda de Murdochs y TPGs.

Vice, tenedlo en cuenta, produce “contenido” en lugar de bienes o servicios tangibles. Y no solo cualquier contenido, sino contenido innovador, que requiere una comprensión casi preternatural de los cambiantes panoramas de la redes sociales y las modas. Lo innovador es amorfo y se pierde rápidamente. Pero peor aún es el riesgo de una compañía estancada que se imagina que sigue siendo innovadora, es decir, a la que le falta conciencia de sí misma. Se me viene a la cabeza la ahora destrozada Rare, así como Buzfeed, ahora en aprietos.

Todo esto sugiere que Vice necesita a las personas correctas y un flujo constantemente nuevo de ellas para seguir siendo relevante. Esto es una hazaña incluso para el mundo más viejo y lento de la imprenta, como puede atestiguar cualquiera familiarizado con Rolling Stone o Spin. Así que invertir en Vice significa realmente invertir en personas, como su salvaje fundador Shane Smith, no en gestión, productos, marcas, procesos y sistemas. Y la gente es notablemente poco fiable.

Rupert Murdoch y TPG deberían estar preocupados.

Adendum: El mundo de los acuerdos hoy no es solo un fenómeno gran escala y que aparecen titulares. La actividad de los acuerdos en todos los tamaños de empresa es sólida, tanto en términos de volumen como de valor, a pesar de haberse enfriado algo con respecto a un pico reciente en 2015. Los compradores en fusiones y adquisiciones gastaron casi 5 billones de dólares anualmente, más de 1,5 billones de ellos en EEUU.

Las dos categorías principales de fusiones y adquisiciones distinguen entre compradores “estratégicos” y “financieros”.

Las adquisiciones estratégicas implican corporaciones existentes absorbiendo competidores, nuevas líneas de servicio, nuevas marcas o nueva tecnología, con el objetivo de una mayor integración vertical y economías de escala y gestión que hace posibles esa integración. “Sinergia” es la horrible palabra clave que se usa frecuentemente para describir a grandes corporaciones, ya sea fusionándose con una empresa de tamaño similar, absorbiendo negocios adicionales más pequeños como filiales o adquiriendo empresas ya establecidas para cubrir huecos en sus ofertas de productos y servicios.

Sin embargo, la integración vertical tiene un precio potencial. Como señala Rothbard en El hombre la economía y el estado, las empresas que se han convertido en demasiado grandes y dominantes en un sector se arriesgan a perder la perspectiva de las pérdidas y ganancias con respecto a los precios de transferencia entre filiales, la cantidad que cada filial “compra” a las otras bienes y servicios. Los ejecutivos corporativos que compran demasiadas empresas similares pueden encontrarse con información imperfecta acerca de las pérdidas y ganancias internas y así (como los planificadores soviéticos) convertirse en incapaces de asignar eficazmente recursos y poner precio a bienes/servicios finales.

Por norma, los compradores estratégicos son menos sensibles a los tipos de interés y las señales del banco central, porque las grandes empresas existentes a menudo ponen efectivo sobre la mesa o intercambian sus propias acciones valiosas. Cuando Amazon se limita a aportar 13.700 millones de dólares en efectivo para comprar Whole Foods, no lo hace para ganar dinero rápido o aprovechar los tipos bajos de interés (aunque sí emitiera deuda corporativa para conseguir parte del dinero). No se está dedicando abiertamente al tipo de ingeniería financiera que denosta David Stockman, aunque este si critique frecuentemente la falta de beneficios y dividendos de Amazon en relación con su desmesurado ratio P/E. Esencialmente, los compradores estratégicos (especialmente las corporaciones bursátiles) tienen a menudo el lujo de poder tomar decisiones de largo alcance.

Por contrario, los compradores financieros generalmente son fondos de inversión o de riesgo privados cuyos inversores quieren comprar una empresa y venderla en un plazo de 3 a 5 años. Cómo describe Peter Thiel en Zero to One, por cada inversión que funciona, la mayoría se apagarán. Así que el objetivo es evitar un exceso de aspectos negativos y así ganar tiempo para descubrir la gran inversión ganadora, una historia que Thiel conoce bien por su experiencia con PayPal, Ebay y Facebook (advirtamos que las empresas de inversión privada a menudo invierten en grandes empresas bursátiles; la distinción entre estratégica y financiera se basa en la identidad el comprador más que en la entidad objetivo).

Durante los buenos tiempos de las fusiones y adquisiciones privadas, desde mediados de la década de 1990 hasta el crash de 2008, Alan Greenspan y Ben Bernanke mostraron su compromiso en hacer barato y fácil el crédito y asegurarse de que las bolsas no estallarían. Así que los inversores privados en acciones respondieron racionalmente, comprando empresas con una relación de deuda de 1 parte a 6,7, 8 o más. A menudo la parte 1 de deuda estaba dividida en tramos y distribuida entre diversos fondos, aislando el riesgo de pérdida todavía más.

Tened en cuenta que la mayoría de los pagos corporativos de intereses son deducibles a efectos fiscales, mientras que los pagos de dividendos no lo son. Así que tiene sentido cargar a una empresa con deuda barata y usar los ingresos para pagar rápidamente esa deuda (mientras se deduce la porción del interés) en lugar de financiar gastos no deducibles de capital para mejorar la productividad futura. ¿Por qué preocuparse acerca de capex, desarrollo de producto o mejora de fábricas cuando de todas maneras planeas vender la empresa en tres años? Cárgala de deuda, despide a la dirección, coloca supervisores, pon todos los dólares disponibles a atender la deuda y lárgate antes de que empiece a mostrarse cualquier grieta a largo plazo. Después de todo, siempre habrá otra empresa de inversión privada (o IPO) esperando a comprar.

Este modelo es el que llevó a Mitt Romney de ser sencillamente un hombre rico a ser un hombre muy rico.

Es poco sorprendente que los gestores de fondos y los CEO corporativos desarrollaran una mentalidad a corto plazo: la política monetaria casi lo reclamaba. Y es poco sorprendente que los valores de las empresas aumentaran hasta alturas de locura, con muchos tratos financieros cerrados con un precio de compra que multiplicaba las ganancias por 10 o por 12.

Todo esto está impulsado por el crédito barato y todo se derrumbó en 2008. Pero si el volumen de fusiones y adquisiciones es un indicador, no hemos aprendido nada.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Descansa en paz, Justin

06/27/2019Jeff Deist

Justin Raimondo, editor de AntiWar.com y gran amigo del Instituto Mises, ha fallecido.

