Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | División del trabajo y la sociedad: el racionalismo social de Mises y Destutt de Tracy

División del trabajo y la sociedad: el racionalismo social de Mises y Destutt de Tracy

Tags Historia de la Escuela Austriaca de EconomíaPraxeología

12/19/2018Carmen Elena Dorobăț

RESUMEN: Las opiniones racionalistas sociales de Ludwig von Mises sobre la sociedad, discutidas por primera vez en Salerno (1990), no parecen tener ningún precursor en la historia del pensamiento económico. El presente artículo destaca las contribuciones de un filósofo francés, A. L. C. Destutt de Tracy, a la teoría del desarrollo social como un precursor de la teoría de Mises. Utilizo amplia evidencia textual para resaltar las importantes similitudes entre las teorías sociales presentadas en el Tratado de De Tracy sobre Economía Política y La Acción Humana de Mises. La exposición sistemática de estos puntos de vista del racionalismo social se centra en tres aspectos: su fundamento praxeológico, los factores económicos que provocan la asociación humana y las consecuencias globales de estos fenómenos sociales.

PALABRAS CLAVE: teoría social, racionalismo, acción humana, división del trabajo, Ludwig von Mises, Destutt de Tracy.

CLASIFICACIÓN JEL: B10, B31, B53


I. Introducción

La teoría social, que incluye la sociología, la economía y la teoría política, entre otras, ha tenido un desarrollo largo y complicado, surgiendo como un campo distinto de la ciencia solo en el siglo XX. Desde la era anterior a la Ilustración hasta los desarrollos modernos y posmodernos, la evolución de estas disciplinas se ha movido consistentemente en una dirección particular: desde presentar una visión del mundo y crear paradigmas globales, hasta desarrollar solo teorías particulares que explican solo circunstancias particulares (Baert y da Silva, 2010). Como consecuencia de esta tendencia, la economía se ha apartado gradualmente de la teoría social: los economistas comenzaron a utilizar las herramientas de las ciencias físicas, mientras que otros teóricos sociales tenían poca utilidad para la teoría económica. No obstante, un puñado de economistas han seguido considerando la economía y la teoría social como inseparables. Uno de estos casos fue Ludwig von Mises, quizás mejor conocido por su trabajo integral sobre praxeología, es decir, la ciencia de la acción humana.

Solo en la última década del siglo XX, la teoría social de Mises ha sido traída a la atención de los estudiosos modernos. En su artículo seminal de 1990, “Ludwig von Mises como racionalista social”, Joseph Salerno sostiene que Mises elaboró ​​”su propia posición singularmente racionalista” (1990, p. 26) sobre la evolución social, diferente del meliorismo de la Ilustración liberal y el enfoque de orden espontáneo de Hayek. Salerno expone un resumen breve y claro de los puntos de vista de Mises, que él llama “racionalismo social”: “todas las interacciones y relaciones sociales están pensadas de antemano y, por lo tanto, la sociedad se origina y evoluciona como un producto de la razón y el esfuerzo teleológico ... la sociedad es una "estrategia" diseñada conscientemente, "un modo de actuar hecho por el hombre" en la guerra contra la escasez” (1990, pp. 26–28). En las propias palabras de Mises, la evolución social representa “el desarrollo de la división del trabajo” y uno puede “rastrear el origen de todo lo relacionado con la sociedad en el desarrollo de la división del trabajo” (Mises, 1962, pp. 301, 303).

La teoría social única de Mises no parece haber tenido ningún precursor. Sin embargo, en una conferencia pronunciada en 2005, Salerno insinuó brevemente a uno de los primeros miembros de la Escuela liberal francesa, Destutt de Tracy, como un autor que precedió y compartió los puntos de vista racionalistas y catalácticos de Mises sobre la sociedad.

Antoine Louis Claude Destutt, conde de Tracy (1754–1836) fue un aristócrata francés de ascendencia escocesa, filósofo y economista, que es mejor conocido por haber acuñado el término idéologie para la ciencia de las ideas (Chisholm, 1911, p. 126). De Tracy pertenece a la tradición de la Escuela liberal francesa, cuya influencia en el desarrollo de la economía en Francia comenzó con la publicación del tratado de Jean-Baptiste Say en 1803, y se extendió durante un siglo entero, aproximadamente hasta la muerte de Gustave de Molinari en 1912 (Salerno, 1978, p. 65). El paradigma en el que operaban De Tracy y otros liberales franceses divergió significativamente de la Escuela Clásica Británica,1 que surgió de las contribuciones de los fisiócratas franceses y fue “alimentado por una larga y gloriosa tradición que se remonta a Condillac, Turgot, Quesnay y Cantillon a Los escolásticos” (Salerno, 1978, p. 66). A esta tradición pertenecen también Frédéric Bastiat (2007) Michel Chevalier (1842), Jean-Gustave Courcelle-Seneuil (1858), Ambroise Clément (1867) y Paul Leroy-Beaulieu (1914).

Los estudiosos han analizado en detalle el trabajo filosófico de De Tracy sobre ideología y secularismo (Kennedy, 1978; Head, 1985; Byrnes, 1991; Dekens, 2003), y su enfoque subjetivista y metodología deductiva (Klein, 1985; Salerno, 1988; Patalano, 2015 ). Se prestó mayor atención a sus opiniones sobre el espíritu empresarial (Hébert y Link, 2006) o el dinero y la banca (Terrell, 2009), su postura liberal sobre la política del gobierno (Rothbard, 2006; Nemo, 2006; Faccarello, 2010), e incluso el impacto de su sistema filosófico sobre las novelas de Stendhal (Alciatore, 1950; Smith, 1956) y J.-B. Análisis social de Say (Forget, 2001).

