Mises Daily Articles

Home | Mises Library | La definición de progreso económico

La definición de progreso económico

Tags Cálculo y ConocimientoOtras Escuelas de Pensamiento

12/11/2018Ludwig von Mises

[Extraído del capítulo 16 de Teoría e Historia (1957).]

Una interpretación filosófica realista de la historia debe abstenerse de cualquier referencia a la noción quimérica de un estado perfecto de los asuntos humanos. La única base a partir de la cual puede comenzar una interpretación realista es el hecho de que el hombre, como todos los demás seres vivos, es impulsado por el impulso de preservar su propia existencia y eliminar, en la medida de lo posible, cualquier inquietud que sienta. Es desde este punto de vista que la inmensa mayoría de las personas evalúa las condiciones bajo las cuales tienen que vivir. Sería erróneo despreciar su actitud como materialismo en la connotación ética del término.

La búsqueda de todos esos objetivos más nobles es que los moralistas contrasten con lo que desprecian como meramente satisfacciones materialistas presupone un cierto grado de bienestar material.

La controversia sobre el origen monogenético o poligenético del Homo sapiens es de poca importancia para la historia. Incluso si asumimos que todos los hombres son descendientes de un grupo de primates, que solo evolucionaron hacia la especie humana, debemos tener en cuenta el hecho de que en una fecha muy temprana la dispersión sobre la superficie de la tierra rompió esta unidad original en partes más o menos aisladas. Durante miles de años, cada una de estas partes vivió su propia vida con poca o ninguna relación sexual con otras partes. Finalmente, fue el desarrollo de los métodos modernos de comercialización y transporte lo que puso fin al aislamiento de varios grupos de hombres.

Mantener que la evolución de la humanidad desde sus condiciones originales hasta el estado actual seguido de una línea definida es distorsionar el hecho histórico. No hubo uniformidad ni continuidad en la sucesión de acontecimientos históricos. Todavía es menos permisible aplicar a los cambios históricos los términos crecimiento y decadencia, progreso y retroceso, mejora y deterioro, si el historiador o filósofo no pretende arbitrariamente saber cuál debería ser el fin del esfuerzo humano. No hay acuerdo entre las personas sobre un estándar por el cual se pueda decir que los logros de la civilización sean buenos o malos, mejores o peores.

La humanidad es casi unánime en su evaluación de los logros materiales de la civilización capitalista moderna. La inmensa mayoría considera que el nivel de vida más alto que esta civilización asegura al hombre promedio es altamente deseable. Sería difícil descubrir, fuera del pequeño y continuamente reducido grupo de ascetas consistentes, personas que no desean para ellos, sus familias y amigos el disfrute de la parafernalia material del capitalismo occidental.

Si, desde este punto de vista, las personas afirman que «nosotros» hemos progresado más allá de las condiciones de edades anteriores, su juicio de valor concuerda con el de la mayoría. Pero si asumen que lo que ellos llaman progreso es un fenómeno necesario y que prevalece en el curso de los acontecimientos, una ley que progresa en este sentido continúa para siempre, están muy equivocados.

Para refutar esta doctrina de una tendencia inherente hacia el progreso que opera automáticamente, por así decirlo, no hay necesidad de referirse a aquellas civilizaciones más antiguas en las que los períodos de mejora material fueron seguidos por períodos de descomposición material o períodos de parada. No hay ninguna razón para suponer que una ley de evolución histórica funciona necesariamente para mejorar las condiciones materiales o que las tendencias que prevalecieron en el pasado reciente también continuarán en el futuro.

Lo que se llama progreso económico es el efecto de una acumulación de bienes de capital que excede el aumento de la población. Si esta tendencia da paso a un estancamiento en la acumulación adicional de capital o a la descomposición del capital, ya no habrá progreso en este sentido del término.

Todos, excepto los socialistas más intolerantes, están de acuerdo en que la mejora sin precedentes en las condiciones económicas que se ha producido en los últimos doscientos años es un logro del capitalismo. Es, por decir lo menos, prematuro suponer que la tendencia hacia la mejora económica progresiva continuará bajo una organización económica diferente de la sociedad.

Los campeones del socialismo rechazan por considerar mal todo lo que la economía ha avanzado para mostrar que un sistema socialista, al no poder establecer ningún tipo de cálculo económico, desintegraría por completo el sistema de producción. Incluso si los socialistas tuvieran razón en su desprecio por el análisis económico del socialismo, esto todavía no probaría que la tendencia hacia la mejora económica continuará o podría continuar bajo un régimen socialista.

Image source:
iStock
Shield icon interview