Demasiado joven, podríamos añadir, a los 67 años. No podemos sino lamentar el silenciamiento de su voz y reconocerlo como el escritor de política exterior libertario más importante de las últimas décadas.

Sin embargo, a diferencia de muchos defensores de la paz, Justin leyó y comprendió la economía, sin mencionar la historia y la teoría política.

Justin era bien conocido por muchos lectores de mises.org. Es autor de dos libros importantes en el género paleolibertario: Reclaiming the American Right: The Lost Legacy of the Conservative Movement, en el que pidió que se volvieran a los principios no intervencionistas de la «vieja derecha» de Taft/Garrett y An Enemy of the State, su biografía de su gran amigo Murray N. Rothbard. Compartía un vínculo especial y una amistad con Rothy los dos pasaron incontables horas juntos trabajando y socializando. Tuve el placer de enviabard, rle correos electrónicos y de llamarlo de vez en cuando durante todo el año, y lo entrevisté aquí. Siempre salía de allí riéndome de su enfoque de «no tomar prisioneros», y fortalecido por su implacable determinación.

Justin realmente dio el paso durante la guerra de Kosovo de Bill Clinton, por lo que criticó al ex presidente (y a su esposa) sin piedad. Kosovo puso a Antiwar.com en el mapa e hizo de Justin una estrella en los círculos libertarios. Su lengua y su pluma afiladas, bien traducidas a través de un teclado. Y su estilo mordaz, junto con la investigación real y un amplio conocimiento de los asuntos mundiales, dieron lugar a un nuevo tipo de periodismo en línea. Ciertamente, muchos de nosotros recordamos con cariño el marcador Antiwar.com en los años 90 y 2000, esperando ansiosamente el último ataque de Justin contra algún tirano o aprovechado de la guerra que lo merezca.

Aquí hay una muestra de su firma de pols auto-importante, de hace sólo unos años:

Libia, Siria, Irak, Kosovo – estos países, que se encuentran en ruinas, son monumentos grotescos a la criminalidad de las operaciones estadounidenses de «cambio de régimen», que han causado estragos en todas partes donde han tenido éxito. Con un historial como este, es increíble que a la misma manada de buitres en Washington se les permita seguir su camino alegre, sin tener que responder ante nadie por sus crímenes. De hecho, los dos principales candidatos a la candidatura presidencial demócrata, la Sra. Clinton y el senador Bernie Sanders, apoyaron esta desastrosa guerra.

Y, por supuesto, nunca se quedó sin guerras que cubrir. Te echaremos de menos, viejo amigo.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Bovard: la Corte Suprema reescribió la ley FOIA en la ley por la libertad de información

06/27/2019James Bovard

Esta semana la Corte Suprema dictaminó que el gobierno federal puede mantener en secreto los totales de las ventas de sellos de alimentos de las tiendas de comestibles. Por una votación de 6 a 3, el tribunal decidió que dichos registros comerciales están exentos de divulgación en virtud de la ley federal de libertad de información (FOIA, por sus siglas en inglés). Este caso, iniciado hace ocho años por Argus Leader (miembro de la red USA Today), es otro hito en la ocultación de datos federales del pueblo estadounidense.        

La corte confirmó el secreto de los datos de las ventas al por menor a pesar de que no había pruebas de que esa divulgación pudiera perjudicar a nadie. El editor de noticias de Argus Leader, Cory Myers, calificó la decisión como «un golpe masivo al derecho del público a saber cómo se están gastando sus impuestos y quién se está beneficiando».

Las controversias sobre el programa de cupones de alimentos se han multiplicado como evidencia acumulada que revela que el programa es un desastre de salud pública. Un estudio de 2017 publicado en BMC Public Health encontró que los beneficiarios de cupones de alimentos tenían el doble de probabilidades de ser obesos que los no beneficiarios elegibles. Esto confirma un informe del USDA del 2015 que reveló que los beneficiarios de cupones de alimentos tienen más probabilidades de ser obesos que los no beneficiarios elegibles (40% vs. 32%). Pero los federales han buscado consistentemente limitar la información pública sobre el programa.

Los partidarios de los cupones de alimentos y los minoristas de alimentos ayudaron a bloquear una propuesta del Congreso de 2013 para revelar cómo los beneficiarios gastan realmente los cupones de alimentos. Una encuesta limitada del USDA publicada en 2016 indicó que las bebidas endulzadas con azúcar son los artículos en los que los beneficiarios de los cupones de alimentos gastan más dinero, pero abrir los datos de ventas a nivel nacional para revelar qué es lo que la gente compra en todo el país haría mucho más para estimular la reforma de los cupones de alimentos y dejar de subsidiar la comida chatarra. ​​​​​​

Lea el artículo completo en USA Today

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La Corte Suprema de los Estados Unidos tiene razón en la pregunta sobre el censo de la ciudadanía, pero por las razones erróneas

06/27/2019Ryan McMaken

La Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó el jueves que la administración Trump no puede incluir una pregunta sobre la ciudadanía en el formulario del censo de 2020.

En respuesta a los esfuerzos por añadir una pregunta del censo que preguntaba a los encuestados sobre la ciudadanía, varios estados grandes de los EE.UU. demandaron a la administración, alegando que la pregunta llevaría a una subestimación del verdadero número de residentes en cada estado.

Sin embargo, el tribunal no dictaminó que la cuestión no pudiera utilizarse en ningún caso.

Según la NBC:

La mayoría de la corte dijo que el Estado tiene el derecho de hacer una pregunta sobre la ciudadanía, pero que necesita justificar adecuadamente el cambio de la práctica de larga data del Departamento del Censo. La justificación de la administración de Trump era «artificiosa», escribió Roberts, y no parecía ser la razón genuina del cambio, posiblemente implicando que la razón real era política.

El caso, Department of Commerce et al v. New York et al, fue decidido por una mayoría de 5-4, con el Presidente de la Corte Suprema John Roberts uniéndose a los cuatro llamados jueces liberales.