Sin embargo, hasta ahora, ningún historiador del pensamiento se ha salvado de atender las opiniones de De Tracy sobre la teoría social. Sus ideas sobre cómo evoluciona y se desarrolla la sociedad y cómo este proceso se origina a partir de

y reflexiona sobre la condición humana que ha sufrido un destino similar al trabajo de Mises sobre el tema. El propósito de este artículo es abordar esta negligencia y conectar las contribuciones de Mises y Destutt de Tracy en la teoría social. Utilizo la evidencia textual encontrada en las principales obras de los dos autores para desarrollar la idea de Salerno de que De Tracy fue un precursor del racionalismo social de Mises.

Un examen minucioso del Treatise on Political Economy de De Tracy y las obras de Mises, particularmente La Acción Humana, destaca similitudes sorprendentes entre las contribuciones de De Tracy y Mises, escritas con más de 130 años de diferencia, aunque hasta ahora no se ha documentado ningún linaje intelectual directo que vincule a los dos autores. Joseph Salerno (1988; 2001) muestra que los liberales franceses del siglo XIX influyeron en prestigiosos economistas como Carl Menger, Eugen von Böhm-Bawerk o Knut Wicksell, y así las ideas de De Tracy podrían haber llegado a Mises de manera indirecta.2 Pero el propio Mises no citó ningún precursor de sus pensamientos al respecto. Las similitudes entre las obras de Mises y de Tracy plantean algunas preguntas interesantes: si efectivamente existe una filiación de ideas entre los dos autores, ¿por qué no fue reconocida por Mises o descubierta más tarde por estudiosos? Alternativamente, si no existe tal conexión histórica, ¿por qué los dos autores han desarrollado teorías sociales congruentes? Aunque no intento responder ninguna de estas preguntas en el resto de este artículo, el mapeo de las similitudes entre los trabajos de Mises y De Tracy puede constituir una nota preliminar sobre el tema, que se utilizará como base para futuras investigaciones que respondan a esas preguntas.

En mi análisis, sigo tres elementos básicos de ambas teorías sociales, que los autores tratan explícitamente: el fundamento paradigmático, los factores que provocan la asociación y cooperación humanas y las consecuencias globales de estos fenómenos sociales. Para este fin, el resto de este artículo está estructurado de la siguiente manera: comienzo en la sección II con sus opiniones sobre la voluntad humana, la acción humana y la adquisición de medios económicos, y resalto los fundamentos praxeológicos que los dos autores compartieron, lo que podría explicar muchos de las similitudes entre sus teorías. La sección III profundiza en las explicaciones racionalistas y catalácticas de la evolución de la sociedad, donde sostengo que tanto para Mises como para De Tracy, la sociedad es un desarrollo gradual y reforzado del intercambio económico y la división del trabajo. La Sección IV analiza la extensión natural de la sociedad a un fenómeno global, explorando las opiniones análogas de Mises y De Tracy sobre el comercio internacional, la guerra y la cooperación pacífica. A lo largo del documento, las opiniones de De Tracy se comparan con las de Mises en una exposición sistemática, paso a paso. Como confío ampliamente en la evidencia textual encontrada en los dos tratados, el análisis crítico se limita a aquellos casos en los que facilita una mejor presentación de los argumentos.

II. Una Fundación Praxeológica

El tratado de cuatro volúmenes de Destutt de Tracy, Elements of Ideology, fue concebido como una exposición del “conocimiento completo de nuestras facultades intelectuales”, de la cual deducimos los únicos “primeros principios sólidos de todas las otras ramas de nuestro conocimiento” (De Tracy, 2009 , p. xx). Comprender cuáles son estas facultades es fundamental, desde el punto de vista de De Tracy, para comprender cómo se establecen las relaciones sociales y los fenómenos económicos.

De Tracy comienza el cuarto volumen, Treatise on Political Economy (también llamado Treatise on Will), argumentando que “formamos juicios de lo que experimentamos, de lo que sentimos, de lo que vemos, en una palabra de todo lo que nos afecta Distinguimos sus partes, circunstancias, causas y consecuencias; y esto es para juzgarlo” (De Tracy, 2009, p. 60). La diferencia fundamental entre los seres humanos y todos los demás seres meramente “sensibles” que De Tracy identifica como la capacidad del primero para actuar, motivada por una voluntad racional, donde las facultades intelectuales forman nuestro conocimiento del mundo e informan el juicio humano. Escribe: “el hombre ... es un ser voluntario como consecuencia de sus impresiones y de su conocimiento, y actuar como consecuencia de su voluntad” (De Tracy, 2009, p. 23). Igualmente, Mises argumenta en La Acción Humana que la razón es el “rasgo particular y característico” de un hombre y que “solo el hombre tiene la facultad de transformar estímulos sensuales en observación y experiencia ... [y] solo puede organizar sus diversas observaciones y experiencias en una forma coherente sistema” (Mises, 1998, p. 177).

En opinión de De Tracy, por lo tanto, la volición humana es una de las principales facultades intelectuales y el motor fundamental de toda acción. Además, define la voluntad humana como “la facultad general y universal de encontrar una cosa preferible a otra, la de estar tan afectado como para amar mejor esa impresión, tal sentimiento, tal acción, tal posesión, tal objeto, que tal otro” (De Tracy, 2009, p. 24).3 Además, argumenta, esta “facultad de voluntad produce en nosotros las ideas de deseos y medios, de riquezas y privaciones, de derechos y deberes, de justicia e injusticia” (De Tracy, 2009, p. Xxv). Como resultado, la investigación de De Tracy de todos los fenómenos sociales y económicos subsiguientes, que son el resultado de la acción humana dirigida por la volición, comienza con las elecciones de los seres humanos.