El censo es demasiado intrusivo

El efecto de la sentencia es bueno: limita el número de preguntas en el formulario del censo y, por lo tanto, la cantidad de información personal recopilada por los encuestados. Sin embargo, el fallo no ofrece un alivio real de una larga tradición del gobierno de los EE.UU. que utiliza el censo decenal para recopilar datos innecesarios en ninguna parte exigidos por las disposiciones de las constituciones de los EE.UU. sobre el censo.1

Diseñado inicialmente como un simple medio para distribuir a los miembros del Congreso y dibujar los distritos del Congreso, el censo de los Estados Unidos se ha transformado en un programa diseñado para recopilar datos que pueden ayudar al gobierno de los Estados Unidos a justificar y planificar una amplia gama de programas e iniciativas gubernamentales.

Los primeros formularios del censo no recogen mucha información más allá del número total de personas, ya sean hombres o mujeres, la edad que tienen y si son esclavos o no.

Sin embargo, para el censo de 1870, el gobierno estaba haciendo preguntas sobre el lugar de nacimiento y la ciudadanía. Las preguntas sobre la ocupación, la alfabetización y la discapacidad comenzaron incluso antes. En 1860, era aparentemente esencial que el gobierno federal supiera si una persona era «sorda y muda, ciega, loca, idiota, mendiga o convicta».

La cuestión de la ciudadanía

El hecho de que las cuestiones de ciudadanía comenzaron en 1870 es significativo. Antes de la década de 1870, se creía ampliamente que la regulación de la inmigración no era responsabilidad de los gobiernos federales. Algunos gobiernos –especialmente los de Nueva York y Massachusetts– promulgaron restricciones a la inmigración a mediados del siglo XIX. Pero tanto el Congreso como la Corte Suprema se opusieron a la idea de imponer límites federales a los migrantes.

Esto cambió con las nuevas leyes federales de inmigración aprobadas en 1882.

Más o menos al mismo tiempo, los legisladores federales comenzaron a instruir a los trabajadores del censo para que hicieran un seguimiento de los asuntos relacionados con el lugar de nacimiento, la inmigración y la ciudadanía.

A medida que el papel del gobierno se amplió aún más, se añadieron más preguntas. Éstas incluían preguntas sobre empleo, vivienda, grupo étnico y más.

En la década de 1920, Herbert Hoover, que apoya la expansión del papel de la oficina del censo en la fecha estadística, se convirtió en jefe del Departamento de Comercio de Estados Unidos. Hoover usó su posición para presionar por más recolección de datos. No es de sorprenderse que el papel de los datos del censo se expandiera aún más con el New Deal.

En otras palabras, los legisladores necesitaban cada vez más información estadística para justificar una marea creciente de nuevos programas federales y para afirmar que los recursos se estaban distribuyendo de manera equitativa y racional.

Oposición a la recolección de datos censales

Reconociendo esta estrecha conexión entre la planificación gubernamental y los datos del censo, así como las posibles violaciones de la privacidad, algunos activistas políticos y responsables de la formulación de políticas han alentado a negarse a responder a las preguntas del censo.

Por ejemplo, en el momento del censo de 2000, tanto el líder de la mayoría del Senado Trent Lott como el candidato presidencial George W. Bush aconsejaron a los estadounidenses que no respondieran a las preguntas que «creían que invadían su privacidad». Ese puede haber sido un buen consejo, especialmente desde que la Oficina del Censo admitió recientemente que no protegió la información personal recopilada sobre 100 millones de estadounidenses.

El hecho de que tanto Lott como Bush fueran políticos republicanos no es una coincidencia. En ese momento, hubo un movimiento significativo -aunque no abrumador- entre las bases conservadoras que insistían en que los estadounidenses debían negarse a responder a las preguntas del censo -ya fuera en la forma corta o en la nueva forma larga de la AEC- que iba más allá del número de la población.

El movimiento ahora parece haberse vuelto loco con los partidarios de Trump insistiendo en que es totalmente apropiado usar las preguntas del censo para otros propósitos que no sean contar a los residentes de los EE.UU. – y exigir respuestas honestas.

Mientras tanto, aquellos que buscaban mantener la cuestión de la ciudadanía fuera del formulario del censo se encontraban, en su mayor parte, entre las personas que insisten en que una amplia gama de datos recopilados en el censo es necesaria para distribuir cientos de miles de millones de dólares en folletos financiados por los contribuyentes a las poblaciones objetivo.

A ellos les parece bien hacer muchas preguntas sobre el censo. Sólo se oponen a la cuestión de la ciudadanía. Mientras que estos opositores de la cuestión de la ciudadanía afirman estar motivados por obtener un recuento exacto, la verdadera razón es probablemente política: no quieren que la ciudadanía se convierta en un balón de fútbol político en los debates de redistribución de distritos o en los debates sobre el tamaño y el alcance de la población residente no ciudadana.

Esa es una posición comprensible, pero sería mejor si los que se oponen a la cuestión de la ciudadanía fueran más honestos sobre sus motivaciones.

Tal como están las cosas, el fallo actual de la Corte Suprema de los Estados Unidos tiene implicaciones para la política partidista. Pero hace poco para frenar a la oficina del censo o para devolver el censo decenal a sus propósitos originales.

  • 1. No es que un mandato constitucional haga que otras cuestiones sean deseables o morales. La recopilación de datos del gobierno siempre ha sido una herramienta importante para aumentar el poder del gobierno. Una disposición constitucional que autorice la recolección de datos no cambia esta realidad.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Mientras los Demócratas presionan por un «impuesto a la riqueza», aquí está la razón por la que otros países se deshicieron de él

Escribí hace cinco años sobre la creciente amenaza de un impuesto sobre la riqueza.

Unos amigos me dijeron que estaba siendo paranoico. La multitud en Washington, me aseguraron, nunca sería tan tonta como para imponer tal impuesto, especialmente cuando otras naciones como Suecia han revocado los impuestos sobre la riqueza debido a su impacto perjudicial.

Pero, parafraseando a H.L. Mencken, nadie se rompió nunca subestimando la estupidez de los políticos.

Ya escribí este año sobre cómo la gente de la izquierda está demonizando la riqueza con la esperanza de crear un ambiente receptivo para esta capa extra de impuestos.

Y algunos ricos masoquistas están vendiendo el mismo mensaje. Esto es lo que reportó el Washington Post.

Un grupo de estadounidenses ultrarricos quiere pagar más en impuestos, diciendo que la nación tiene una «responsabilidad moral, ética y económica» para asegurar que lo hagan. En una carta abierta dirigida a los candidatos presidenciales de 2020 y publicada el lunes en Medium, los 18 signatarios instaron a los líderes políticos a apoyar un impuesto a la riqueza sobre la décima parte del 1 por ciento más rico de los estadounidenses. «Sobre nosotros», escribieron. ...La carta, que enfatizaba que no era partidista y que no debía interpretarse como un respaldo a nadie en 2020, señalaba que varios candidatos presidenciales, entre ellos la senadora Elizabeth Warren (D-Mass.), Pete Buttigieg y Beto O'Rourke, ya han mostrado interés en abordar la asombrosa desigualdad de la riqueza de la nación a través de los impuestos.

No estoy seguro de que una carta de «por favor cóbrenos impuestos» de un puñado de izquierdistas ricos merezca tanta cobertura en las noticias.

Aunque, para ser justos, no son los únicos ricos masoquistas.

Otro rico con sentimientos culpables escribió para el New York Times que quiere que el Estado tenga más de su dinero.

Mis padres me vieron construir dos compañías de Fortune 500 y convertirme en una de las personas más ricas del país. ...Es hora de empezar a hablar seriamente de un impuesto sobre la riqueza. ...No me malinterpreten: no estoy abogando por el fin del sistema capitalista que ha producido algunas de las mayores ganancias en prosperidad e innovación en la historia de la humanidad. Simplemente creo que es hora de que aquellos de nosotros que tenemos una gran riqueza nos comprometamos a reducir la desigualdad de ingresos, empezando por la demanda de que se nos imponga una tasa más alta que a los demás. ...terminemos con este cansado argumento de que debemos retrasar la fijación de las inequidades estructurales hasta que nuestro gobierno esté funcionando tan eficientemente como las compañías más rentables. ...no podemos perder más tiempo jugando con los bordes. ...Un impuesto sobre la riqueza puede empezar a abordar la desigualdad económica que erosiona el alma de la fuerza de nuestro país. Puedo permitirme pagar más, y sé que otros también pueden hacerlo.

Cuando leo este tipo de tonterías, mi instinto inicial es decirle a este tipo de personas que escriban un gran cheque al IRS (o, mejor aún, que me envíen el dinero como una forma personal de redistribución a los menos afortunados). Después de todo, si realmente piensa que no debería tener tanta riqueza, debería poner su dinero donde está su boca.

Pero los izquierdistas ricos como Elizabeth Warren no hacen esto, y supongo que el autor de la columna de NYT tampoco lo hará. Al menos si las acciones de otros izquierdistas ricos son una guía.

Pero no quiero centrarme en la hipocresía.

La columna de hoy trata sobre la economía destructiva de los impuestos sobre la riqueza.

Un informe del Centro Mercatus hace un punto muy importante sobre cómo un impuesto sobre la riqueza es realmente un impuesto sobre la creación de nueva riqueza.

Los impuestos sobre la riqueza han estado históricamente plagados de movilidad «ultra millonaria». ...El Impuesto Ultra-Millonario, por lo tanto, contiene «fuertes medidas contra la evasión» como un impuesto de salida del 40% sobre cualquier hogar objetivo que intente emigrar, tasas mínimas de auditoría y mayores fondos para la aplicación del IRS. ...el impuesto a la riqueza del senador Warren se dirigiría a los....hogares que alcanzaron el umbral (alrededor de 75.000) se les exigiría que valoraran todos sus activos, los cuales estarían sujetos a un impuesto del dos o tres por ciento cada año. El equipo del senador Warren estima que todo esto aportaría 2,75 billones de dólares a la tesorería federal en diez años... un impuesto sobre la riqueza sería casi con toda seguridad anti-crecimiento. ...Un impuesto sobre la riqueza podría no hacer que los indicadores económicos se desplomaran inmediatamente, pero la economía estadounidense eventualmente se volvería menos dinámica y competitiva.... Si la riqueza de un hogar crece a una tasa normal (digamos, cinco por ciento) entonces el impuesto anual del tres por ciento sobre la riqueza equivaldría a un impuesto del 60% sobre la riqueza neta agregada.

Alan Viard del American Enterprise Institute hace el mismo comentario en una columna para Hill.

Los impuestos sobre la riqueza funcionan de manera diferente a los impuestos sobre la renta porque la misma cantidad de dinero se grava repetidamente año tras año. ...Bajo un impuesto a la riqueza del 2%, un inversionista paga impuestos cada año equivalentes al 2% de su riqueza neta, pero al final paga impuestos cada década equivalentes a un 20% de su riqueza neta. ...Considere un contribuyente que tiene un bono a largo plazo con una tasa de interés fija del 3% cada año. Debido a que un impuesto a la riqueza del 2% captura el 67% del ingreso por intereses que el tenedor de bonos gana cada año, es esencialmente idéntico a un impuesto al ingreso del 67%. El impuesto propuesto recauda los mismos ingresos y tiene los mismos efectos económicos, ya sea un impuesto a la riqueza del 2% o un impuesto sobre la renta del 67%. ...El impuesto a la riqueza del 3% que Warren ha propuesto para los multimillonarios sigue siendo más alto, equivalente a una tasa de impuesto sobre la renta del 100% en este ejemplo. La carga impositiva total es aún mayor porque el impuesto sobre la riqueza se impondría además de la tasa de impuesto sobre la renta del 37%. ...Aunque el impuesto sobre la riqueza sería menos oneroso en años con altos rendimientos, sería más oneroso en años con rendimientos bajos o negativos. ...las altas tasas hacen que el impuesto sea un desagüe en el fondo común de los ahorros estadounidenses. Ese efecto es preocupante porque el ahorro financia la inversión empresarial que, a su vez, impulsa el crecimiento futuro de la economía y el nivel de vida de los trabajadores.

Alan tiene toda la razón (yo hice lo mismo en 2012).

Imponer impuestos sobre la riqueza es lo mismo que gravar el ahorro y la inversión (en realidad, es lo mismo que gravar el ahorro y la inversión con impuestos triples o cuádruples). Y eso es malo para la competitividad, el crecimiento y los salarios.

Y la tasa impositiva marginal implícita sobre el ahorro y la inversión puede ser extremadamente punitiva. Entre el 67% y el 100% en los ejemplos de Alan. Y eso es además de las tasas regulares de impuestos sobre la renta.

No hace falta ser un economista del lado de la oferta con ojos salvajes para reconocer que esto es una locura.

Que es una de las razones por las que otras naciones han estado revocando este impuesto de guerra de clases.