Mises también posiciona los deseos humanos como el alfa y omega de cualquier sistema económico y social. Primero, al comienzo de su obra magna, Mises da una definición de voluntad humana similar a la de De Tracy: “La voluntad no significa nada más que la facultad del hombre para elegir entre diferentes estados de cosas, preferir uno, dejar a un lado el otro, y comportarse de acuerdo con la decisión tomada al apuntar al estado elegido y abandonar al otro” (Mises, 1998, p. 13). Sobre esta definición precisa, que sustenta la ciencia más universal de la praxeología, Mises establece su análisis económico: “La elección determina todas las decisiones humanas ... Todos los fines y todos los medios, tanto los temas materiales como los ideales, lo sublime y lo básico, lo noble y lo innoble, se clasifican en una sola fila y se someten a una decisión que elige una cosa y deja de lado otra ... Ningún tratamiento de los problemas económicos puede evitarse a partir de actos de elección”(Mises, 1998, pág. 3).

La acción humana es tanto para Mises como para De Tracy la manifestación significativa de la razón y la voluntad, el juicio de las observaciones y las experiencias así materializadas. De Tracy argumenta que “en el empleo de nuestras facultades, en nuestras acciones voluntarias, consiste todo el poder que tenemos; ... los actos de nuestra voluntad que dirigen estas acciones son la fuente de todos nuestros medios” (De Tracy, 2009, p. 38; énfasis agregado). Por lo tanto, los seres humanos no solo son sensibles y dispuestos, sino que también son capaces de actuar de manera racional y consciente. Mises está de acuerdo con este punto de vista en su propio análisis: la acción humana “se pone en funcionamiento y se transforma en una agencia, apunta a fines y metas, es la respuesta significativa del ego a los estímulos y las condiciones de su entorno, es la conciencia de una persona ajuste al estado del universo que determina su vida” (Mises, 1998, p. 11).

Ambos autores también encuentran que lo que informa la voluntad humana y, por lo tanto, motiva la acción humana es el estado perpetuo de inquietud en el que todos los individuos se encuentran en cualquier momento. De Tracy explica que siempre tenemos “el deseo de ser liberados de ese estado, sea lo que sea, en el que realmente estemos; que en consecuencia aparece en realidad como un estado de inquietud, más o menos desagradable. [...] Aunque existe, es una manera de sentirse e incómodo, y por lo tanto tenemos una necesidad de ser liberados” (De Tracy, 2009, p. 35; énfasis agregado).4 Sin esta inquietud, y sin el deseo consciente y racional de sustituir el estado de cosas actual por otro, la acción humana no sería posible. Mises utiliza el mismo concepto en su explicación: “el hombre que actúa está ansioso por sustituir un estado de cosas más satisfactorio por otro menos satisfactorio. Su mente imagina las condiciones que le convienen mejor, y su acción apunta a lograr este estado deseado. El incentivo que impulsa a un hombre a actuar siempre es algo de inquietud” (Mises, 1998, p. 13; énfasis agregado).

Nuestras acciones pueden transformar recursos externos en medios reales para el logro de fines porque podemos juzgar nuestras observaciones y experiencias y organizarlas en un sistema coherente. Esto nos permite entender las relaciones causales entre los elementos del mundo natural y su capacidad de servicio potencial para nuestra satisfacción. Al entrar así en la esfera de la ciencia económica, tanto Mises como De Tracy enfatizan este reconocimiento causal, a través de la acción, como un paso esencial para que las cosas materiales se conviertan en bienes económicos, sujetos a los planes teleológicos y racionales de los hombres. El filósofo francés explica este proceso de la siguiente manera:

No poseemos un buen campo o un buen utensilio, sino porque hemos reconocido bien las propiedades del primer material, y hemos facilitado la manera de hacerlo útil ... Entonces, siempre es a partir del empleo de nuestras facultades que todos estos bienes surgen [...] No podríamos apropiarnos de uno de esos seres, ni convertir la parcela más pequeña de ellos para nuestro uso, sino mediante nuestra acción en ellos y mediante el empleo de nuestras facultades para este efecto (De Tracy, 2009, pp. 38 –40; énfasis añadido).

En una explicación coherente, Mises muestra que “una cosa se convierte en un medio cuando la razón humana planea emplearla para lograr algún fin y la acción humana realmente la emplea para este propósito”. Continúa: “partes del mundo externo se convierten en medios solo a través del funcionamiento de la mente humana y su rama, la acción humana” (Mises, 1998, p. 92).

En resumen, la voluntad humana, la facultad intelectual de elegir entre diferentes estados de cosas, motiva la acción humana; y la acción, a su vez, transforma las cosas externas en medios económicos. En consecuencia, los fenómenos económicos y sociales son el resultado de este comportamiento consciente, racional y determinado, donde los seres humanos interfieren en las relaciones causales del mundo externo para crear medios para la satisfacción de sus objetivos subjetivos.

Por lo tanto, podemos argumentar que tanto De Tracy como Mises consideran que la acción humana es el fundamento de la teoría económica y social propiamente dicha,5 y en este sentido podemos identificar a De Tracy como un proto-praxeólogo. Analicemos ahora en detalle los argumentos presentados por Mises y De Tracy para una visión racionalista y cataláctica de la sociedad.

III. Dos puntos de vista racionalistas y catalácticos sobre la sociedad.

De acuerdo a Mises, la tarea fundamental de cualquier ciencia que trate de determinar los orígenes de la sociedad “puede consistir únicamente en la demostración de aquellos factores que pueden y deben resultar en una asociación [humana] y su intensificación progresiva” (Mises, 1998, p. 160). Tanto De Tracy como Mises, de hecho, han sido fieles a este principio en la construcción de sus teorías. Comenzaron por delinear el objeto de su investigación y su enfoque, y continuaron explicando los factores principales que determinan la evolución social. Partiendo de estos factores y de los procesos sociales que engendran, llegaron a una definición de sociedad. Discutamos ahora estos pasos, y comparemos las posiciones de Mises y De Tracy a través de la evidencia textual disponible.

Como hemos visto anteriormente, la razón humana nos permite percibir la causalidad en la naturaleza y ajustarla para la producción de medios para lograr nuestros fines. Pero el hombre no, y no puede, sobrevivir aislado, simplemente en relación con la naturaleza. Por lo tanto, cualquier teoría social debe centrarse en el hombre visto originalmente como un ser social. De Tracy argumenta que sería “superfluo, teniendo a la especie humana principalmente a la vista, ocuparnos por más tiempo con seres que deberían ser sensibles y dispuestos, pero vivir aislados. El hombre no puede existir así. [...] El hombre solo puede existir en la sociedad. Es entonces el estado social, que es nuestro estado natural, con el que deberíamos ocuparnos solos” (De Tracy, 2009, pp. 59–60; xxx). Correspondientemente, Mises sostiene que “el hombre apareció en la escena de los eventos terrenales como un ser social. El hombre aislado asocial es una construcción ficticia” (Mises, 1998, p. 164).

¿Cómo debería estudiarse este estado social ante todo? Destutt de Tracy comienza su escrutinio de la sociedad “bajo su condición económica, es decir, en relación con nuestras necesidades más directas, y con los medios que tenemos para satisfacerlas” (De Tracy, 2009, p. 60). Tal investigación, argumenta De Tracy, “nos llevará a estimar con seguridad el valor y la utilidad de todas nuestras acciones, a juzgar sus méritos por sus consecuencias y, en consecuencia, por los méritos de aquellos sentimientos que nos determinan una acción en lugar de otra.” (De Tracy, 2009, p. 61). Mises también da primacía a las consideraciones económicas en su análisis del desarrollo social, argumentando que “el hombre se convierte en un ser social ... en busca de una mejora en su propio bienestar” (Mises, 1998, p. 160). Tanto para Mises como para De Tracy, las razones últimas para la evolución social se encuentran en la esfera económica y, por lo tanto, el análisis de la sociedad debe proceder desde un punto de vista económico.

¿Cuáles son entonces los factores que determinan las decisiones de las personas a asociarse? Primero, Mises y De Tracy se refieren a la capacidad racional de los seres humanos para percibir los beneficios de su asociación y cooperación. De Tracy escribe: “Entonces es imposible que no nos demos cuenta pronto de la utilidad que podemos obtener del socorro de nuestros semejantes; de su ayuda en nuestros deseos, de la concurrencia de su voluntad y de su fuerza con la nuestra ... siempre, y en todas partes [sic]” (2009, p. 60; énfasis agregado). O, en palabras de Mises, “cada paso por el cual un individuo sustituye la acción concertada por una acción aislada da como resultado una mejora inmediata y reconocible en sus condiciones” (Mises, 1998, p. 146; cursiva agregada).

Si los hombres pueden elegir racional y conscientemente entre dos estados de cosas, entonces pueden comprender los beneficios de la cooperación en relación con los de producción aislada. En consecuencia, el reconocimiento de los beneficios de vivir en una sociedad no tiene nada que ver con los instintos o la casualidad.6 Hombre, escribe De Tracy, “tiene los medios intelectuales ... para hacer convenciones con sus semejantes ... [y] solo él tiene una sociedad real” (2009, p. 66). Para Mises también, “la sociedad es el producto del pensamiento y la voluntad. No existe fuera del pensamiento y la voluntad” (Mises, 1962, p. 291).

¿De dónde surgen los beneficios de la cooperación? La respuesta a esto se detalla en la exposición de Mises de la Ley de Asociación, que según su autor “nos hace comprender las tendencias que resultaron en la progresiva intensificación de la cooperación humana” (Mises, 1998, p. 159). Mises sostiene que la cooperación es más productiva que el trabajo aislado por dos razones: “Primero: la desigualdad innata de los hombres con respecto a su capacidad para realizar diversos tipos de trabajo. Segundo: la distribución desigual de las oportunidades de producción no humanas dadas por la naturaleza en la superficie de la tierra” (Mises, 1998, p. 157). Además, muestra que “si y en la medida en que el trabajo bajo la división del trabajo es más productivo que el trabajo aislado, y si y en la medida en que el hombre puede darse cuenta de este hecho, la acción humana en sí misma tiende hacia la cooperación y la asociación; el hombre se convierte en un ser social” (Mises, 1998, p. 160).

De Tracy está de acuerdo con Mises con respecto a los factores que determinan la productividad superior del trabajo en cooperación. El filósofo francés escribe: “Cuando varios hombres trabajan recíprocamente entre sí, cada uno [sic] puede dedicarse exclusivamente a la ocupación para la cual es más apto, ya sea por sus disposiciones naturales o por circunstancias fortuitas; y así tendrá mejor éxito” (De Tracy, 2009, p. 67).7 Esta cooperación social también puede entenderse, como la define Destutt de Tracy, como un intercambio de ocupaciones: “[un hombre] intercambia una forma de ocuparse de otra, lo que le hace más ventajoso que el otro. [...] Por el efecto de las combinaciones sociales y por la separación de los diferentes tipos de ocupación, que es su consecuencia, cada uno se dedica a un tipo particular de industria” (De Tracy, 2009, pp. 61, 79). Este intercambio de ocupaciones, siempre beneficioso para ambas partes y se realiza precisamente porque los hombres perciben y comprenden estos beneficios, produce una especialización o “lo que se llama la división del trabajo, que en la sociedad civilizada a veces se lleva a un punto inconcebible, y siempre con ventaja”. (De Tracy, 2009, p. 67).

En estas circunstancias, ¿qué es la sociedad? Las definiciones de ambos autores merecen ser citadas en detalle:

No temo anunciarlo. La sociedad es pura y únicamente una serie continua de intercambios. Nunca es otra cosa [sic], en cualquier época de su duración, desde su comienzo lo más sin formación hasta su máxima perfección. Y este es el mayor elogio que podemos darle, ya que el intercambio es una transacción admirable, en la que ambas partes contratantes siempre ganan (De Tracy, 2009, p. 61).