Aquí hay un gráfico de la Fundación Tributaria que muestra el número de países desarrollados con impuestos sobre la riqueza desde 1965 hasta la actualidad.

Jun-25-19-Tax-Foundation-Chart.jpg

Y aquí hay un tweet con un gráfico que hace el mismo punto.

https://twitter.com/GS_Watson/status/1088544191414718464/photo/1

P.D. He intentado averiguar por qué tantos izquierdistas ricos apoyan impuestos más altos. Para los izquierdistas no ricos, cito los datos del IRS con la esperanza de convencerlos de que deberían estar contentos de que hay gente rica.

P.P.D. He tenido dos debates televisivos con izquierdistas ricos y pro-impuestos (ver aquí y aquí). Experiencias muy extrañas.

P.P.P.D. También hay izquierdistas ricos en impuestos en Alemania.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Economía en Harvard está cambiando

06/26/2019Mark Thornton

Harvard ha sido líder en la profesión de la economía para bien o para mal. En los últimos años el departamento de economía ha sido visto como relativamente orientado al libre mercado, donde la acción humana es vista como racional, la investigación es guiada por la teoría económica, y donde los mercados trabajan la mayor parte del tiempo. Simbólicamente, el curso introductorio de pregrado fue impartido durante muchos años por el economista conservador Martin Feldstein y desde 2005 por Gregory Mankiw, quien podría describirse como un republicano en el medio del camino. Mankiw es también el autor del principal libro de texto de principios de economía, un signo de la influencia más amplia de Harvard. La facultad cuenta con varios miembros dignos de mención, entre ellos el libertario Jeffrey Miron.

Sin embargo, ha habido grandes señales de que las cosas están cambiando para la economía de Harvard y no para mejor. En marzo, Markiw escribió que dejaría de enseñar los principios del curso de economía. No se ha anunciado ningún reemplazo oficial, pero Raj Chetty enseña un curso alternativo popular llamado Economía 1152: Using Big Data to Solve Economic and Social Problems.

Este curso proporciona una introducción a la economía aplicada moderna de una manera que no requiere ningún conocimiento previo en economía o estadística. Su objetivo es complementar los cursos tradicionales de Principios de Economía (Economía 101). Los temas incluyen la igualdad de oportunidades, la educación, la salud, el medio ambiente y la justicia penal. En el contexto de estos temas, el curso proporciona una introducción a los métodos estadísticos básicos y a las técnicas de análisis de datos, incluyendo el análisis de regresión, la inferencia causal, los métodos cuasi-experimentales y el aprendizaje automático.

Este enfoque basado en los datos debería asustar a los economistas tradicionales, ya que los «datos basados en los datos» a menudo dan lugar a conclusiones basadas en «puntos de vista personales», incluso por parte de economistas profesionales. En manos de los estudiantes de pregrado no se sabe cuántos progresistas chiflados más podrían graduarse en Harvard o cuántos departamentos de economía podrían estar influenciados en esta dirección.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Los tipos negativos han dañado a los bancos, pero eso no es el peor efecto

06/25/2019Daniel Lacalle

Diferentes miembros del BCE afirman que los efectos de la política monetaria en la rentabilidad de los bancos han sido «ampliamente neutrales». Muchos también se refieren a documentos que defienden que los bancos prestan más bajo un escenario de tasas negativas.

He aquí un documento que utilizan con frecuencia tratando de decir que las tasas negativas son buenas, no perjudican a los bancos y los hace prestar más: Why Have Negative Nominal Interest Rates Had Such a Small Effect on Bank Performance? (Lopez et al).

El paper ignora el colapso del margen de beneficio neto y del ROE e incluso descarta el ROTE (rendimiento de los fondos propios tangibles) para intentar defender la idea de que los beneficios de los bancos no se han visto afectados por los tipos negativos.

Mirando las ganancias de Bloomberg de los bancos de la Eurozona (Índice SX7E) entre 2014 y el año fiscal 2018:

  • El margen de ingresos netos ha bajado un 29% en promedio desde que comenzó expansión cuantitativa.
  • El beneficio por acción ha bajado un promedio del 12,3%.
  • La reducción de la morosidad ha sido moderada, y la cifra sigue siendo elevada, del 3,3% del total de activos bancarios, una diferencia importante en comparación con otras economías (EE.UU. es del 1,1%), pero también porque los activos bancarios de la zona euro son mucho mayores en relación con el PIB que en otras economías.
  • Los principales beneficiarios del programa de compra de bonos soberanos y corporativos han sido los países deficitarios que casi han abandonado cualquier reforma estructural a medida que los costos de los préstamos bajaban, los fabricantes de automóviles en Alemania y los conglomerados de empresas de servicios públicos de propiedad semiestatal. Como tal, la mejora de la calidad del BCE ha aumentado el efecto de exclusión, beneficiando desproporcionadamente a los endeudados e ineficientes a expensas de los ahorradores.

Lo preocupante es que estas declaraciones ignoran el hecho de que una de las principales razones por las que los bancos no han bajado más sus resultados es que casi han dejado de hacer provisiones sobre los préstamos incobrables.

No hay un análisis crítico del aumento del riesgo en estos comentarios del banco central. El BCE y el documento mencionado asumen una correlación directa entre los tipos de depósito negativos y los préstamos, sin tener en cuenta el riesgo de una refinanciación interminable de los préstamos zombies y el mayor riesgo de una menor rentabilidad implícita en el crecimiento del crédito. Las empresas zombis han subido con tasas bajas, y el propio BCE reconoce la conexión entre los bancos débiles y las empresas muertas ambulantes en este paper (Breaking the shackles: Zombie firms, weak banks and depressed restructuring in Europe).

También es preocupante que el BCE no tenga problemas para que las empresas de «alto rendimiento» obtengan préstamos con un diferencial de 360 puntos básicos, el más bajo de todos los tiempos, o que se estén formando burbujas en los segmentos de infraestructuras y vivienda, en los que los múltiplos se han disparado en los últimos años a pesar del débil crecimiento y de la modesta mejora de los salarios y del desempleo.

Lo que me sorprende es que el BCE ni siquiera muestre preocupación por el aumento de las malas inversiones, el encubrimiento del populismo mediante la reducción artificial de los rendimientos de la deuda soberana de los países deficitarios, la mala asignación del capital y la abominación de cobrar depósitos para prestar a gobiernos y empresas casi en quiebra a niveles extremadamente bajos.