 

Igualmente para Mises (1998, p. 143), la sociedad es “división del trabajo y combinación de trabajo”

un resultado de la acción humana ... el resultado de una utilización intencional de una ley universal que determina el devenir cósmico, es decir, la mayor productividad de la división del trabajo. Como en todo caso de acción, el reconocimiento de las leyes de la naturaleza se pone al servicio de los esfuerzos del hombre para mejorar sus condiciones (Mises, 1998, p. 145).

 

[...] vista desde el punto de vista del individuo, la sociedad es el gran medio para alcanzar todos sus fines ... [donde] cada participante ve el éxito del otro socio como un medio para lograr el suyo propio (Mises, 1998, pp. 164, 168).

 

Los dos autores también muestran que la división del trabajo y la especialización pasan, en el tiempo, por un proceso de intensificación. Según De Tracy, los grandes beneficios de la sociedad “aumentan en una proporción incalculable, en la medida en que se perfeccionan, y cada grado de mejora, en el orden social, aumenta aún más la posibilidad de aumentarlos y usarlos mejor” (De Tracy , 2009, pp. 67-68). O, en palabras de Mises, la división del trabajo “es en sí misma un factor que provoca la diferenciación ... [que] intensifica la desigualdad innata de los hombres. [...] Surgen tipos vocacionales, las personas se convierten en especialistas” (Mises, 1998, p. 164).

Por último, pero no menos importante, también hay una notable similitud entre las críticas de los dos autores a las teorías sociales alternativas. Destutt de Tracy comenta al transmitir el concepto de Smith de “propensión al intercambio”, llamando la atención sobre la importancia de entender la cooperación como racional y con propósito, y no de manera espontánea o accidental. Él escribe: “Smith ... es el primero que ha comentado que solo el hombre hace intercambios, propiamente hablando. [...] Lamento que al comentar este hecho no haya buscado su causa con más curiosidad. No le correspondía al autor de la teoría de los sentimientos morales considerar inútil un escrutinio de las operaciones de nuestro entendimiento” (De Tracy, 2009, p. 66). De Tracy también interpreta caritativamente la teoría del contrato social de Rousseau, reconciliándola elegantemente con su propia visión de la sociedad como un proceso cataláctico: “Es evidente que [la gente] no podría vivir junta, si por una convención formal o tácita no se prometieron, recíprocamente, la seguridad. ¡Bien! esta convención es un intercambio real; cada uno renuncia a una cierta manera de emplear su fuerza y ​​recibe a cambio el mismo sacrificio por parte de todos los demás” (De Tracy, 2009, p. 61).

Mises se hace eco de ambos comentarios, pero es, sin embargo, más despectivo de la teoría de Rousseau. Las opiniones críticas de Mises están contenidas en el capítulo sobre la sociedad y la ley de asociación en La Acción Humana, donde argumenta:

Para comprender por qué el hombre no permaneció solitario ... no necesitamos recurrir a ... la hipóstasis vacía de un impulso innato hacia la asociación. Tampoco nos vemos obligados a asumir que los individuos aislados o las hordas primitivas algún día se comprometieron mediante un contrato para establecer vínculos sociales. El factor que provocó la sociedad primitiva y los trabajos diarios hacia su intensificación progresiva es la acción humana que está animada por la comprensión de la mayor productividad del trabajo lograda bajo la división del trabajo (Mises, 1998, pp. 159-160).

 

IV. La división internacional del trabajo

Las dos secciones anteriores han demostrado que, de acuerdo con Destutt de Tracy y Ludwig von Mises, la sociedad evoluciona a través de interacciones económicas voluntarias entre individuos, en las que todos se esfuerzan de manera racional y decidida por su propio interés bien entendido. Las dos teorías racionalistas y catalácticas de la evolución social, escritas con 130 años de diferencia, pueden resumirse brevemente en una definición central: la sociedad representa las complejas relaciones interhumanas que resultan del reconocimiento intencional de los beneficios mutuos de la cooperación económica. En esta visión, la división del trabajo y la sociedad son equivalentes. “El comercio es el conjunto de la sociedad”, escribe Destutt de Tracy, porque “la sociedad desde su origen no es más que un comercio continuo, una serie perpetua de intercambios de todo tipo” (De Tracy, 2009, pp. 66, 98).

Discutamos ahora las consecuencias globales de la cooperación social y de la intensificación progresiva de los vínculos sociales y económicos identificados por los dos autores.

Destutt de Tracy y Mises trazan en sus escritos el desarrollo gradual de la sociedad desde las áreas más pequeñas hasta una dimensión global. Según De Tracy, la división de trabajo y comercio une a “en primer lugar a los habitantes del mismo cantón. Luego los diferentes cantones del mismo país, y finalmente las diferentes naciones” (De Tracy, 2009, p. xxxiii). De la misma manera, Mises sostiene que la sociedad se desarrolla “subjetivamente al ampliar su membresía ... Originalmente confinada a los círculos más estrechos de personas, a los vecinos inmediatos, la división del trabajo gradualmente se vuelve más general hasta que finalmente incluye a toda la humanidad” (Mises, 1962, p. 314).

Como consecuencia lógica de este razonamiento, el comercio internacional debe entenderse simplemente como la división internacional del trabajo. De Tracy escribe que “la mayor ventaja del comercio externo, la única que merece atención, es que le da un mayor desarrollo a lo que es interno” (De Tracy, 2009, p. xxxiii). El propósito del comercio internacional, continúa De Tracy, es “establecer entre las diferentes naciones las mismas relaciones que el comercio interior establece entre las diferentes partes de la misma nación, constituirlas, si podemos hablar así, en un estado de sociedad entre nosotros; para ampliar así el alcance del mercado para todos, y por este medio aumentar igualmente las ventajas del comercio interior de cada uno” (De Tracy, 2009, p. 101; énfasis añadido). De la misma manera, Mises presenta un punto teórico más general sobre la separación entre las teorías del comercio interno y externo. Mises escribe: “no hay base para buscar una diferencia fundamental entre los efectos de la libertad en el comercio interno y en el comercio exterior. Si la movilidad del capital y la mano de obra difiere internamente solo en grado de su movilidad entre países, entonces la teoría económica tampoco puede hacer una distinción fundamental entre los dos” (Mises, 1983, p. 92).8

La conclusión lógica que se deriva del hecho de que el intercambio internacional es la extensión natural de la cooperación local es que el comercio internacional es necesariamente beneficioso para todas las partes involucradas en transacciones a través de las fronteras nacionales. Mises lo explica de manera breve y clara: “La división internacional del trabajo es un sistema de producción más eficiente que la autonomía económica de cada nación. La misma cantidad de mano de obra y de factores materiales de producción producen una mayor producción. Este excedente de producción beneficia a todos los involucrados” (Mises, 2010, p. 73). De Tracy también describe los beneficios del comercio internacional como “debido al mejor empleo de cada ventaja local y de las facultades de cada individuo, sin la necesidad de que [cualquier] nación haya obtenido el beneficio más pequeño a expensas de cualquier otra nación” (De Tracy, 2009, p. 100).

A pesar de estos beneficios de la cooperación social, De Tracy y Mises reconocen con pesar que los hombres muchas veces en la historia han tratado de obstaculizar su desarrollo a través de numerosos conflictos económicos y militares. Estos conflictos socavan la premisa básica de la cooperación social, es decir, su carácter pacífico y voluntario. Destutt de Tracy lamenta el hecho de que entre “los esfuerzos de los hombres, para mejorar su suerte ... siempre se ha empleado una gran parte del poder humano para impedir el progreso de la otra ... [y] muchas veces quizás todo se ha perdido y destruido, incluso el conocimiento adquirido, incluso la capacidad de volver a comenzar lo que ya se había hecho” (De Tracy, 2009, p. 65). Mises también afirma que “cuando los hombres luchan contra los hombres ... hay, entre las partes en conflicto, efecto recíproco y relación mutua, pero no hay sociedad” (Mises, 1998, p. 168).

Al mismo tiempo, tanto Mises como De Tracy revelan que la intensificación progresiva de la división del trabajo y la cooperación internacional siguen siendo las formas más seguras de contrarrestar estas iniciativas antisociales. Mises, por ejemplo, explica que “toda guerra librada depende del estado de la división del trabajo alcanzado en ese momento. Las economías autárquicas pueden ir a la guerra unas contra otras; las partes individuales de una comunidad laboral y comercial pueden hacerlo, sin embargo, solo en la medida en que estén en condiciones de volver a la autarquía. Por esa razón, con el progreso de la división del trabajo, vemos que el número de guerras y batallas disminuye cada vez más” (Mises, 1983, p. 182). Es probable que De Tracy tenga en mente argumentos similares cuando, continuando su discusión sobre los efectos de la guerra, con optimismo consuela a sus lectores que hay “muchas razones por las que debemos estar seguros contra el temor de tales desgracias en el futuro” (De Tracy, 2009, p. 65).

Sin embargo, la intervención del Estado sigue siendo el único peligro contra el cual la sociedad humana debe luchar desde dentro, y ante los efectos de que está hoy más expuesta que nunca. Como economistas políticos de laissez-faire, tanto De Tracy como Mises advierten repetidamente a los lectores contra los peligros del control estatal parcial o total sobre los precios del mercado. A través de medios conspicuos o sutiles, como los controles de precios o las alteraciones en el poder de compra del dinero, respectivamente, los Estados hacen que la organización económica basada en la división del trabajo sea cada vez más impracticable.

Destutt de Tracy describió las consecuencias finales de estas acciones como un mundo en el que “la sociedad cesa y comienza el banderín universal…. Todos los comercios están abandonados. Ya no existe la posibilidad de vivir con el producto de la industria regular: cada uno subsiste con lo que puede ocultar, o con lo que puede poner sus manos, como en un país enemigo ... Podemos decir, en el sentido más estricto, que la sociedad se disuelve porque ya no hay [sic] intercambios libres” (De Tracy, 2009, p. 113). Mises también creía que la intervención sostenida del gobierno en la estructura de los precios del dinero no podía lograrse “sin derrocar el sistema de división social del trabajo” (Mises, 1953, p. 247). Sostuvo que “es el espíritu social, el espíritu de cooperación social, el que forma, desarrolla y sostiene las sociedades. Una vez que se pierde, la sociedad se desmorona de nuevo. La muerte de una nación es un retroceso social, la disminución de la división del trabajo a la autosuficiencia. El organismo social se desintegra en las células a partir de las cuales comenzó. El hombre permanece, pero la sociedad muere ”(Mises, 1962, p. 309).9

VI. Conclusión

El propósito de este artículo era ofrecer una nota preliminar sobre algunas similitudes importantes entre Destutt de Tracy y las teorías de Mises sobre la evolución social. Como hemos visto, los dos autores comparten una base praxeológica para sus teorías, es decir, entienden la acción humana, informada por la razón humana, como el motor principal de todos los fenómenos económicos y sociales. En consecuencia, tanto Mises como Destutt de Tracy desarrollaron una visión cataláctica y racionalista de la evolución social, en la que la sociedad es el resultado de un comportamiento humano intencional, del descubrimiento racional de los beneficios de la asociación y la cooperación. Para ambos autores, la sociedad era sinónimo de división del trabajo y libre intercambio económico.

Sigue siendo una tarea para futuras investigaciones en la historia del pensamiento establecer si el Tratado de Economía Política de Destutt de Tracy debe considerarse el “locus classicus” del racionalismo social que encontró su máxima expresión en La Acción Humana de Mises. Esta investigación también debería extenderse para revelar la influencia aún no documentada de Destutt de Tracy en el pensamiento misesiano, así como para evaluar la importancia del racionalismo social en relación con otras teorías sociales. Sin embargo, incluso sin un vínculo histórico e intelectual documentado entre las obras de Mises y Destutt de Tracy, las contribuciones de ambos autores conservan su originalidad y singularidad en una serie de teorías sociales que se originan fuera del ámbito teleológico de la racionalidad humana y la cooperación económica.