Publicado originalmente en Dlacalle.com

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Por qué toda ciencia económica auténtica es ciencia económica de «libre mercado»

06/24/2019Per Bylund

Hay mucha confusión sobre el término «economía de libre mercado». No es una cuestión de defensa, sino una descripción de lo que se estudia. Así como la economía laboral no es una cuestión de defender los intereses de la clase obrera, sino un estudio de cómo funcionan los mercados laborales.

Así que la economía de libre mercado es un estudio de cómo (funcionaría) el libre mercado. Es un estudio teórico positivo, no ideológico. Así, por ejemplo, la economía austriaca es la economía de libre mercado en este sentido tan positivo, y por una buena razón: para entender cómo funciona una economía (específicamente, los mercados), primero hay que establecer qué procesos son innatos para los mercados y cómo funcionan. Sólo después de que se haya establecido esto se pueden introducir influencias (teóricamente) exógenas como las instituciones (incluyendo pero no exclusivamente el intervencionismo).

Quien comienza con la economía actual como tal se encuentra en una situación problemática, porque es imposible separar los efectos, resultados y órdenes que se deben a los mercados per se y los que se deben a otras influencias.

Los mercados (en realidad, las economías) son intrínsecamente endógenos (las causas son la acción humana, que se ve influenciada por los efectos). Esta es también la razón por la que un estudio de los mercados y las economías no puede ser estudiado de manera inductiva, porque el resultado es sólo una gran mancha de puntos de datos interrelacionados.

Los economistas lo han entendido durante siglos, por lo que la economía propiamente dicha siempre ha sido principalmente un estudio de la teoría.

En otras palabras, no hay economías de mercado puras en el mundo que se puedan estudiar empíricamente para establecer regularidades económicas que luego se apliquen a las economías mixtas y de control.

En este sentido, TODAS las teorías económicas deben, en cierto sentido, ser economía de libre mercado: para estudiar cómo funcionan las economías –cuáles serán los efectos de las influencias añadidas o eliminadas, etc.– primero hay que entender los mecanismos puros de lo que los estudiosos del siglo XIX llamaron el «organismo económico» (el aspecto económico de la sociedad).

Tal vez se pueda criticar la economía sobre la base de que no existen mecanismos puramente económicos, que no hay un aspecto económico en el comportamiento humano. Pero la experiencia (tanto la mía propia como la de hace más de un cuarto de milenio de la economía) muestra que tales críticas son predominantemente ideológicas y no teóricas.

El hecho de que la economía propiamente dicha sea un «mercado libre» en el sentido positivo no es más extraño que las ciencias naturales que utilizan experimentos controlados para separar las verdaderas causas. Es sólo que la economía es más difícil, porque no hay manera de construir tales experimentos para captar el verdadero funcionamiento de una economía completa, incluyendo el sistema de ganancias y pérdidas, el verdadero espíritu empresarial, la acumulación de capital, etc.

Para criticar la economía propiamente dicha, uno debe hacer algo mejor que utilizar sus propios prejuicios ideológicos para crear una interpretación errónea de la teoría como ideología.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La descentralización como puente hacia una sociedad más libertaria

El Estado y sus males no son más que la sombra de la opinión pública, y por eso los defensores de la libertad y del libre mercado ponen tanto énfasis en la educación. Nos centramos en difundir los argumentos sobre el funcionamiento de la motivación del beneficio frente a la gestión burocrática, los monopolios estatales frente a la libre competencia, el comercio internacional frente al proteccionismo, etc. Pero también sabemos que un libertario no se hace de la noche a la mañana. Pregúntele a cualquiera, y la historia de cómo se convirtió en libertario suele implicar la lectura de numerosos libros, y a menudo tener largas conversaciones con aquellos que ya están convencidos del valor y la virtud de la libertad. En resumen, pasar por un proceso de conversión de meses y años de aprendizaje, lectura, y revertir convicciones y creencias anteriores una tras otra.

Por lo tanto, como vendedores de la libertad, nuestro proceso de conversión puede tomar literalmente muchos años para llegar a buen término. Eso debería darnos una pausa. Esto se debe a que no podemos avanzar hacia una sociedad libre apoyándonos únicamente en la guerra ideológica con argumentos. Una vez más, estos argumentos son indispensables para la deconstrucción de cualquier propuesta estatista, pero parecen ser insuficientes para un programa positivo de libertad, especialmente uno que tiene el potencial de ganar una mayoría en cualquier elección democrática.

Creo que la solución para ello es hacer mucho más hincapié en la causa de la descentralización. En resumen, no presionamos lo suficiente a favor de la descentralización política.

Reiterar el argumento a favor de la descentralización en la forma más breve posible: cuanto mayor sea el grado de descentralización política en un territorio determinado, más fácil será para la población mudarse si un Estado se vuelve cada vez más tiránico. Y mientras el Estado trata de mantener su base impositiva, la descentralización impone un límite natural al poder estatal.

A menudo, la premisa básica aquí se puede formular de la siguiente manera: usted y yo podemos tener ideas diferentes sobre cómo organizar la sociedad para lograr las mejores condiciones para todos sus miembros. Si usted cree que sus ideas traerán el mejor y más habitable sistema, y si yo creo lo mismo de mis convicciones, ¿por qué no ponerlas a prueba? En lugar de un sistema político de arriba hacia abajo, ¿por qué no tener una competencia de ciudades, comunidades, distritos, estados y condados libres, cada uno de ellos libre para implementar las políticas que consideren las mejores, y el resto, viendo el aumento resultante en el nivel de vida, será incentivado por aquellos que voten con sus pies para seguirlas?

Para implementar el programa político de descentralización sólo se requiere un simple paso -una mera enmienda constitucional- que puede llevarse a cabo en todos los países del mundo: Si la mayoría de los habitantes de una aldea, pueblo, distrito o ciudad expresan en un plebiscito libremente dirigido su oposición a una ley determinada ratificada por los gobiernos locales, estatales o federales, estarán exentos de la jurisdicción de esa ley.