  • 1. Para el siglo XX, los economistas franceses habían sido exiliados en un rincón oscuro de la historia del pensamiento económico, descartados erróneamente como panfletistas y populistas de la economía clásica británica. Sin embargo, Rothbard (2006) ha demostrado ampliamente que el pensamiento liberal francés no había sido una disculpa no informada para el laissez-faire británico, sino que tenía importantes contribuciones a la teoría económica. Salerno (2001) también estableció que los factores institucionales, tales como un cambio desfavorable en las políticas educativas en Francia, habían llevado a la escuela a desprestigiarse. Investigaciones posteriores (Hülsmann, 2001; Thornton, 2001) agregaron evidencia a las afirmaciones originales de Salerno y Rothbard, y elogiaron las contribuciones de los liberales franceses en temas como la metodología, la teoría del valor, el espíritu empresarial y la teoría del capital.
  • 2. Hülsmann (2007, p. 112) muestra que el tratado de Condillac, Commerce and Government, ha sido una de las principales fuentes de inspiración para las obras de Carl Menger, que habla francés con fluidez. También argumenta que Mises “continuó la tradición de los economistas clásicos británicos y de los grandes economistas franceses de los siglos XVIII y XIX” (Hülsmann, 2007, p. 87).
  • 3. La definición de voluntad humana de De Tracy también indica que su subsiguiente teoría del intercambio en la división del trabajo, que se analiza a continuación, fue respaldada por elementos de una teoría del valor subjetivo. Para una breve explicación de los puntos de vista de De Tracy sobre el valor subjetivo, que había adquirido de J.-B. Diga — vea Terrell (2009, pp. Ii – iv).
  • 4. En la edición francesa de su tratado, publicado originalmente en 1823, Destutt de Tracy describe el “malestar” usando el término francés “malaise”, que se puede definir como una sensación de incomodidad o malestar general. Este es también el término usado en las traducciones francesas de La Acción Humana de Mises. Cf. De Tracy (2011 [1823]).
  • 5. Rothbard (2006, I: 4; p. 7) explica que “para de Tracy, esta "ciencia del entendimiento humano" es el fundamento básico de todas las ciencias humanas ... la disciplina que estudia todas las formas de acción humana, un estudio predestinado a respetar a los individuos y su interacción”.
  • 6. Forget (2001) sostiene que la idología de De Tracy, que influyó en J. B. Say para rechazar el análisis social del orden espontáneo de Smith: “rechace enfáticamente la idea de que las instituciones sociales evolucionan y se desarrollan como una respuesta no planificada al comportamiento descoordinado de muchos agentes discretos e interesados” (Forget, 2001, pág. 194; énfasis añadido). Sin embargo, Forget parece malinterpretar las dudas de De Tracy sobre el orden espontáneo de la sociedad como un llamado a la planificación social por parte de un legislador o un educador (cf. Forget, 2001, 207–208). La interpretación más plausible, dada la evidencia en este documento, así como el escepticismo de De Tracy sobre la acción del Estado en todo su cuerpo de trabajo, es que su análisis social encaja perfectamente con el racionalismo social de Mises, en el que la sociedad no es centralmente planeada, ni accidental, sino el resultado intencional de muchas decisiones racionales discretas para asociarse y cooperar.
  • 7. De Tracy argumenta en términos de la ventaja absoluta de Smith, probablemente debido al hecho de que el tratado de David Ricardo se publicó en 1817, el mismo año que el Tratado de De Tracy. Sin embargo, el punto de vista de De Tracy no es tan problemático como el de Smith, ya que escribe: “todos somos productores o fabricantes, porque no hay nadie tan desafortunado como para no hacer nada [sic] útil” (De Tracy, 2009, p 79). Entonces podemos reconciliar de manera caritativa la posición de De Tracy, desde este punto de vista, con el enfoque de ventaja comparativa que sostuvo Mises.
  • 8. El análisis de Mises es más sofisticado que el de De Tracy en este asunto, ya que Mises también cuestiona los supuestos restrictivos del principio de costo comparativo ricardiano. Por ejemplo, Mises sostiene que
    La tendencia inherente al libre comercio es atraer a las fuerzas laborales y el capital a las ubicaciones de las condiciones naturales de producción más favorables sin tener en cuenta las fronteras políticas y nacionales ... por lo tanto, el libre comercio sin restricciones debe llevar a un cambio en las condiciones de asentamiento en toda la superficie de la tierra; de los países con condiciones de producción menos favorables y el flujo de mano de obra a los países con condiciones de producción más favorables (Mises, 1983, p. 92)
  • 9. Por estas ideas, Mises reconoció una deuda intelectual no con Destutt de Tracy, sino con el sociólogo francés Jean Izoulet (1895), de quien tanto Mises como Herbert Spencer (1860) tomaron prestada la imperfecta analogía entre las sociedades humanas y la “división de trabajo” entre células de organismos biológicos. Sin embargo, Mises calificó esta analogía: “El proceso que diferencia e integra las células homogéneas es completamente diferente del que llevó al crecimiento de la sociedad humana a partir de individuos autosuficientes. En el segundo proceso, la razón jugará su parte en la coalescencia, por lo que las unidades previamente independientes forman una unidad más grande y se convierten en partes de un todo, mientras que la intervención de tales fuerzas en el primer proceso es inconcebible” (Mises 1962, 291).
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

References

Alciatore, Jules C. 1950. “Stendhal et Destutt de Tracy sur la Cause Première de Toute Erreur”, Symposium: A Quarterly Journal in Modern Literatures, 4, no.2: 358–365.

Baert, Patrick y Fillipe Careira da Silva. 2010. Social Theory in the Twentieth Century and Beyond. Cambridge, Reino Unido: Polity Press.

Bastiat, Claude Frédéric. 2007. The Bastiat Collection. 2ª edición, 2 vols. Auburn, Ala.: Instituto Ludwig von Mises.

Byrnes, Joseph F. 1991. “Chateaubriand and Destutt de Tracy: Defining Religious and Secular Polarities in France at the Beginning of the Nineteenth Century,” , Church History, 60, no.3: 316-330.

Chevalier, Michel. 1842. Cours d'économie politique fait au Collège de France 1811–1842 . [Cursos de economía política en el College de France 1811–1842] París: Librairie Capelle.

Chisholm, Hugh. 1911. “Tracy, Antoine Louis Claude Destutt.” Encyclopædia Britannica 27, 11th ed. Cambridge: Cambridge University Press. pp. 126–127.

Clément, Ambroise. 1867. Essai sur la science sociale: économie politique, morale expérimentale, politique théorique. París: Librairie Guillaumin.

Courcelle-Seneuil, Jean-Gustave. 1858. Traité théorique et pratique d'économie politique. [Tratado teórico y práctico de economía política], 2 vols. París: Librairie Guillaumin.

Dekens, Olivier. 2003. “Kant résiduel. Destutt de Tracy. Une lecture idéologique de la Critique de la raison pure”, Kant Studien 94, no. 2: 240–255.

De Tracy, Antoine Louis Claude Destutt. 1817. A Treatise on Political Economy. Auburn, Ala.: Instituto Ludwig von Mises, 2009.

——. 1823. Traite d'economie politique. París: Bouguet et Levi. Reeditado por el Institut Coppet. 2011.

Faccarello, Gilbert. 2010. “Bold Ideas. French Liberal Economists and the State: Say to Leroy-Beaulieu,”, 17, no. 4: 719–758.

Olvídese, Evelyn L. 2001. “Jean-Baptiste Say and Spontaneous Order”, History of Political Economy 33, no. 2: 193–218.

Hart, David. 2008. “Profile: Destutt de Tracy’s Life”, International Journal on Humanistic Ideology 1: 11–14.

Jefe, Brian W. 1985. Ideology and Social Science: Destutt de Tracy and French Liberalism. Dordrecht, Países Bajos: M. Nijhoff.

Hébert, Robert F. y Albert N. Link. 2006. “Historical Perspectives on the Entrepreneur,” Foundation and Trends in Entrepreneurship 2, no. 4: 261–408.

Herbert, Spencer. 1860. “The Social Organism,” Westminster Review 17, no. 1: 90-121

Hülsmann, Jörg Guido. 2001. “Bastiat’s Legacy in Economics,” Quarterly Journal of Austrian Economics 4, no. 4: 55–70.

——. 2007. Mises: The Last Knight of Liberalism. Auburn, Ala .: Instituto Ludwig von Mises.

Izoulet, Jean. 1895. La Cité Moderne: Métaphysique de la Sociologie. París: Balliere.

Kennedy, Emmet. 1978. A Philosophe in the Age of Revolution. Filadelfia: Sociedad Americana de Filosofía.

Klein, Daniel. 1985. “Deductive Economic Methodology in the French Enlightenment: Condillac and Destutt de Tracy,” History of Political Economy 17, no. 1: 51–71.

Leroy-Beaulieu, Pierre Paul. 1914. Traite théorique et pratique d'économie politique. [Tratado teórico y práctico de economía política] 3 vols., París: Felix Alcan.

Mises, Ludwig von. 1953. Teoría del dinero y del crédito. New Haven: Prensa de la Universidad de Yale.

——.1962. El socialismo: un análisis económico y sociológico. New Haven: Prensa de la Universidad de Yale.

——.1983. Nación, estado y economía: contribuciones a la política y la historia de nuestro tiempo. Nueva York: editorial universitaria.

——.1998. La acción humana: un tratado de economía. Edición de eruditos. Auburn, Ala .: Instituto Ludwig von Mises.

——.2010. Gobierno omnipotente. Instituto Ludwig von Mises y Liberty Fund.

Nemo, Philippe. 2006. “Destutt de Tracy critique de Montesquieu: le libéralisme économique des Idéologues”, Romantisme 133, no. 3: 25–34.

Patalano, Rosario. 2015. “The Legacy of Mathématique Sociale in Italy and Ricardian Economics: The Case of Francesco Fuoco”, Historia de la economía política 47, no. 1: 119-150.

Salerno, Joseph T. 1978. “Comment on the French Liberal School”, Journal of Libertarian Studies 2, no. 1: 65–68.

——.1988. “The Neglect of the French Liberal School in Anglo-American Economics: A Critique of Received Explanations”, Review of Austrian Economics 2, no. 1: 113-156.

——. 1990. “Ludwig von Mises as Social Rationalist,” Review of Austrian Economics 4, no. 1: 26–54.

——. 2001. “The Neglect of Bastiat’s School by English-Speaking Economists: A Puzzle Resolved,” Journal des économistes et des études humaines 11, no. 2 : 451–495.

——. 2005. “Forerunners of the Austrian School: The French Liberal School.” Lecture. Austrian School of Economics: Revisionist History and Contemporary Theory Seminar, Ludwig von Mises Institute, Auburn, Ala., June 6, 2005.

Rothbard, Murray N. 2006. Historia del pensamiento económico. vol. 2 (Classical Economics). Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute.

Terrell, Timothy D. 2009. “The Economics of Destutt de Tracy.” Introduction to Destutt de Tracy, A Treatise on Political Economy. Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute, pp. i–xiv.

Thornton, Mark. 2001. “Frédéric Bastiat As an Austrian Economist,” Journal des économistes et des études humaines 11, no. 2: 415–450.

Cite This Article

Dorobăț, Carmen Elena, "Division of Labor and Society: The Social Rationalism of Mises and Destutt de Tracy," Quarterly Journal of Austrian Economics 18, no. 4 (Winter 2015): 436–455.

Shield icon interview