No hace falta ser libertario para ver el valor de un programa tan descentralizado. De hecho, este es posiblemente el único programa que tiene el potencial de unir a casi todos a nivel mundial, ya sean de izquierda o de derecha, capitalistas o socialistas o cualquier otro ente intermedio, bajo un único movimiento descentralizado mundial de autodeterminación para liberar a todas las comunidades, de modo que puedan moldear su sociedad de acuerdo con sus propios valores, en lugar de los que les impone el poderío del Estado leviatán centralizado.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La Reserva Federal teme que los tipos de interés suban en el mercado

Donald Trump no ha tenido una relación fácil y directa con la Reserva Federal. El ha afirmado ser una persona con tipos de interés bajas y acusó a la Reserva Federal de mantener los tipos de interés demasiado bajas por razones políticas.

También ha expresado su pesar por el nombramiento de Jerome Powell y la Casa Blanca incluso ha explorado la posibilidad de despedir o degradar al presidente de la Reserva Federal.

Aparentemente, la intención del presidente Trump era que Powell mantuviera las tasas de interés bajas, y no está nada contento con la política de la Reserva Federal de permitir que aumenten. Pero, ¿por qué, si la Reserva Federal no es inmune a la presión política, el banco central ha permitido que suban los tipos de interés frente a la oposición presidencial?

De hecho, es probable que el tipo de interés del mercado esté subiendo - por la razón que sea - y la Reserva Federal tiene que responder de manera que mantenga la creación de crédito a raya para evitar burbujas. Es decir, en respuesta a la subida de los tipos de interés del mercado, la Reserva Federal debe subir los tipos de interés de las reservas para evitar que sus bancos miembros inunden la economía con nuevos préstamos y con dinero.

Esto es ahora una posibilidad porque parece que hay una mayor demanda de préstamos. Después de los largos años de la Gran Recesión, las empresas privadas finalmente están comenzando a expandir sus negocios nuevamente y a exigir más préstamos de los bancos. Lo que ha causado este cambio no es una pregunta fácil de responder. Puede ser que ahora haya menos incertidumbre en el régimen.

La crisis financiera de 2008 marcó el comienzo de una era de mayor intervencionismo en todos los frentes, lo que difícilmente conduce a un buen clima de inversión. Ahora, se percibe -con razón o sin ella- que la actual administración es más favorable a los mercados libres. Por lo tanto, los inversores se sienten más seguros a la hora de expandir su negocio. Además, las numerosas intervenciones del gobierno tras la crisis financiera mantuvieron vivas las empresas y mantuvieron las malas inversiones que deberían haberse liquidado al comienzo de la Gran Recesión. Así pues, en lugar de una breve y aguda depresión, pasaron varios años antes de que se reorganizaran los bienes de capital y los mercados se ajustaran a unas expectativas más realistas de la demanda de los consumidores. Una de las principales causas de incertidumbre fueron las numerosas intervenciones de la Reserva Federal en la economía, y su decisión de normalizar la política en 2014 —a pesar de que esta política sólo se lleva a cabo a una velocidad extremadamente lenta— es una de las principales razones por las que el mercado está despertando de nuevo.

Pero sean cuales sean las causas, ahora hay más optimismo en el mercado y una mayor demanda de préstamos. Y dado que hasta ahora la oferta de dinero no se está expandiendo a un ritmo particularmente rápido (véase aquí la medida de suministro de dinero Rothbard-Salerno), y no hay ningún aumento en la tasa de ahorro para compensar el aumento de la demanda de préstamos, las empresas privadas están pujando para subir el precio del crédito.

El crecimiento de la oferta monetaria es relativamente bajo:

hansen1.png

Tasa de ahorro personal de EE.UU. 2008-2019:

hansen2.png

La Reserva Federal sigue el ejemplo

En este entorno, la Reserva Federal simplemente tiene que seguir la evolución del mercado y subir sus propios tipos de interés a menos que desee iniciar una nueva expansión del crédito. Hayek describió este mecanismo en 1929 (pág. 167 y ss.): con una mayor demanda de préstamos por parte de las empresas, los bancos, que operan con arreglo al principio de la reserva fraccionaria, tendrían una opción: elevar la tasa de interés para equilibrar la demanda de inversión con la oferta de ahorros, o emitir nuevos medios fiduciarios a las tasas antiguas, o en todo caso, a tasas de interés más bajas de las que habrían tenido si hubieran sido fijadas únicamente por la demanda y la oferta de ahorros. Hasta ahora, los bancos se han abstenido de emitir medios fiduciarios, en gran parte porque todavía es un buen negocio mantener reservas en la Reserva Federal (y en cualquier caso aún no están en condiciones de crear nuevos medios fiduciarios — ver más adelante).

El siguiente gráfico ilustra este punto: durante mucho tiempo, tanto el tipo de interés de mercado, ilustrado por el LIBOR a 3 meses, como los tipos de interés oficiales se mantuvieron prácticamente estables. Luego, a finales de 2015, el LIBOR comenzó a subir por delante de la tasa de los fondos federales.

Tipo de interés de mercado frente a los tipos de interés oficiales:

hansen3.png

Hay un factor que complica las cosas: la cantidad de reservas excedentarias ha ido disminuyendo constantemente desde hace dos años. ¿No significa esto que la Reserva Federal ha fracasado en su intento de neutralizar los efectos de sus políticas no convencionales y que estamos en medio de una enorme expansión del crédito? Después de todo, la cantidad de reservas bancarias con el sistema de reserva federal ha caído de un máximo de casi 2,7 billones de dólares en agosto de 2014 a cerca de 1,5 billones de dólares en mayo de 2019. Sin embargo, todos los depósitos a la vista siguen estando plenamente respaldados por reservas, aunque sea de forma muy limitada, por lo que la reducción del exceso de reservas no ha provocado una expansión del crédito. Por el contrario, debe considerarse de la misma manera que un particular que hasta ahora ha conservado una gran parte de su patrimonio en forma de dinero en efectivo, pero que luego decide invertirlo. Este comportamiento es precisamente lo que debemos esperar cuando el entorno económico está mejorando y las empresas están recuperándose: Durante las crisis financieras y las depresiones, las personas y las empresas acumularán saldos monetarios porque son cada vez más inciertas sobre el futuro. Y cuando las condiciones vuelvan a mejorar y la gente empiece a sentirse más segura, retirarán sus saldos de efectivo acumulados, y consumirán más o invertirán sus fondos en la economía. . (Para más información sobre esto, véase el artículo de Hoppe "El rendimiento del dinero retenido").

Los bancos funcionan exactamente de la misma manera, siendo el exceso de reservas el análogo del aumento de los saldos de caja. Mientras los bancos operen con una cobertura igual o superior al 100% de los depósitos a la vista, el exceso de reservas para préstamos no puede considerarse más como expansión crediticia que la decisión de un individuo de invertir su saldo de caja acumulado.

Saldos de reserva (azul) y depósitos a la vista (rojo):

hansen4.png

Perspectivas para el futuro

Esto no significa que todo esté bien. Por ejemplo, muchas empresas (por ejemplo, Netflix) han sido financiadas y refinanciadas cuando la tasa de interés era extremadamente baja. ¿Serán capaces de hacer la transición a un entorno en el que la deuda no sea tan barata? ¿Y cuántas compañías zombis se han mantenido vivas gracias a los tipos de interés artificialmente bajos?

Más importante aún, el tipo de interés del mercado ha invertido su tendencia alcista y ahora está cayendo de nuevo, lo que indica que el auge incipiente de los últimos años ya ha terminado. Mientras que la Reserva Federal parece ignorar la posibilidad de una recesión económica, otros no son tan optimistas.

La industria americana del transporte por carretera se encuentra en una situación desesperada, ya que la demanda de transporte por carretera se ha evaporado, lo que sugiere a su vez que hay una actividad comercial significativamente menor ahora que hace un año. Significativamente, la Reserva Federal puede reforzar inadvertidamente la tendencia a la baja, ya que el margen entre el tipo de interés del mercado y los tipos de interés de política de la Reserva Federal se ha reducido, mientras que la Reserva Federal ha optado por mantener los tipos de interés actuales. Esto significa que ahora es una mejor inversión para los bancos aumentar sus saldos en los bancos de la reserva federal que prestar dinero, y los datos parecen indicar que lo han hecho, ya que los saldos de las reservas han aumentado en unos 125.000 millones de dólares entre el 1 de mayo y el 12 de junio.

Lejos de estar molesto con su banco central, entonces, el presidente Trump debería reconocer que la falta de polémica de la Reserva Federal ha permitido más libertad de mercado para fijar la tasa de interés en mucho tiempo. Esto no significa que Dios está en su cielo y que todo está bien con el mundo. Si la tasa de interés del mercado continúa bajando sin que la Reserva Federal tome ninguna medida, podemos esperar que la liquidez se drene rápidamente del mercado, ya que la Reserva Federal recompensa a los bancos por estar sentados sobre su efectivo.

Para lograr una política más sostenible, hay que poner fin a la práctica de pagar intereses por el exceso de reservas. Para hacerlo sin provocar la expansión del crédito, es necesario neutralizar las reservas. Esto tal vez pueda hacerse mediante operaciones de mercado abierto, como ha sugerido la posible nominada de la Reserva Federal Judy Shelton, pero es preferible un enfoque diferente: ahora es un momento excelente para hacer cumplir un requisito de reserva del 100% a los bancos y, por lo tanto, evitar la futura expansión del crédito. Si bien esto puede causar alguna perturbación en el sector bancario, el impacto negativo puede reducirse, por ejemplo, liberalizando al mismo tiempo el sector financiero, reduciendo así considerablemente los costos de cumplimiento y aumentando las posibilidades de inversión productiva, o dejando de hablar de guerras comerciales y de aumentos arancelarios. Una vez hecho esto, no habrá razón para mantener a la Reserva Federal a su alrededor y será una tarea relativamente fácil eliminar al banco central y finalmente eliminar al estado por completo del negocio de producir dinero.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La gente sigue mudándose hacia los estados de bajos impuestos y favorables a las empresas

06/21/2019José Niño

ZeroHedge informó recientemente una interesante tendencia que ocurre en los Estados Unidos.

Un mapa de la Oficina del Censo de los Estados Unidos detalla algunos patrones interesantes. Las áreas resaltadas en púrpura, donde la población está creciendo, están localizadas en el Oeste y en el Sur. Las zonas naranjas, donde la población está disminuyendo, están situadas en el norte y en el este. Aunque el Cinturón del Sol tiene un atractivo considerable debido a su clima, hay otros factores institucionales y económicos en juego.

ercent-pop-change-metro-micro.jpg

Por ejemplo, siete de los diez condados con el mayor aumento de población se encontraban en Texas o Florida. Cabe destacar que Florida y Texas no cuentan con el tipo de despilfarro de impuestos sobre la renta que vemos a nivel federal e incluso en algunos estados en contra del crecimiento como California.

Según el Freedom in the 50 States Index, Florida y Texas ocupan el primer y décimo lugar en términos de libertad económica general, respectivamente. Curiosamente, Dakota del Norte tiene dos de los condados de más rápido crecimiento en el país, el Condado de McKenzie y el Condado de Williams . En el mismo índice de libertad, Dakota del Norte ocupa el sexto lugar.

Por otro lado, hay evidencia de que algunos de los centros urbanos más grandes de Estados Unidos se están reduciendo. De 2017 a 2018, la ciudad de Nueva York ha visto una disminución en su población. El Wall Street Journal informa que «la población de Nueva York cayó 0,47% a 8,4 millones en julio de 2018, en comparación con el año anterior». Aunque pequeño, esto podría ser el comienzo de una tendencia negativa, ya que la ciudad está empezando a embarcarse en una nueva senda de políticas anti-crecimiento como el New Deal Verde y su insistencia en mantener intacto el gran gasto

La población del área metropolitana de Chicago disminuyó durante cuatro años consecutivos, según la Oficina del Censo:

«Había 22.000 residentes menos en el área metropolitana de 14 condados que en 2017, un descenso del 0,2%, y es la primera vez desde 2010 que la población del área ha descendido por debajo de los 9,5 millones de personas. El Condado de Cook, que representa el 55% de la población del área metropolitana, perdió 24.000 residentes».

Este es un interesante estudio de caso de una macro-tendencia más amplia que está teniendo lugar en América. La gente está huyendo de las zonas costeras y de los estados sólidamente azules con gobiernos onerosos para los estados más elegantes, asequibles y favorables a los negocios de Sun Belt y Great Plains.

Esa es la belleza del federalismo competitivo, que permite a las jurisdicciones competir por los mejores talentos y ciudadanos. Esto es lo que ayudó a que Estados Unidos y Europa fueran prósperos durante los últimos 500 años.

Este tipo de descentralización competitiva debe ser adoptada y ampliada para asegurar la prosperidad de las generaciones futuras.

Republicado con permiso.

 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2